CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Opinión

OPINIÓN: Acabemos con el flagelo del tráfico de niños

Por Juan Andrés Muñoz

Nota del editor: Ricky Martin es embajador de buena voluntad de la UNICEF y ganador de varios premios Grammy como cantante. Trabaja contra el tráfico de niños a través de la Ricky Martin Foundation. Sigue a su Fundación Ricky Martin en Twitter. Este artículo es parte de la cobertura de Héroes de CNN.

(CNN) — (Mi compromiso con la causa contra la explotación de niños nació de una experiencia que me sobrecogió. En 2002, presencié los horrores del tráfico humano cuando rescaté a tres niñas temblorosas que vivían en las calles más pobres de la India. Impedir que estas niñas cayeran víctimas de este horrendo crimen fue un despertar personal.

Agradezco a la iniciativa Héroes de CNN por permitir a la Fundación Ricky Martin compartir y alentar a otros a participar de nuestro compromiso para terminar con la explotación infantil mediante el tráfico humano y la esclavitud moderna.

Eso sucedió hace más de una década. Desde entonces, supe que mi fundación debía iluminar este tema tabú. La educación ha sido nuestro pilar desde el principio. En 2004, pusimos en marcha People for Children, nuestro principal proyecto, para proporcionar educación y soluciones a los esfuerzos internacionales para eliminar el tráfico de niños.

Este mercado sin escrúpulos, del que son víctimas 27 millones de personas en todo el mundo, según el Informe de Tráfico de Personas de 2011, genera unos 32.000 millones de dólares anuales, lo que lo pone a la par del tráfico de armas y drogas. De esos 27 millones de víctimas, UNICEF calcula que 1,2 millones son niños que son vendidos cada año para realizar trabajos forzados, en la industria del sexo, en la prostitución y otras formas de esclavitud.

Las estadísticas son alarmantes. Muchos las cuestionan porque son crímenes ocultos. Pero los números son lo de menos: evitar que uno o 200 niños caigan en mano de los traficantes ya justifica nuestra misión.

Nadie debería ser explotado o privado de su libertad.

Creemos que todos los niños tienen derecho a ser niños. Pese a lo joven de nuestra organización benéfica, hemos descubierto que no estamos solos en esta lucha. Hemos tenido el privilegio de asociarnos con grupos como UNICEF, Habitat for Humanity, The Protection Project de la Universidad Johns Hopkins, la Universidad de Puerto Rico, Save the Children, la RTL Foundation, el Banco Interamericano de Desarrollo, The Trafficking In Persons Office, SAP, Doral Bank y Microsoft.

Colaboramos con el Banco Interamericano de Desarrollo y la Organización Internacional para la Migración para lanzar “Llama y vive”, la primera campaña regional para combatir el tráfico humano en las Américas. Se salvaron vidas. Recibimos miles de llamadas telefónicas a través de nuestra línea y pudimos contribuir a abrir cientos de investigaciones en cinco países.

Desafortunadamente, las atrocidades contra los niños han alcanzado proporciones de epidemia en Internet. Para impedir estos crímenes, lanzamos NavegaProtegido.org, un sitio de Internet bilingüe sobre seguridad infantil que aporta herramientas para proteger a los niños de la pornografía y la explotación sexual.

Recientemente publicamos «Human Trafficking in Puerto Rico: An Invisible Challenge» en alianza con la Universidad de Puerto Rico y The Protection Project. Esta investigación pionera documenta el riesgo que corren muchos menores en Puerto Rico de ser explotados sexualmente, utilizados como mano de obra o como pornografía.

Estos hallazgos nos llevaron a enfocarnos en el desarrollo de soluciones creativas. Estamos desarrollando nuestro primer Centro de Desarrollo y Prevención para Niños en Puerto Rico como un refugio seguro para niños y jóvenes. Aspiramos a transformar sus vidas mediante un enfoque holístico.

Los niños y jóvenes no tienen voz suficiente en nuestra sociedad. Para ayudar a cambiar esto, seguimos fortaleciendo People for Children redoblando nuestras campañas de investigación y concienciación. Nuestro objetivo es galvanizar un movimiento para acabar con este flagelo.

La lucha contra este abominable crimen a escala global es un desafío enorme. Debemos afrontarlo persona a persona. Estoy convencido de que los pequeños triunfos, con el tiempo, conducirán finalmente a la justicia social por la que todos debemos luchar.

El tráfico humano no cabe en nuestro mundo de hoy.

(Las opiniones expresadas en este comentario corresponden exclusivamente a Ricky Martin)

Sigue a Ricky Martin en Twitter: