La Liga Árabe suspende su misión de observadores en Siria por la violencia

(CNN) — La Liga Árabe suspendió su misión de monitoreo en Siria debido al incremento de la violencia, informó un alto funcionario este sábado.

El movimiento ocurre después de que el gobierno del presidente Bachar al Asad acordó una extensión de la misión, la cual comenzó el 26 de diciembre.

La misión forma parte de una iniciativa de paz en Siria. Los 22 miembros del grupo han llamado al régimen de al Asad a terminar con la violencia contra los civiles, liberar a los detenidos políticos, retirar los tanques y las armas de las ciudades y permitir a los extranjeros, incluidos los periodistas de medios internacionales, viajar libremente por el país.

En los últimos dos días, grupos de activistas opositores reportaron nuevas cifras de muertos. La organización Comités de Coordinación Local en Siria (LCC, por sus siglas en inglés) reportó 135 muertes el jueves y el viernes.

La violencia aumentó este sábado cuando un “grupo de terroristas armados” mató a siete soldados en un ataque, según reportes de medios estatales.

La Agencia de Noticias Siria Árabe dijo que los atacantes dispararon contra un autobús en las afueras de Damasco y mataron a los soldados, uno de los cuales era un teniente primero. Los militares iban de Douma a Adra.

Los terroristas también fueron culpados por la explosión de un ducto de petróleo al norte de la provincia de Deir Ezzor, según SANA, que citó a una fuente del Ministerio del Petróleo.

El reporte de SANA decía que no se había afectado la producción de petróleo por el ataque, pero que 2,000 barriles estaban perdidos. Bomberos extinguieron el incendio y ya se ha comenzado a reparar el daño. El ducto ha sido afectado antes.

El LCC confirmó la explosión y dijo que 12 personas fueron asesinadas este sábado, ocho de ellas murieron en la ciudad de Homs.

También reportó otros incidentes, entre ellos, uno en el que murió un niño mientras que fuerzas de seguridad dispararon en Deir Ezzor.

Fuerzas de seguridad mataron a un hombre en la ciudad de Hawleh, en la provincia de Homs, al mismo tiempo que hubo tiroteos en el vecindario de Baba Amr, según el LCC.

Un activista murió durante una emboscada de las fuerzas del régimen en la provincia de Daraa, en la ciudad de Al-Gharia Al-Sharqiya, según el activista.

En los suburbios de Damasco, las fuerzas de seguridad mataron a un hombre en un puesto de control en Haraste cuando dispararon contra su auto. En la misma zona fueron encontrados cadáveres en una granja y ocurrieron enfrentamientos entre soldados y el Ejército Libre Sirio, la fuerza de resistencia compuesta por militantes desertores.

Las Naciones Unidas calculan que más de 5,000 personas han muerto desde marzo del año pasado, cuando el gobierno lanzó una represión contra manifestantes pacíficos. Grupos de activistas calculan que la cifra de víctimas asciende a 7,000.

Los activistas atribuyen las muertes a las acciones del gobierno, mientras que el gobierno sirio culpa a terroristas.

Diplomáticos del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas está considerando emitir una resolución que pida la renuncia del presidente Bachar al Asad y la transferencia del poder al vicepresidente.