(CNN Español) - El Vaticano hizo público este martes 15 de mayo la instrucción "Cor orans" sobre la vida de las monjas de clausura. El texto, aprobado por el papa Francisco el 25 de marzo, incluye una parte específica para regular el uso de los medios de comunicación social de las religiosas femeninas de vida contemplativa. En ella, se autoriza al uso de las redes sociales pero "con prudencia".

El papa Francisco expresa que esa normativa específica sobre los medios de comunicación social, en todas sus formas, tiene por objetivo "la salvaguardia del recogimiento y del silencio" pues, dice, "cuando se llena la clausura de ruidos, noticias y de palabras" se puede "vaciar el silencio contemplativo". Es por esto que el pontífice recuerda que "el recogimiento y el silencio" es esencial para llevar una vida contemplativa.

MIRA: Dura advertencia del papa Francisco a los curas pedófilos

"Estos medios, por lo tanto, se deben usar con sobriedad y criterio", indica el pontífice en su escrito. En él indica que el criterio debe ser sobre los contenidos pero también sobre "la cantidad de informaciones y el tipo de comunicación".

Estas, continúa, deben estar "al servicio de la formación para la vida contemplativa" y no deben distraer ni evadir "de la vida fraterna en comunidad".

El uso de los medios tampoco puede ser "nocivo" para la vocación religiosa ni convertirse en "obstáculo" para una vida dedicada a la contemplación propia de los conventos.

Monjas colombianas siguen la misa del papa Francisco en Medellín, en septiembre de 2017. (Crédito: JOAQUIN SARMIENTO/AFP/Getty Images)

Monjas colombianas siguen la misa del papa Francisco en Medellín, en septiembre de 2017. (Crédito: JOAQUIN SARMIENTO/AFP/Getty Images)

MIRA: El papa Francisco, contra las "monjas chismosas"

En suma, el uso de los medios de comunicación "se puede permitir en el monasterio" cuando sea por razones de información, formación y trabajo. Ahora bien, el texto insiste en la necesidad del "prudente discernimiento, para la utilidad común".

"Las monjas procuran tener la debida información sobre la Iglesia y el mundo, no con multitud de noticias, sino sabiendo escoger las que son esenciales a la luz de Dios, para llevarlas a la oración, en sintonía con el corazón de Cristo", concluye el apartado dedicado al uso de los medios por las religiosas.