CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Estados Unidos

Volcán de Alaska podría entrar en erupción y afectar los vuelos internacionales

Por CNN en Español

(CNN) — Las autoridades están monitoreando un volcán de Alaska que podría lanzar una nube de cenizas, que potencialmente podría amenazar los vuelos intercontinentales.

La “actividad eruptiva” del volcán Cleveland se detectó en los datos satelitales, según el Observatorio de Volcanes de Alaska.

El volcán, también conocido como el monte Cleveland, se encuentra en las islas Aleutianas, al suroeste de la península de Alaska.

“Un nuevo cúmulo de lava se ha observado en la cima del cráter”, indicó el observatorio el martes, aunque precisó que “no ha habido avistamiento de emisiones de ceniza o de explosión eruptiva de lava durante este curso”.

Pero la actividad volcánica podría aumentar y afectar los vuelos aéreos, dijo Steve McNutt, científico de la Universidad de Alaska Fairbanks.

McNutt dijo que el 90% del tráfico aéreo desde Asia a Europa y América del Norte vuela sobre el espacio aéreo de Alaska, y cientos de vuelos -que incluyen más de 20.000 pasajeros- viajan diariamente por el espacio aéreo de Anchorage.

“Si hay una explosión y las cenizas llegan a grandes alturas, esto hará que se desvíen los vuelos y en última instancia sean cancelados”, dijo McNutt.

La erupción significativa más reciente del volcán Cleveland tuvo lugar en 2001. Se produjeron tres explosiones que llevaron nubes de ceniza hasta (12 kilómetros) sobre el nivel del mar, de acuerdo con el observatorio vulcanológico.

“La erupción de 2001 también produjo un flujo de lava y una avalancha de rocas calientes que alcanzó el mar”, dijo el observatorio.

El año pasado, el volcán Grimsvotn de Islandia arrojó cenizas y forzó la cancelación de cientos de vuelos en toda Europa.

La erupción del Grimsvotn se produjo 13 meses después de que otro volcán de Islandia (Eyjafjallajokull) escupió humo y cenizas hacia el cielo, obligando a la cancelación de miles de vuelos diarios.