(CNN) - Es uno de los mejores y más seguidos futbolistas del mundo, pero el delantero del Atlético de Madrid Antoine Griezmann causó indignación en las redes sociales este domingo al publicar una foto de sí mismo en un disfraz en el que tenía la cara pintada de negro para una fiesta de disfraces de los años ochenta.

LEE: El Atlético decidió: Griezmann se queda

El francés, de 26 años, tuiteó una foto de sí mismo disfrazado de jugador de baloncesto negro -con la cara pintada de negro y con una peluca afro- e inicialmente pidió a sus seguidores que "se calmaran" en respuesta a las críticas que recibió por usar el disfraz.

Griezmann, de quien se ha dicho que podría irse al Barcelona o al Manchester United, luego eliminó la publicación original y el mensaje que decía: "Cálmense todos. Soy un fanático de los Harlem Globetrotters y esto es un homenaje".

En su tercer tuit de la tarde, el futbolista se disculpó diciendo: "Reconozco que fue insensible de mi parte. Si he ofendido a algunas personas, me disculpo".

El alero fue el máximo goleador de la Eurocopa 2016, ayudando a Francia a llegar a la final donde perdió con Portugal en París, y quedó tercero en el premio al jugador del año de Balón de Oro de ese año.

LEE: Francia se instala en la final de la Eurocopa de la mano de Griezmann

Entre los que criticaron al jugador estaba el político inglés David Lammy, miembro del Parlamento para Tottenham.

"Hay tantas opciones diferentes para una fiesta de los años 80 que no involucran pintarse la cara de negro", tuiteó.

"No puedo creer que estemos aquí en 2017 diciendo que no se disfracen así", añadió.