(CNN) - Todo comenzó muy bien: la historia perfecta para cerrar un año rocoso, un recordatorio de que lo común existe frente a la división.

LEE: Elvis: una víctima de acoso escolar con pasión por la músicar

Este viernes, un niño de 11 años de Knoxville, Tennessee, le contó entre lágrimas a su madre su experiencia con los matones de la escuela secundaria. Su madre publicó la súplica en línea y los ciudadanos a través de Internet respondieron en masa para decir: Keaton Jones, estamos contigo.

Ahora, en lugar de esa solidaridad, hay la confusión, las preguntas y la ira.

Antiguas publicaciones de la madre en las redes sociales han prendido las alarmas sobre qué es ser intolerante. El mismo internet que promovió firmemente a los defensores de Keaton ahora está plagado de acusaciones de que, por defecto, Keaton también debe ser racista. En un vicioso cambio de actitud, los ciudadanos de internet –que, días atrás, se mantenían como centinelas entre un afligido niño de 11 años y sus acosadores en la escuela– se volvieron contra él.

LEE: El trágico adiós de Oriana, una víctima del acoso escolar

Se merecía lo que obtuvo, dijeron los que solían defenderlo. Tal vez debería haber sido intimidado más.

Kimberly Jones está consternada. Las fotos de la bandera confederada que puso en Facebook eran una broma, dijo. Pero a Jones no le importa lo que la gente piense de ella.

"Incluso si piensas lo peor de la madre, estos son niños", dijo la madre de Keaton en una entrevista telefónica este martes.

Su hijo no es racista, afirma. Ella nunca lo ha escuchado pronunciar insultos raciales, y ningún profesor de la escuela media, predominantemente blanca, ha informado sobre tal comportamiento, dijo ella.

Le gustaría garantizar que su hijo jamás ha dicho palabras de este tipo, pero siendo madre de tres hijos, incluidas las hermanas de Keaton de 8 y 18 años, ha escuchado a sus hijos decir cosas que la han dejado atónita. Ella estaría "muy decepcionada" de enterarse de que Keaton alguna vez haya usado expresiones racistas o de odio, dijo, antes de que su hijo interrumpiera la entrevista.

"Espera. Está de pie aquí mismo", dijo, deteniéndose. "Él dice que eso no ha sucedido".

"No está bien"

El video comenzó en el asiento del acompañante del vehículo de Jones. Con las mejillas sonrosadas y los ojos suplicantes, Keaton relató el tormento que sufrió por los caprichos de sus compañeros de clase. Se burlaban de su nariz, lo llamaban feo y decían que no tenía amigos. Le arrojaron leche, le pusieron jamón en la ropa.

"Solo por curiosidad, ¿por qué intimidan?" preguntó. "¿De qué sirve? ¿Por qué te gusta tomar a personas inocentes y encontrar la manera de ser malo con ellas? No está bien", dijo.

Sus lágrimas se convirtieron en sollozos. Terminó el video con un mensaje para los que lo acosaban y para quienes son acosados.

"No es necesario criticar a las personas que son diferentes. No es su culpa", dijo. "Pero si se burlan de ti, simplemente no dejes que te moleste. Solo mantente fuerte, supongo. Es difícil, pero probablemente mejorará algún día", dijo.

La publicación atrapó millones de visitas. Internet pasó un juicio rápido a favor del joven Keaton. #StandwithKeaton comenzó a tener tendencias. Los atletas y los artistas se apresuraron a su defensa.

No estamos hablando de pesos medios, estamos hablando de grandes estrella: Capitán América, Justin Bieber, J-Lo y Posh Spice, Cardi B, Snoop Dogg y Rihanna, e incondicionales contra el acoso escolar como Demi Lovato y Katy Perry.

En un año difícil que reveló desastres naturales de todas las formas, un escalofriante enfrentamiento nuclear y la depredación sexual por amados artistas, incluso la hija del reverendo Martin Luther King Jr. y el hijo del presidente Donald Trump estuvieron de acuerdo: el tratamiento que recibió este muchacho era intolerable .

A cientos de kilómetros de distancia, un padre de dos hijos en Nueva Jersey, Joseph Lam, creó una cuenta GoFundMe en la que casi 2.000 personas donaron 58.000 dólares, posiblemente para enviar a Keaton a una escuela privada o universidad.

Lam no conocía a los Jones. Él organizó la recaudación de fondos el¡ste sábado después de ver la súplica de Keaton tres veces, dijo. A través de amigos, contactó a Jones el domingo para contarle sobre eso.

"Cualquier padre piensa en esto", dijo Lam. "Acabamos de mudarnos a un nuevo distrito escolar. Mi hijo y mi hija, me preocupa que se adapten a la escuela ... No deberían preocuparse por esto; deberían poder ir a la escuela y aprender y jugar y divertirse", añade.

Comienzan las críticas

La madre de Keaton publicó en 2015 varias fotos que pueden ser ofensivas. En una aparece Keaton con un grupo de niños, una que sostiene a un cachorro y otro con la bandera confederada. Una niña sostiene un arma de juguete y Keaton lleva la bandera de EE.UU.. En otra foto, la madre aparece sonriendo ampliamente junto a la bandera confederada.

Cardi B y otras celebridades que habían defendido a Keaton quitaron de Instagram las publicaciones que habían hecho a su favor. Rihanna, que había llamado a Keaton un héroe y le agradeció al "joven rey" por inspirar a otros, borró la publicación. En su lugar, publicó otro mensaje contra la intimidación con imágenes de Rosalie Avila, de 13 años, y Ashawnty Davis, de 10, quienes se suicidaron.

Jones y su hijo fueron señalados como villanos, y como cualquier persona que los apoyaba, como un tonto que había sido engañado por la madre que se dedicaba a buscar dinero y que manejaba el dolor de su hijo para obtener ganancias. Keaton fue acusado, sin pruebas, de arrojar epítetos a compañeros de clase negros y de acosarlos.

Ironía

Jones dice que las publicaciones con la bandera se suponía que eran chistes.

En cuanto al video que lo inició todo, Jones dijo que la emoción de Keaton era auténtica y alentó a los que simpatizaban y se identificaban con él a no dejar que su mensaje muriera.

Keaton había tenido problemas con cinco matones. Los incidentes de leche y jamón llegaron días antes de Acción de Gracias.

Jones se había puesto en contacto con la escuela y le habían dicho que no volvería a suceder, dijo, pero Keaton le había implorado que no hablara más con el colegio. Él no quería ser etiquetado como un chismoso.

Ella y Keaton habían discutido previamente hacer un video de intimidación, para sus maestros o amigos. El viernes, una niña, uno de sus matones, estaba repartiendo exámenes calificados y "le dijo que un niño iba a golpearlo", lo que provocó que Jones recogiera a Keaton temprano de la escuela, dijo la madre.

Jones se detuvo para almorzar después y Keaton le dijo: "Mamá, creo que estoy listo para hacer ese video". "Fue tan inocente como eso", dijo la madre. Ella no lo hizo público hasta que uno de sus 600 amigos de Facebook le dijo que podría ayudar a otros, afirmó.

La muestra de apoyo fue abrumadora. Se alegró de ver tanta gente corriendo a ayudar a su hijo, dijo. Ella estaba igualmente desanimada por la reacción del lunes. Ella planea mantener a Keaton fuera de la escuela hasta enero, y sus maestros en Horace Maynard están trabajando con ella para asegurarse de que Keaton se mantenga al día con el trabajo de clase, dijo.

Ella no ha leído muchos comentarios en Internet desde este lunes. Le entristece que las celebridades a las que admira piensen lo peor de ella, dijo.