El objetivo es racista y discriminatorio.

Y la polémica "Venta de Repostería para Aumentar la Diversidad", organizada por los estudiantes republicanos de Berkeley College, sigue adelante, según el presidente del club, a pesar de los "comentarios equivocados" y amenazas contra quienes apoyan al grupo estudiantil de la Universidad de California en Berkeley.

Durante la venta, prevista para este martes, los productos de repostería se venderán en 2 dólares a los blancos; en 1,50 a los asiáticos; en 1 dólar a los latinos; en 75 centavos a los negros y en 25 centavos a los indios nativos. Además, las mujeres recibirán un descuento adicional de 25 centavos.

La venta busca llamar la atención sobre un proyecto de ley que permitiría a las universidades de California considerar cuestiones de raza, género, etnia y origen nacional en el proceso de admisión.

"Estamos de acuerdo en que la venta es inherentemente racista, pero ese es el punto", dijo el presidente del grupo organizador, Shawn Lewis, en una respuesta escrita a la indignación causada por la venta. "No es más racista que dar a un individuo una ventaja en el proceso de admisión basándose sólamente en su raza o género".

Lewis dijo que la venta de repostería fue acordada por unanimidad por su club, entre cuyos líderes se incluyen estudiantes asiáticos y sus miembros representan "una amplia gama de orígenes étnicos".

"Más de la mitad de sus voces eran femeninas", agregó.

La Asociación de Estudiantes de la Universidad de California se reunió de emergencia a últimas horas del domingo para tratar el tema y aprobó una resolución que, en parte, "condena el uso de la discriminación ya sea en sátira o en serio por cualquier grupo estudiantil".

Lewis dijo que los impulsores de la venta de repostería han recibido amenazas de "tumbarles las mesas" donde venderán los panes o "comprar un pastel sólo para tirárselos".

"Algunas de las amenazas en Internet son más específicas, esperamos que sólo sean cuestiones emotivas", agregó.

Aunque la respuesta inicial a la venta de repostería fue de acalorada oposición, la respuesta se ha "aplacado" e incluso algunos demócratas han expresado apoyo, según Lewis.

Con respecto al destino de los fondos que se recauden con la venta, Lewis dijo que están considerando varias organizaciones benéficas.

Pero "con toda esta controversia, no queremos anunciar esa organización", dijo. "No queremos causarles problemas", señaló.