(CNN) - Meghan Markle hará una llamativa declaración feminista en su boda con el príncipe Enrique el sábado, eligiendo no ser acompañada durante gran parte de la procesión por el pasillo de St. George's Chapel, Windsor, CNN se enteró.

MIRA: Así fue la juventud de Meghan Markle

En un paso sin precedentes para una novia real en el Reino Unido, Markle caminará sin escolta por el pasillo de la nave de la capilla, después de que un miembro del clero la haya recibido en la Puerta del Oeste. Ella estará acompañada en esta primera parte de la procesión nupcial solo por sus damas de honor y los pajes, y una figura senior de la caminará delante de ella.

El príncipe Carlos se unirá a ella cuando llegue al coro, donde los principales invitados reales estarán sentados. El príncipe, el padre de Enrique, llevará a Markle por el pasillo hasta el altar.

Pero Carlos no la entregará a su futuro esposo en el sentido tradicional; en cambio, se apartará cuando Markle se acerque al príncipe Enrique.

CNN ha conocido que a Markle se le ocurrió el plan ella misma. Siempre fue la intención de que su padre, Thomas, la recibiera en el coro y ella caminaría sola la primera parte. La mala salud le ha impedido venir. Tanto Carlos como Enrique están encantados con el plan, conoció CNN.

MIRA: La relación especial de Meghan Markle con su padre

Ninguna otra novia real en el Reino Unido ha caminado sin escolta por el pasillo en la ceremonia de su boda. La decisión de Markle indica que desea afirmarse como una mujer fuerte e independiente que está preparada para desafiar las normas reales.

"La Sra. Meghan Markle le ha pedido a Su Alteza Real el príncipe de Gales que la acompañe por el pasillo de la Capilla de San Jorge el día de su boda", dijo el Palacio de Kensington en un comunicado. "El príncipe de Gales se complace en dar la bienvenida a la Sra. Markle a la familia real de esta manera", añadió.

Carlos, el padre de Enrique y el futuro suegro de Meghan, tiene experiencia interviniendo para ayudar a las novias en su gran día. En 2016, acompañó a Alexandra Knatchbull, una ahijada de la fallecida princesa Diana, por el pasillo cuando se casó con Thomas Hooper, mientras su padre, que estaba separado, miraba desde los bancos.

Mientras los preparativos continuaban el viernes, el Palacio de Buckingham anunció que el abuelo del príncipe Enrique, Prince Philip, de 96 años, asistirá a la boda el sábado, menos de dos meses después someterse a una cirugía de cadera.