(CNN Español) - El Departamento de Estado de Estados Unidos llamó a la calma en Nicaragua en medio de violentas protestas contra la reforma a la Seguridad Social y saqueos en centros comerciales.

Al menos 10 personas han muerto en las manifestaciones que empezaron esta semana, según dijo la vicepresidenta Rosario Murillo al medio estatal El 19 Digital.

No obstante, la organización sin fines de lucro Centro Nicaragüense de Defensores de Derechos Humanos (CENIDH) dijo en un comunicado que hasta la fecha se registran al menos 25 fallecidos y 67 personas heridas por las protestas.

En un comunicado, el Departamento de Estado estadounidense condenó "la violencia y el uso excesivo de la fuerza" por parte de policías contra civiles.

Estudiantes universitarios recuperan objetos que habían sido saqueados más temprano por manifestantes en Managua. (RODRIGO ARANGUA/AFP/Getty Images)

"El Gobierno de Estados Unidos lamenta las pérdidas de vidas y heridas sufridas en Nicaragua durante protestas de sus ciudadanos", dijo el comunicado.

"Condenamos la violencia y el uso excesivo de la fuerza por la Policía y otros contra civiles que ejercitan su derecho constitucional a la libertad de expresión y de asamblea".

Traslado de un ataúd con el cuerpo de un estudiante que falleció presuntamente durante las protestas en Nicaragua. (INTI OCON/AFP/Getty Images)

La portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, dijo en el comunicado: "Estados Unidos llama a un diálogo amplio que involucre a todos los sectores de la sociedad para resolver el conflicto actual, restaurar el respeto a los derechos humanos y lograr un mejor futuro más democrático para todos los nicaragüenses".

El Departamento de Estado estadounidense también llamó al Gobierno de Nicaragua a permitir la labor de periodistas y restaurar la cobertura de televisoras que salieron del aire después del inicio de las protestas.

"Adicionalmente, urgimos al Gobierno a permitir una investigación independiente y perseguir a los responsables de las muertes".

Previamente, la Comisión de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas había condenado la violencia contra los manifestantes, a quien la vicepresidenta de Nicaragua había calificado antes de "vampiros" que "se alimentan de la sangre y creen que con esto lograrán avances en su agenda política".

Vista de la entrada de la Universidad de Managua, bloqueada con sillas durante las protestas. (RODRIGO ARANGUA/AFP/Getty Images)

El pasado lunes, el Gobierno de Nicaragua anunció las nuevas tasas de aportes al Seguro Social en las que los empleados pasarán de dar al Seguro el 6,25% al 7% de su salario, los empleadores pasarán de pagar el 19% al 22,5% de los salarios de sus trabajadores, y los jubilados ahora tendrán que contribuir con el 5% del monto que reciben como pensión de retiro.

Esto provocó violentas protestas en la capital, Managua, y otras zonas del país.

Entre los fallecidos durante las manifestaciones está el periodista Ángel Eduardo Gahona, corresponsal de Canal 6 en la ciudad de Bluefields, quien según El 19 Digital fue asesinado de un disparo en la cabeza.

Debido a las protestas, en las que participan pensionistas y estudiantes, el Ejército fue desplegado el viernes para proteger edificios gubernamentales, reportó El 19 Digital.

Además, la Policía Nacional se desplegó en Managua para restablecer el orden en centros comerciales que desde temprana hora de este domingo estaban siendo saqueados.

Saqueos en un supermercado de Managua. (Photo credit should read INTI OCON/AFP/Getty Images)

En tanto, Virgilio Silva, presidente ejecutivo de la Empresa Portuaria Nacional de Nicaragua, dijo el domingo en Canal 4 que debido a la inestabilidad social en el país, dos cruceros con más de 3 mil turistas se negaron a atracar.

"El día de ayer iba a llegar un crucero a Puerto Corinto con 1.800 personas turistas y esto se canceló por la situación que se está dando en el país", dijo.

De acuerdo con Silva, este domingo también se decidió cancelar otro crucero que llegaría a San Juan del Sur con 1.600 turistas.

El Gobierno dijo el viernes que estaba abierto a dialogar con los manifestantes, de acuerdo con El 19 Digital.

El sábado, el presidente Daniel Ortega dijo que el Gobierno estaba abierto a ajustar, reformar o incluso crear un nuevo decreto si fuera necesario.

"Nuestros representantes están listos para volver a la mesa de diálogo", dijo.

Lo más importante, dijo Ortega, es alcanzar ese nuevo acuerdo por consenso.