El ingenio de los conductores desesperados por evitar el tráfico en las autopistas de Estados Unidos no tiene límites. Un conductor cerca de Seattle, en el estado de Washington, fue detenido y multado por utilizar un esqueleto de plástico vestido con una sudadera que simulaba ser un pasajero para poder usar el carril más rapido, por el que sólo pueden viajar carros con dos o más pasajeros. El hombre le ponía una sudadera al maniquí y viajaba raudo hasta que lo descubrieron y fue obligado a pagar la multa.