CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Mundo

Kofi Annan admite el fracaso del plan de paz en Siria y teme una guerra civil

Por CNN en Español

(CNN) — El enviado especial de la ONU y la Liga Árabe para Siria, Kofi Annan, reconoció este jueves que el plan de paz de seis puntos con el que se intenta detener la violencia en el país no ha sido implementado y existe un riesgo de una guerra civil.

“A pesar de la aceptación de plan de seis puntos y el despliegue de observadores, debo ser franco: el plan no ha sido implementado”, dijo Annan ante la Asamblea General.

“Mi corazón está con las víctimas y sus familias” de la última masacre reportada, dijo.

Annan señaló que “los abusos continúan, el país se está polarizando y radicalizando aún más”.

Aunque reconoció que algunos detenidos han sido liberados y hay acuerdos para la asistencia humanitaria, dijo que el presidente sirio, Bachar Al Assad, “no ha indicado un cambio de rumbo” y ha ignorado el plan de paz.

Annan afirmó que el gobierno sirio tiene la primera responsabilidad para detener la violencia. “Si la situación no cambia, el futuro será uno de una guerra civil”, dijo el ex secretario general de la ONU.

En tanto, aseguró que las recientes explosiones en Siria indican la presencia de “un tercer actor” que intenta ganar por la situación.

También ante la Asamblea General, el actual secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, dijo que observadores enviados por la organización que intentaban llegar al sitio donde se reportó la nueva masacre en Siria fueron atacados a balazos con armas pequeñas.

Ban condenó la última “escandalosa y repugnante” matanza en la aldea de Qubeir, en Hama, la cual calificó como una “barbarie indescriptible”.

“El plan de (el enviado de la ONU y la Liga Árabe, Koffi) Annan permanece como la pieza central” para llegar a un acuerdo que permita terminar con la violencia en Siria, dijo Ban ante la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Además, llamó a Al Asad a implementar el plan de seis puntos auspiciado por Annan.

El enviado especial para Siria se reúne este jueves por separado con la Asamblea General y el Consejo de Seguridad de la ONU para tratar la situación en el país de Medio Oriente.

Los encuentros se dan tras los reportes de masacres en las últimas semanas.

Activistas de la oposición acusaron a las fuerzas leales al presidente Bachar al Asad de matar a 78 personas en un pequeño pueblo en la provincia de Hama este miércoles.

Las fuerzas del régimen atacaron la aldea Qubeir antes de que soldados a pie utilizaron cuchillos, pistolas y rifles AK-47 para matar a residentes, según los Comités de Coordinación Local.

Al menos 40 víctimas fueron enterradas en una fosa común este jueves, de acuerdo con un activista de la juventud cuyo nombre se mantiene en el anonimato por razones de seguridad. Los shabiha, grupos a favor del gobierno, tomaron otros cadáveres de poblaciones vecinas, según el activista.

Agregó que los residentes esperan la llegada de los observadores de la ONU para darles su versión.

Más de la mitad de los muertos eran mujeres y niños, de acuerdo con un activista local que sacó algunos cadáveres.

CNN no puede confirmar de forma independiente los informes que provienen de Siria porque el gobierno limita estrictamente el acceso a los periodistas extranjeros.

El gobierno culpó a un grupo terrorista de la masacre y dijo que éste fue programado para coincidir con las reuniones de la ONU, para que el régimen se vea mal.

Hace dos semanas, una masacre en Houla dejó más de 100 muertos, incluidos mujeres y niños. Activistas de la oposición culparon a las fuerzas gubernamentales y a milicias aliadas por la matanza, un reclamo que Al Asad negó.

“En este momento, enfrentamos una guerra desde el extranjero”, dijo el presidente en su primer discurso público desde enero. “Lidiar con eso es diferente a lidiar con gente al interior”.

La indignación internacional ha crecido por la reciente ola de violencia, por lo resurgieron los llamados a aislar al régimen. Este miércoles, los países que integran el grupo los Amigos de Siria se reunieron en Washington para discutir sanciones más duras.

Hillary Clinton, secretaria de Estado de EU, dijo que esas penas tenían un impacto, con negocios que han cortado lazos con la región y funcionarios que reportan que sus fondos han sido congelados.

Sin embargo, China y Rusia, aliados firmes del régimen, reiteraron su oposición a la interferencia externa en Siria.

En un comunicado conjunto emitido este miércoles, los líderes de ambos países dijeron que se oponen a la intervención militar o al cambio forzado de régimen en el país.

En un comunicado, el presidente ruso Vladimir Putin y su homólogo chino, Hu Jintao, dijeron que quieren una solución política interna.

“Creemos firmemente que la crisis siria tiene que ser resuelta de manera justa y pacífica; que todas las partes en conflicto detengan la violencia y comiencen un diálogo político amplio, sin interferencia extranjera”, señaló el comunicado.

Estados Unidos planea enviar una delegación a Rusia esta semana para presionar por medidas más duras contra el régimen sirio, dijo un funcionario del Departamento de Estado.

La crisis comenzó en Siria hace casi 15 meses, cuando una ofensiva del gobierno contra los manifestantes se salió de control y dio lugar a un levantamiento nacional contra el régimen.

Naciones Unidas ha dicho que más de 9.000 personas han muerto en Siria. Sin embargo, las cifras de muertes de grupos de la oposición van desde más de 12.000 a más de 14.000. Decenas de miles han sido desplazadas.

Annan negoció un alto el fuego que entró en vigor en abril, pero no ha logrado detener el derramamiento de sangre en la nación.

Salma Abdelaziz y Faith Karimi contribuyeron a este reporte