San Miguel de Allende, México (CNN) — Bertha González Nieves está perfectamente a gusto en San Miguel de Allende, México.

La cofundadora y presidente ejecutiva de Casa Dragones, un tequila de calidad superior que entre sus fanáticos tiene a Oprah y al chef mexicano Enrique Olvera, se sienta bajo la luz del patio de la Casa Dragones. Es un edificio construido en el siglo XVII que alguna vez fue hogar de los establos de Dragones, los rebeldes de San Miguel que planearon el movimiento hacia la independencia de México en este lugar hace más de dos siglos.

González Nieves y su socio de negocios, Bob Pittman, estuvieron tan inspirados en el coraje y en el espíritu independiente de los rebeldes que no solo nombraron su compañía en honor a los Dragones, sino que también compraron los establos y los convirtieron en una impresionante sala de degustación y una casa de cuatro habitaciones donde los visitantes pueden disfrutar de catas privadas.

Con su elegante patio de piedra y sala de degustación al aire libre, no hay un mejor lugar que este destino pintoresco colonial para pasar una tarde aprendiendo sobre el tequila y la historia de los rebeldes con una copa de Tequila Joven Casa Dragones en tu mano.

San Miguel de Allende es Patromonio Histórico de la UNESCO y uno de los Pueblos Mágicos de México. (Crédito: Yuri Cortez/AFP/Getty Images)

Aunque el tequila es hecho en Jalsico, González Nieves dice que San Miguel es el hogar espiritual de Casa Dragones. Como todos los que conocen las calles adoquinadas de la ciudad, ella quedó seducida por las cálidas fachadas ocre, los asombrosos atardeceres y la rica historia y cultura de San Miguel.

Ubicado en las altas tierras centrales, San Miguel es patrimonio de la humanidad de la UNESCO y es uno de los Pueblos Mágicos de México, una designación dada a notables destinos donde la historia, la cultura y la belleza natural se mezclan. Aquí eso significa una maravillosa catedral del siglo XVI, un mural histórico del artista mexicano David Alfaro Sisqueros y un tipo de luz que atrae en masa a fotógrafos y pintores.

Pero si le preguntas a González Nueves qué es lo que más le gusta de San Miguel, ella dirá que la gente. “He tenido la oportunidad de conocer personas extraordinarias que son líderes de pensamiento, maestros creativos, mentes curiosas”, dice ella. “Es realmente la gente que vive aquí la que le da vida a este lugar”.

Así que naturalmente su guía personal de viaje sobre cómo disfrutar de San Miguel inicia con una tarde mirando gente.

Mira el mundo girar desde El Jardín

Peatones cruzan la plaza principal en frente de la catedral de San Miguel de Allende. (Credíto: Yuri Cortez/AFP/Getty Images)

En el centro de San Miguel está El Jardín, un miniparque cuidadosamente ajardinado flanqueado por las agujas rosadas de La Parroquia de San Miguel Arcángel. Te encontrarás paseando por el parque 10 veces al día de camino a restaurantes, galerías y tiendas de las calles aledañas. Pero una de las cosas favoritas de Nieves es tirarse en un banco en el parque y disfrutar de la escena.

“Puedes sentarte aquí por una hora con un café y solo mirar la gente, o caminar alrededor y escuchar a los mariachis cantando en la esquina”, dice ella. “Cada fin de semana hay alguna celebración por algo —una procesión por esto, una celebración por aquello— no hay un solo momento aburrido aquí”.

No te pierdas el mercado

Ningún viaje a San Miguel está completo sin un viaje al mercado.

Hay una gran cantidad de mercados en San Miguel, incluyendo el gran Tianguis de los Martes a las afueras de la ciudad, pero el Mercado San Juan de Dios está a solo unos pasos de El Jardín y, según González Nieves, es el mejor lugar para conocer gente local y conocer la verdadera personalidad de San Miguel.

“Para realmente medir la temperatura y cultura de una ciudad necesitas ir una mañana y comprar algo de comida, algunas semillas o flores o algo”, dice ella. “Y asegúrate de conversar con las personas detrás del mostrador, porque cada una de ellas tiene una única experiencia”.

  • Mira en este video: Más y mejor tequila en México gracias al uso de drones en los cultivos

El mercado nueva ola

Dôce 18 Concept House tiene boutiques de diseñadores de alta gama y una selección única de restaurantes gourmet. (Crédito: cortesía Dôce 18 Concept House)

En el Dôce 18 Concept House, encontrarás un tipo diferente de mercado mexicano.

Escondido en un edificio cerca al bullicioso centro de San Miguel, este mercado cuenta con diseñadores de moda de alta gama que venden sus glamorosos serapes (una prenda de vestir mexicana) y joyería hecha localmente, así como una tienda de chocolate, un mercado de especias, una floristería y una galería de fotografía.

El mercado también hospeda Jacinto 1930, donde el chef Matteo Salas dedica su menú a uno de los ingredientes más preciados de México: el maíz. Asegúrate de probar su espectacular maíz asado de gordos granos que no podrás encontrar al norte de la frontera.

Y justo detrás de Jacinto 1930 está el salón de degustación de Casa Dragones, al que González Nieves le gusta llamar el bar de tequila más pequeño del mundo.

Con solo seis sillas disponibles, puedes parar y hacer una degustación de Tequila Joven Casa Dragones, o probar uno de los cocteles insignia del bar hecho con su tequila blanco. Las baldosas negras que adornan la sala de degustación íntima están hechos de rocas obsidianas que se encuentran en los campos de agave de Casa Dragones.