Ya no necesitarás ni las manos para hacer tu cama

Vivir en las grandes ciudades tiene muchas ventajas pero un inconveniente: la falta de espacio, pero ¿si pudieras convertir tu sala en dormitorio sin el más mínimo esfuerzo? Marta García tiene la historia.