Por Josh Levs, CNN

(CNN) – El Departamento de Defensa de Estados Unidos no puede responder por la destinación de alrededor de dos mil millones de dólares que ha recibido para cubrir los gastos relacionados con Iraq y no le ha dado a Iraq una lista completa de los proyectos de reconstrucción financiados por Estados Unidos, según establecieron dos nuevas auditorías gubernamentales.

Los reportes fueron realizados por la oficina del Inspector General Especial para la Reconstrucción de Iraq.

En 2004, el gobierno iraquí le dio al Departamento de Defensa acceso a cerca de tres mil millones de dólares para pagar las cuentas de ciertos contratos, y el departamento sólo puede mostrar lo que pasó con un tercio de esa suma, dijo el inspector general en una auditoría publicada el viernes.

Aunque el Departamento de Defensa tuvo “controles y procesos internos” para rastrear los pagos, “la mayor parte de los registros no aparecen”, dice el reporte, agregando que el departamento los está buscando.

Otros documentos también están perdidos, incluyendo los reportes mensuales que documentan gastos, dice la auditoría.

“De julio de 2004 a diciembre de 2007, el Departamento de Defensa debió haber presentado 42 reportes mensuales. Sin embargo, sólo puede ubicar los primeros cuatro”.

Una carta firmada por Stuart Bowen, el inspector general, fue adjuntada al reporte. La auditoría fue supervisada por Glenn Furbish, subinspector general de auditorías.

En una carta de respuesta también contenida en el reporte, el subsecretario de Defensa Mark Easton reconoce que “hay un problema de manejo de registros”.

La auditoría dice que se cree que hay que culpar al manejo de los registros, y que “ha sido un problema recurrente para el Departamento de Defensa en Iraq. En general, el departamento ha establecido buenos procesos y controles internos para reportar” los fondos que le fueron dados después de la disolución de la Autoridad Provisional de la Coalición.

La oficina del inspector general le envió una carta el domingo al embajador de Estados Unidos en Iraq quejándose de que el gobierno estadounidense no le está dando a Iraq la lista completa de los proyectos de reconstrucción.

El criterio de Estados Unidos para seleccionar qué proyectos reporta a Iraq –que incluyen sólo los que están avaluados por 250 mil dólares o más- es una parte central del problema, dice la carta.

La embajada estadounidense dice que el sistema está diseñado para ayudar a Iraq a “enfocar sus recursos limitados en el sostenimiento de la infraestructura y otros proyectos de gran capital hechos durante las labores de reconstrucción realizadas por Estados Unidos”.

La oficina del inspector general afirma que la lista limitada –que también está “obstaculizada por datos poco confiables y otros problemas”- no permite a Iraq decidir en dónde enfocar sus recursos, y señala que el país puede considerar más importantes los proyectos pequeños sobre los reportados.

Miles de millones de dólares en gastos no están reportados a Iraq bajo el sistema actual, dice el informe.

En una carta de respuesta, Peter Bodde, segundo al mando de la misión de la embajada estadounidense en Iraq, dice que aunque el sistema actual es incompleto, “sí recoge la gran mayoría de los proyectos de reconstrucción y no hay otra alternativa que recoja más”.

Bodde también señala que la labor de reconstrucción “está ahora en sus etapas finales, y todos los grandes proyectos que quedan serán reportados a través del proceso de transferencia de activos”.

La oficina del Inspector General Especial para la reconstrucción de Iraq fue creada en 2004 para supervisar los programas de reconstrucción en ese país.