(CNN Español) - El expresidente de Ecuador, Rafael Correa, regresó al país en la madrugada de este viernes. Llegó a Guayaquil y al pisar tierra ecuatoriana, se montó en un camión desde donde se pronunció sobre el referéndum promovido por el gobierno del presidente Lenin Moreno.

“Venimos a defender lo ganado y venceremos”, dijo Correa al llegar al país proveniente de Bélgica donde vive con su familia desde que dejó el poder en mayo de 2017, según reporta la agencia estatal de noticias de Ecuador, Andes.

Imagen de archivo. El expresidente Rafael Correa llega a la Corte Nacional de Justicia de Quito a la audiencia del entonces vicepresidente Jorge Glas, el 1 de diciembre de 2017. (Crédito: RODRIGO BUENDIA/AFP/Getty Images)

El expresidente Correa llegó a Ecuador para unirse a un grupo de militantes del movimiento Alianza País que promueven el no en este referéndum que divide al país, pues definirá reformas constitucionales y jurídicas.

Un video publicado en Twitter este viernes en la madrugada muestra el recibimiento a Correa con una caravana por las calles de Guayaquil, mientras él saluda a los asistentes.

Ricardo Patiño, que fue canciller y ministro de Defensa durante el gobierno de Correa, dijo que el expresidente se quedará un mes “quemando suela de zapato” para decir no a la “consulta tramposa e inconstitucional”.

¿Que está en juego en el referéndum?

El referéndum que el gobierno planteó tiene siete preguntas (jurídicas y constitucionales) que tienen que ver con corrupción, reelección, plusvalía, naturaleza, minería y delitos sexuales a menores de edad, para que los ecuatorianos decidan sobre ellas.

El referéndum promueve cambios a la Constitución, como por ejemplo que los funcionarios que hayan sido sentenciados por delitos de corrupción pierdan sus derechos políticos de por vida, y que se elimine la reelección indefinida, una medida aprobada durante el gobierno del expresidente Correa.

Según Andes, Correa se opone específicamente a las preguntas 2, 3 y 6, que hablan sobre las reformas constitucionales para reestructurar el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, eliminar la reelección indefinida y prohibir la minería metálica en centros urbanos, respectivamente.

Para Correa y sus aliados, la pregunta sobre la reelección y el principio de alternabilidad se da cuando los votantes deciden "votar o no por el postulante a la reelección".

“Están convocando una consulta popular inconstitucional donde con la pregunta tres, de aprobarse esta pregunta, el presidente de la república se va a apoderar de todas las funciones del Estado”, dijo Correa en entrevista con CNN en Español a mediados de diciembre.

Además, sobre la pregunta 6, Correa tuiteó este jueves que la plusvalía “también se puede considerar un impuesto a la riqueza. La inmensa mayoría pagará menos impuesto, porque no son especuladores. Pregunta 6: NO”.

El expresidente estará un mes en Ecuador haciendo campaña por el no junto a quienes no están de acuerdo con el gobierno de su sucesor y antiguo aliado, Lenin Moreno, según Andes, que agrega que se espera que este sábado haga un recorrido por las calles de Manabí.

Correa ha sido un duro crítico del gobierno de Moreno, del que se ha vuelto un férreo opositor, pues según él, lo de Moreno se llama traición.

Sus críticas se han endurecido especialmente luego de la condena a 6 años al vicepresidente suspendido Jorge Glas por en el juicio por asociación ilícita con Odebrecht, pues dice, este es un caso de persecución política en contra de Glass y contra él mismo.

“Es claro que vienen detrás de mí, es claro que quieren destrozar todos estos 10 años de revolución ciudadana”, dijo Correa en CNN en Español.

Correa dijo en otra entrevista con Fernando del Rincón de CNN en octubre de 2017, que lo que hizo Moreno "se llama corrupción".

"Cuando estos señores ganaron resulta que pasé de ser el mejor presidente de la historia como —me decía hace dos meses—para pasar a ser el jefe de la mafia y no solo eso”, dijo Correa. “Y no solo eso, sino que como vieron que el discurso anticorrupción era rentable políticamente, entonces lo utilizaron a diestra y siniestra así nos humillen y nos hagan quedar a todos como corruptos”.

Esta es la segunda visita que hace Correa a Ecuador desde que dejó la presidencia el año pasado. La primera fue el 25 de noviembre del año pasado para reunirse con líderes sociales y asambleístas.

El Consejo Nacional Electoral aprobó un presupuesto de 48 millones de dólares para este referéndum y consulta popular del 4 de febrero, cuando más de 13 millones de ecuatorianos están llamados a las urnas para votar en la primera parada de las elecciones elecciones de este 2018.