CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Estados Unidos

De bin Laden a Pakistán, la CIA tuvo un 2011 agitado

Por CNN en Español

WASHINGTON (CNN) — Este año ha sido una montaña rusa para la CIA, con alturas increíbles, y descensos importantes.

Pero esas subidas y bajadas espectaculares también revelaron cómo se desarrolla la inteligencia y cómo la agencia está cambiando al mismo ritmo. Guardar secretos es cada vez más difícil y lo que hace esta agencia es a veces más visible.

Lucha contra el terrorismo

En el frente de lucha contra el terrorismo, 2011 fue trascendental. El momento cumbre —tal vez incluso de la última década— fue cuando la CIA finalmente ubicó al enemigo número uno, Osama bin Laden, y la posterior supervisión de la incursión de las fuerzas especiales de la Marina en una casa de seguridad en Pakistán, que llevó a su muerte, lo que puso fin a una persecución de casi 10 años.

La redada es un buen ejemplo de la nueva guerra en que está involucrada la CIA. La batalla contra el terrorismo es realizada a menudo por agentes de esta dependencia y el Comando Conjunto de Operaciones Especiales (JSOC), fuerzas que trabajan lado a lado.

«Está claro que la Agencia y JSOC ahora están en una posición privilegiada en términos de cómo queremos luchar esta guerra», dijo el exdirector de la CIA, Mike Hayden.

El general retirado de la Fuerza Aérea dice que la CIA busca parecerse más a la Oficina de Servicios Estratégicos (OSS), el servicio de inteligencia de la Segunda Guerra Mundial que tenía un carácter más operativo, un papel paramilitar.

Ese tipo de guerra depende en gran medida el uso de aviones armados no tripulados.

Anwar al-Awlaki, el propagandista nacido en Estados Unidos y operador de Al Qaeda en la Península Arábiga, murió por un ataque de aviones no tripulados operados por la CIA en una zona remota de Yemen.

Al-Awlaki ha sido vinculado con Umar Faruk Abdulmutallab, quien se denominó como el atacante de ropa interior, que intentó sin éxito hacer estallar un avión de pasajeros en su camino a Detroit el día de Navidad, hace dos años.

El supuesto tirador de Fort Hood, el mayor Nidal Hasan, había estado en comunicación con al-Awlaki antes de un tiroteo que dejó 13 muertos en el puesto del Ejército de Estados Unidos en Texas, dijeron las autoridades.

Funcionarios de Inteligencia de Estados Unidos dijeron que cientos de otros extremistas han sido retirados del campo de batalla a través de operaciones de la CIA en Pakistán, Yemen y otros lugares.

Poco después de dejar su trabajo como director de la CIA, Leon Panetta, el secretario de Defensa, dijo en julio que Estados Unidos tiene «al alcance la derrota estratégica de Al Qaeda”.

Su adjunto para asuntos de inteligencia, Michael Vickers, incluso puso un plazo en la capacidad de este grupo para llevar a cabo operaciones terroristas, diciendo que «dentro de 18 a 24 meses, el núcleo de Al Qaeda, su capacidad de cohesión y de funcionamiento puede ser degradada a tal punto que el grupo podría fragmentarse, y existir principalmente como un arma de propaganda”.

Un alto funcionario de Estados Unidos dijo que los documentos incautados en el complejo de bin Laden «mostraron que tanto él como sus lugartenientes se quejaban de que estaban perdiendo la guerra de inteligencia».

Aviones no tripulados

El uso de los aviones no tripulados para eliminar a sospechosos de terrorismo ha sido problemático para la CIA.

La reciente caída en Irán de un avión espía no tripulado, operado por la agencia, es un claro recordatorio de la vulnerabilidad de la aeronave.

Pese a que Irán se jactó de que había derribado el avión, posiblemente por medio de un ataque cibernético, Estados Unidos insistió en que el accidente no tuvo nada que ver con la intervención exterior.

El presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, Mike Rogers, enfáticamente dijo que «hubo un problema técnico que fue nuestro problema, de nadie más”.

Rogers dijo que este tipo de aviones ha caído en varios lugares diferentes. «Estas cosas no son infalibles. Cualquier cosa que pueda ir mal, irá mal en estos ambientes».

El gobierno de Pakistán ha afirmado que cientos de civiles han muerto en ese país por misiles lanzados desde aviones no tripulados de la CIA.

Funcionarios de Estados Unidos han insistido en que los ataques aéreos han sido más precisos, con pocas víctimas civiles este año, pero es uno de los riesgos del programa.

Nadie quiere hablar públicamente sobre el programa secreto de aviones no tripulados, a pesar de que es una de las pocas operaciones dirigidas por la CIA que son más visibles.

