El proyecto de restauración del Coliseo de Roma enfrenta duras críticas

LONDON (CNN) — Se encuentra en el antiguo corazón de Roma y es un emblema de la historia imperial de la ciudad, así como un ícono de Italia.

Pero los planes para restaurar el Coliseo de Roma, de 2,000 años de antigüedad, han causado críticas entre restauradores, a raíz de los informes de diciembre de que una pequeña parte de rocas cayeron del monumento.

En los planes de restauración de 33 millones de dólares se encuentra el Anfiteatro Flavio, que alguna vez fue sede de espectáculos y batallas de gladiadores. La restauración es patrocinada por Diego della Valle, de la lujosa marca italiana Tod's, en intercambio por derechos de publicidad.

La restauración del monumento, que atrae a más de dos millones de visitantes al año, comenzará en marzo e incluirá limpiar los travertinos exteriores, la restauración de cámaras subterráneas, mover las estaciones de servicio de visitantes a un área afuera del edificio e incrementar la seguridad mediante la instalación de cámaras de video.

Pero miembros de la Asociación de Restauradores de Italia no están felices con los planes, pues creen que los han hecho a un lado a favor de personas no especializadas, con lo que “se corre el riesgo de causar daño irreparable al monumento”, de acuerdo con la presidenta del grupo, Carla Tomasi.

“El tener a los mejores restauradores del mundo en Italia y aún así recurrir a empresas generales es una decisión que no compartimos, y avergüenza a nuestro trabajo y a la imagen de nuestra nación en el mundo, además de causar riesgos al monumento”.

Un fallo de finales de diciembre pasado del Consejo de Estado italiano a favor del Ministerio de Bienes y Actividades Culturales permitió que los planes de restauración se lleven a cabo.

“La ley italiana indica que los restauradores pueden trabajar sobre cosas como estatuas, cerámica, mosaicos y superficies decorativas, pero no sobre arquitectura”, dijo Rossella Rea, directora del Coliseo. Los trabajadores que se emplearán en las restauraciones son de hecho “especializados en restauración arquitectónica, no trabajadores de la construcción ordinarios”.

Rea también desmintió los reportes de los derrumbes del Coliseo, y dijo que solo ocho centímetros de una roca formada por la consolidación de ceniza volcánica fue la que cayó, algo que “ocurre todo el tiempo en los monumentos”.

Pero agregó que en años recientes el Coliseo sufrió un recorte de fondos por parte del gobierno y lo recaudado por boletos de visitantes solo cubre el mantenimiento anual de los sitios antiguos de la ciudad, que incluyen el Foro y el Palatino.

El patrocinio, que es a veces muy difícil de conseguir debido a que se debe de pagar impuesto sobre donaciones, es muy necesitado.

Sneska Quaedvlieg-Mihailovic, secretaria general de Europa Nostra, una organización dedicada a proteger el patrimonio cultural de Europa, dijo que “es maravilloso que compañías privadas e individuos quieran contribuir a apoyar el patrimonio cuando los presupuestos públicos están siendo recortados”.

Sin embargo, se expresó en contra de que los gobiernos en Europa quiten restricciones en el área de la restauración debido al actual clima económico y que los planes privados no se ajusten a las reglas estrictas.

Aunque el proyecto del Coliseo mejorará los servicios a los visitantes, Quaedvlieg-Mihailovic cree que hay otros problemas que también deben solucionarse, como el que causa el tráfico de autos alrededor del sitio, lo que llena de contaminación el lugar.

“Es un problema que ha sido discutido con la ciudad de Roma por muchos años”, dijo Rea, la directora del museo, y agregó que espera que con la construcción de una nueva estación del metro cerca del Coliseo el tráfico sea cerrado, aunque trabajadores del patrimonio se han quejado que las vibraciones de los trenes subterráneos también están dañando el edificio.