En medio de reportes de muertos, Siria espera resultado de reunión de Liga Árabe

(CNN) – Funcionarios de la Liga Árabe se reúnen en El Cairo el domingo para discutir su misión de observación en Siria en medio de la tensión y la creciente presión internacional sobre los enfrentamientos en los que han muerto miles de personas.

“La opción de suspender la misión de los monitores no está sobre la mesa y la misión continuará en tanto más naciones árabes están enviando a expertos para que se unan”, dijo la Liga.

El jefe de la Liga Árabe recomendará reforzar la misión, que actualmente tiene 165 observadores, dijo Ali Erfan, asesor de la jefatura de la Liga Árabe.

Los funcionarios del organismo han consultado a las Naciones Unidas sobre la situación de Siria, agregó Erfan.

Aunque la misión no tiene los mandatos de mantener la paz o de detener el conflicto, su tarea es verificar que Siria cumpla con los cuatro puntos del plan de acción de la Liga Árabe.

Los puntos son: liberación de detenidos, permitir presencia de medios y otros observadores, detener la violencia y retirar la artillería pesada de las calles.

Human Rights Watch señala que Nabil el-Araby, Secretario General de la Liga, dijo: “Siria ya ha tomado algunas medidas bajo los términos del acuerdo, retirando armas pesadas de las ciudades sirias y liberando alrededor de 3.500 prisioneros”.

Pero Human Rights Watch ha citado ejemplos de Siria no cumpliendo con la iniciativa de la Liga, incluyendo varios ataques de las fuerzas de seguridad contra manifestantes pacíficos desde que empezó la misión.

En la mañana del domingo, los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad del gobierno y desertores del ejército dejaron al menos 15 muertos en el poblado de Basr al-Harir en Daraa, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, un grupo de oposición con sede en Londres y con contactos a lo largo del país.

La brutal ofensiva del gobierno sirio empezó en marzo en Daraa. Y la semana pasada, grupos de derechos humanos le pidieron a la Liga Árabe iniciar una acción contra el régimen del presidente Bashar al-Assad. Ellos acusaron a Siria de no cumplir con los esfuerzos para terminar con la ofensiva de diez meses.

La Liga Árabe envió la misión de observadores para recolectar datos en el país como parte de un proyecto para detener los ataques de las fuerzas de seguridad contra manifestantes pacíficos. La cifra de muertos estimada está entre las 5.000 y 6.000 personas.

Los residentes dicen que los ataques han continuado durante las visitas de los funcionarios de la Liga Árabe, pero en horarios diferentes.

La mayoría de bombardeos ocurren después de que los funcionarios abandonan la ciudad y regresan a sus hoteles, dijo un habitante de Homs, ciudad que se encuentra sitiada.

“Llevan a los funcionarios a donde ellos quieren”, dijo el hombre sábado. “Estas son masacres. Tenemos decenas de muertos cada día. Las tiendas están cerradas… la vida civil está detenida”.

Opositores dijeron que al menos 27 personas murieron en ataques a lo largo del país el sábado. Ocho de esas muertes ocurrieron en Homs.

Familiares de las víctimas de una bomba suicida en la capital y de letales enfrentamientos en otros lugares enterraron a los muertos el sábado en tanto multitudes se dirigieron a la plaza central en Damasco para condenar los hechos, reportó la Agencia de Noticias Árabe Siria.

Al menos 26 personas murieron y 63 resultaron heridas en un ataque del viernes, dijo la agencia, especificando que la mayoría de víctimas fueron civiles y algunos fueron del personal policial.

El ministerio del Interior prometió “golpear con un puño de hierro” a cualquiera que amenace la seguridad de la nación después de la segunda explosión por bomba en la capital en dos semanas.

El gobierno ha culpado a los terroristas suicidas mientras que la oposición señala al régimen.