Panetta no habló específicamente sobre los programas de aviones no tripulados dirigidos por los militares y la CIA, pero hace poco dijo que «hay tecnologías que son extremadamente importantes en el desarrollo de la clase de inteligencia e información que necesitamos para ser capaces de defender la seguridad de nuestros país… vamos a seguir utilizándolos en la defensa de la seguridad de Estados Unidos”.

Otro punto bajo de este año para la CIA fue la exposición por parte de Hezbolá de informantes de la CIA en el Líbano, seguido por la salida de varios funcionarios de la CIA que trabajaban en el país. Aparentemente Hezbolá fue capaz de rastrear conversaciones de teléfonos celulares. El Departamento de Estado de Estados Unidos considera a Hezbolá como una organización terrorista.

Las carreras de los oficiales encubiertos probablemente se obstaculicen ahora que han sido identificados.

El exagente de la CIA, Robert Baer, dijo que «ellos han sido quemados”.

Hezbolá es a menudo visto como un grupo de «barbudos primitivos tira-bombas terroristas», dijo Baer, pero en realidad, es un adversario formidable. “Ellos están en los archivos de la policía. Están en los archivos de inteligencia militar. Pueden entrar a cualquier mensaje de Skype, intervenir teléfonos, entrar en las bases de datos del teléfono. Lo que sea lo pueden hacer y son muy buenos en eso”.

Baer sostiene que Estados Unidos tiene que ponerse al día con Hezbolá. «Estamos tan acostumbrados a la lucha contra los talibanes y los grupos tribales en Afganistán que realmente estamos quedando atrás en lo que se llama spycraft o tradecraft», dijo.

Sin embargo, Rogers dijo que la inteligencia humana, a menudo referida como HUMINT, es uno de los aspectos más difíciles del espionaje.

«Cada vez que tienes una actividad HUMINT en todo el mundo, alguien quedará atrapado. Esa es la parte desafortunada de este negocio. Así que no quiero que se lleve a la gente a creer que ha habido un colapso de Tradecraft en la CIA. Yo no creo que eso sea cierto”.

Sin embargo, Rogers reconoce que la CIA tendrá que hacer ajustes en Líbano, una referencia probable en torno a que se debe retirar a los oficiales comprometidos y traer otros nuevos.

Ronald Kessler, autor del libro La CIA en guerra, dijo que, considerando el trabajo realizado por los agentes de riesgo que tratan de reunir información de inteligencia en lugares restringidos o en territorio enemigo, «no es de extrañar que no haya más dificultades de agentes de la CIA y sus activos”.

Un alto funcionario de Estados Unidos no quiso discutir los detalles de algunas de las afirmaciones relativas a las operaciones de la CIA, pero indicó: «Me parece que si Irán, Hezbolá, Pakistán y Al Qaeda se sienten obligados a librar operaciones de propaganda en contra de la Agencia, entonces la CIA debe estar haciendo algo bien, y hay que recordar que cualquier organización de inteligencia que se arriesgue puede ganar o perder; la agencia está ganando mucho más de lo que pierde”.

La Primavera Árabe

Algunos integrantes del Congreso criticaron a la CIA por no predecir la extensión de la revuelta árabe.

Cuando el movimiento de Túnez por la democracia inició hace un año y pronto se extendió a Egipto y otras naciones, se plantearon dudas sobre si la comunidad de inteligencia falló en predecir que las cosas estaban a punto de hervir.

Algunos senadores querían saber si la comunidad de inteligencia no se dio cuenta de que decenas de miles de egipcios podrían salir a la calle después de años de desempleo masivo y la insatisfacción con el régimen autoritario.

El almirante Mike Mullen, máximo oficial militar de Estados Unidos en ese momento, le dijo al Daily Show en febrero: «En gran medida creo que nos sorprendió, mientras pasó de Túnez y se convirtió en un reto muy difícil que se encuentra allí ahora mismo, en Egipto”.

El experto en inteligencia, Kessler, dijo que las personas a menudo tienen expectativas poco realistas de la comunidad de inteligencia, y esperan que la CIA tenga una bola de cristal. La Primavera Árabe es un ejemplo perfecto, dijo.

«Cuando la gente dice que la CIA debió conocer que una persona en Túnez se iba a prender fuego, y que iba a encender la Primavera Árabe, eso es absurdo», dijo Kessler.

Un incidente con un contratista de la CIA operando Pakistán continuó la espiral descendente de las relaciones de Estados Unidos con un socio crítico contra el terrorismo.

El contratista de seguridad Raymond Davis fue encarcelado después de que presuntamente mató a dos hombres paquistaníes armados que lo amenazaron.

