(CNN) - TESS, el satélite de búsqueda de planetas de la NASA, fue lanzado en un cohete SpaceX Falcon 9 desde Cabo Cañaveral, Florida, en la tarde de este miércoles. Originalmente, el lanzamiento estaba programado para el lunes, pero se reprogramó para realizar un análisis adicional de navegación y control de orientación, dijo la agencia.

El satélite de Estudio de Exoplanetas en Tránsito, (TESS, por sus siglas en inglés) es la próxima misión de la NASA en la búsqueda de exoplanetas, o aquellos que están fuera de nuestro Sistema Solar, y TESS estará en busca de planetas que puedan soportar la vida.

MIRA: El equipo élite de la NASA que nadie conoce

Después del lanzamiento, TESS utilizará su combustible para alcanzar la órbita alrededor de la Tierra, con ayuda de la gravedad de la Luna. Eso le permitirá tener una misión a largo plazo más allá de su objetivo de dos años.

El Satélite de Estudio de Exoplanetas en Tránsito de la NASA (TESS, por sus siglas en inglés) identificará exoplanetas que orbitan alrededor de las estrellas más brillantes fuera de nuestro sistema solar.

"La Luna y el satélite están en una especie de danza", dijo Joel Villaseñor, científico de Instrumentos para TESS en el Instituto de Tecnología de Massachusetts, en un comunicado. "La Luna tira del satélite por un lado, y cuando TESS completa una órbita, la Luna está en el otro lado tirando en la dirección opuesta. El efecto general es que la atracción de la Luna está nivelada. Nadie ha hecho esto antes, y sospecho que otros programas intentarán usar esta órbita más adelante", explicó Villaseñor.

Durante 60 días, TESS establecerá una órbita alrededor de la Tierra y probará sus instrumentos. Entonces, la misión de dos años comenzará oficialmente.

¿Qué hará TESS?

TESS retomará la búsqueda de exoplanetas a medida que el Telescopio Espacial Kepler se quede sin combustible.

Kepler, que ha descubierto más de 4.500 planetas potenciales y exoplanetas confirmados, se lanzó en 2009. Después de una falla mecánica en 2013, entró en una nueva fase de campañas para explorar otras áreas del cielo para exoplanetas, llamada la misión K2. Esto permitió a los investigadores descubrir aún más exoplanetas, comprender la evolución de las estrellas y obtener información sobre las supernovas y los agujeros negros.

Pronto, la misión de Kepler terminará y será abandonada en el espacio, en órbita alrededor del Sol.

TESS examinará un área 400 veces más grande que lo que observó Kepler. Esto incluye 200.000 de las estrellas cercanas más brillantes. En el transcurso de dos años, las cuatro cámaras de campo amplio a bordo observarán diferentes sectores del cielo durante días.

TESS comenzará observando el cielo del hemisferio sur durante el primer año y se trasladará al hemisferio norte en el segundo año. Puede lograr este elevado objetivo al dividir el cielo en 13 secciones y mirar cada una durante 27 días antes de pasar a la siguiente.

LEE: Astrónomo aficionado descubre un satélite de la NASA que había estado perdido por 12 años

El satélite en sí no es mucho más grande que un refrigerador. Las cámaras se ubican en la parte superior, debajo de un cono que las protegerá de la radiación.

TESS buscará exoplanetas utilizando el método de tránsito, observando ligeras caídas en el brillo de las estrellas a medida que los planetas pasan frente a ellos. Las estrellas brillantes permiten un estudio de seguimiento más sencillo a través de telescopios terrestres y espaciales.

Mira en esta galería las misiones y los logros de la NASA:

"TESS nos está ayudando a explorar nuestro lugar en el universo", dijo Paul Hertz, director de la División de Astrofísica en la sede de la NASA. "Hasta hace 20 años, no sabíamos de ningún planeta más allá de nuestro propio sistema solar. Hemos ampliado nuestra comprensión de nuestro lugar en el universo, y TESS nos ayudará a seguir expandiéndonos".

Lo que hace que TESS sea diferente

La NASA espera que TESS permita la catalogación de más de 1.500 exoplanetas, pero tiene el potencial de encontrar miles. De estos, proyectan los científicos, 300 serán exoplanetas del tamaño de la Tierra o del doble de tamaño. Esos podrían ser los mejores candidatos para apoyar la vida fuera de nuestro sistema solar. Como la Tierra, son pequeñas, rocosas y usualmente dentro de la zona habitable de sus estrellas, lo que significa que puede existir agua líquida en su superficie.

"Una de las preguntas más importantes en la exploración de exoplanetas es: si un astrónomo encuentra un planeta en la zona habitable de una estrella, ¿será interesante desde el punto de vista de un biólogo?" dijo George Ricker, investigador principal de TESS en el Instituto Kavli de Astrofísica e Investigación Espacial del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés). "Esperamos que TESS descubra una serie de planetas cuyas composiciones atmosféricas, que tienen posibles pistas sobre la presencia de la vida, podrían ser medidas con precisión por futuros observadores".

Estos exoplanetas se estudiarán para que la NASA pueda determinar cuáles son los mejores objetivos para misiones como el telescopio espacial James Webb. Ese telescopio, cuyo lanzamiento fue retrasado hasta 2020 , podría caracterizar los detalles y las atmósferas de los exoplanetas en formas que los científicos no han podido hacer.

LEE: La NASA enciende la nave espacial que llevaría a los humanos a Marte

"Aprendimos de Kepler que hay más planetas que estrellas en nuestro cielo, y ahora TESS nos abrirá los ojos a la variedad de planetas alrededor de algunas de las estrellas más cercanas", dijo Hertz. "TESS lanzará una red más amplia que nunca para mundos enigmáticos cuyas propiedades pueden ser probadas por el próximo telescopio espacial James Webb de la NASA y otras misiones".

La búsqueda de la vida

Hace más de una década, los científicos del Instituto de Tecnología de Massachusetts propusieron por primera vez la idea de una misión como TESS. Han sido fundamentales para llevar la misión de la idea a la realidad y seguirán participando una vez que se lance la misión. Un equipo de ciencia dedicado a TESS en el MIT tiene como objetivo medir las masas de al menos 50 pequeños exoplanetas que tienen un radio de menos de cuatro veces el de la Tierra, una dimensión ideal que podría sugerir la habitabilidad.

"TESS es como un explorador", dijo Natalia Guerrero, subdirectora de TESS Objects of Interest. Es como si estuviéramos haciendo un mapa del tesoro: Aquí están todas estas cosas geniales. Ahora, ve tras ellas". asegura.

Los datos de TESS también estarán disponibles públicamente para que cualquiera pueda descargarlos y buscar exoplanetas. Se ha establecido un flujo de datos para que TESS pueda cumplir su misión.

Recopilará aproximadamente 27 gigabytes por día, lo que equivale a unos 6.500 archivos de canciones, y enviará datos cada dos semanas.

Cuantas más personas vean los datos, mejor, creen los científicos. Esta podría ser la forma en que se encuentran los planetas que sustentan la vida.

MIRA: Fascinante tour virtual por la Luna