(CNNMéxico) — La Fiscalía General de Colombia detuvo al exdiputado y antiguo rehén de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Sigifredo López Espinoza, por su presunta responsabilidad en el secuestro y asesinato de 11 legisladores regionales en colaboración con miembros de la guerrilla.

A López Espinoza se le acusa de haber colaborado en la irrupción que realizaron miembros de las FARC en la Asamblea del Valle de Cauca, en Cali, en donde el 11 de abril de 2002 fueron secuestrados 11 legisladores, rehenes durante más de cinco años y que aparecieron muertos en junio de 2007.

“López Espinoza, secuestrado junto con sus colegas, rendirá indagatoria por los delitos de homicidio agravado, perfidia, toma de rehenes y rebelión”, informó la Fiscalía en un comunicado.

Además se le acusa de la muerte de un agente de la Policía Nacional sucedida durante el secuestro en el que el propio Sigifredo López fue uno de los plagiados, informó la Fiscalía.

La orden de captura fue emitida por el Fiscal 38 de la Unidad Nacional de Derechos Humanos y del Derecho Internacional Humanitario, una herramienta jurídica usada por las autoridades colombianas para procesar a personas relacionadas con la guerrilla.

Será trasladado a la capital colombiana Bogotá, “donde luego de la indagatoria se le definirá su situación jurídica en los términos legales previstos”, detalló la fiscalía.

Los 11 compañeros de López murieron de forma aún no aclarada durante el cautiverio, mientras que éste, el único sobreviviente, fue liberado por esa guerrilla en febrero de 2009 gracias a las gestiones de la exsenadora Piedad Córdoba, informó la agencia EFE.

Además relata que López Espinoza, quien junto con sus compañeros estuvo en una lista de personas que las FARC pretendían canjear por guerrilleros presos en cárceles colombianas y del exterior, relató tras su liberación que no murió como sus otros compañeros porque no estaba en ese momento en el campamento guerrillero en donde sucedieron los hechos.

En su momento, las FARC explicaron que los 11 diputados regionales murieron por el "fuego cruzado" con "un grupo militar sin identificar", según EFE. Después del asesinato, la guerrilla reveló el lugar en donde estaban sepultados los cuerpos de los políticos, tras lo cual fueron rescatados.

Exámenes forenses indicaron que los integrantes de la Asamblea Departamental de Valle del Cauca fueron asesinados con disparos de armas de fuego hechos a poca distancia. En algunos casos, los cuerpos tenían hasta 40 balas, indica la agencia.

Tras recuperar la libertad, López había regresado a la actividad política e incluso fue aspirante a la Alcaldía de Cali en las elecciones de 2011 por el Partido Liberal.