Davis fue puesto en libertad por los paquistaníes después de que las familias víctimas recibieron una indemnización, pero una vez más planteó la cuestión de la dependencia del gobierno de Estados Unidos con los contratistas.

Corea del Norte

Estados Unidos aparentemente no estaba al tanto de la muerte de dictador norcoreano Kim Jong Il, hasta que se anunció en la televisión de Corea del Norte dos días después del hecho.

¿Eso puede considerarse un fracaso de la inteligencia? Los expertos estuvieron de acuerdo en que no se puede esperar que la CIA sepa exactamente cuándo ha muerto el líder de un estado policial, si el país quería mantenerlo en secreto.

Un funcionario de Estados Unidos, que habló en condición de anonimato, dijo: «El punto clave en una situación como esta no es marcar el segundo exacto en que el dictador muere –aunque está claro que sería bueno saberlo-, sino tener un marco sólido para evaluar lo que podría venir después. Los expertos han pasado mucho tiempo en el desarrollo y la actualización de las evaluaciones de las cosas a observar, para ayudar a los políticos a entender que dirección tomará la transición”.

Pero la muerte de Kim llevó a la inevitable discusión sobre el comando y el control del programa nuclear de Corea del Norte. Y algunos expertos sostienen que Estados Unidos no sabe lo suficiente.

Paul Stares, investigador principal en el Consejo de Relaciones Exteriores, dijo: «Es un agujero negro. No creo que siquiera sepan si tienen una capacidad de despliegue. Los equipos que probaron, no está claro si en verdad son dispositivos de armas. Hay algunas especulaciones acerca de algunos diseños de bomba para ese fin”.

El exjefe de la CIA, Hayden, dijo que Corea del Norte, Hezbolá e Irán son los adversarios más difíciles.

«Ellos han sido las tres líneas de intervención más duras que hemos tenido. Los iraníes fueron muy buenos, Corea del Norte era una sociedad cerrada, y todos consideramos a Hezbolá como el equipo ‘A’, un adversario muy sofisticado», dijo Hayden.

El presidente del comité de inteligencia, Rogers, estuvo de acuerdo que el enemigo es cada vez mejor.

«Nuestra amenaza de contrainteligencia es más importante de lo que ha sido en el pasado. Estos servicios de inteligencia se están volviendo mucho, mucho mejores. No puedo decir que están a la par con los Estados Unidos, pero algunos están muy cerca», dijo Rogers.

La revolución digital

Hay otros factores que impactan a la comunidad de inteligencia: la revolución digital.

«Recuerde que el internet ha cambiado mucho», dijo Rogers. «Ha cambiado nuestra estrategia de contrainteligencia como usted no lo creería – a veces es difícil de creer – pero ha cambiado el negocio del espionaje de una manera que nunca he visto antes».

Hayden dijo que el negocio de la inteligencia es mucho más difícil debido a la electrónica y los medios de comunicación social.

«Todo está tan interconectado. La firma electrónica de cada persona es mucho más poderosa y omnipresente, que en realidad es más difícil hacer las cosas y permanecer en secreto por un periodo prolongado de tiempo», dijo Hayden. Pero el enemigo tiene los mismos problemas. Hayden señaló el esfuerzo de Irán para asesinar al embajador de Arabia Saudita en Estados Unidos este año. «Cada uno tenemos nuestros éxitos y fracasos», dijo Hayden.

Mientras han ocurrido éxitos de la CIA contra el terrorismo este año, Hayden, que fue presidente de la CIA 2006-2009, entiende la presión que tiene la agencia para equilibrar sus misiones.

«Cuando yo era director, tuve que recordarme a mí mismo que este papel contra el terrorismo no es lo único que estamos haciendo, que también tenemos que recordar mantenernos enfocados en nuestra misión de espionaje tradicional y las técnicas que se requieren para ello», dijo Hayden.

Clark Ervin, un exinspector general del Departamento de Seguridad Nacional, quizá lo resume mejor cuando dice: «la inteligencia es un arte y no una ciencia, y es difícil estar en lo correcto siempre”.

La CIA no responderá a las cuestiones específicas planteadas en esta historia.

Pero la portavoz Jennifer Youngblood hizo el siguiente comentario escrito: «Al final del día, creo que es claro que este ha sido un año de logros extraordinarios de los hombres y mujeres trabajadores de la Agencia Central de Inteligencia que realmente creen que lo que hacemos importa , y ayuda a mantener seguro a Estados Unidos. Al final del día, el presidente, el Congreso y el pueblo de Estados Unidos nos piden asumir la difícil labor, como nuestra declaración de misión dice: «logramos lo que otros no pueden lograr y vamos a donde otros no pueden llegar’, y las misiones difíciles se llevan a cabo sólo cuando tomas algunas riesgos”.