CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Mundo

Rusia dice que nunca aceptará una intervención armada extranjera en Siria

Por CNN en Español

(CNN) — Después de días de indecisión sobre qué hacer con la preocupante situación internacional en Siria, el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia dijo este sábado que su país nunca aceptará la intervención extranjera.

A pesar de las advertencias de que Siria está cayendo en una espiral hacia una guerra civil, el canciller ruso, Sergei Lavrov, dijo en una conferencia televisada en Moscú que no había otra alternativa que la ejecución del plan de paz del enviado especial Kofi Annan, a pesar de sus fracasos.

«La situación parece cada vez más sombría», dijo Lavrov. «Por primera vez desde el comienzo de esta crisis vemos la cuestión de la intervención extranjera. Y nuestra posición no ha cambiado. Nunca estaremos de acuerdo en aplicar el uso de la fuerza en el Consejo de Seguridad de la ONU”.

Llamó a la intervención extranjera como un «juego peligroso» y dijo que tendría graves consecuencias en toda la región. También culpó en parte de la violencia reciente, que ha incluido las masacres reportadas en Houla y Qubeir, a grupos de la oposición apoyados por otras naciones.

Rusia, junto con China y cuatro países de Asia central, firmaron una declaración conjunta en la que rechazan la intervención armada en Siria y reiteran su apoyo al plan de paz.

Rusia y China —ambos miembros del Consejo de Seguridad de la ONU— también han bloqueado los esfuerzos de las propuestas de las Naciones Unidas para castigar mediante sanciones al régimen del presidente Bachar al Asad.

Lavrov propuso una conferencia internacional sobre Siria para encontrar una manera de hacer que el plan de paz de Annan funcione. Esa conferencia, dijo, debe incluir a Irán y no centrarse en un cambio de régimen en Siria.

«Si los sirios están de acuerdo (con la salida de Al Asad), estaremos encantados de apoyar esa solución», dijo Lavrov. «Pero creemos que es inaceptable imponer las condiciones para un diálogo desde el exterior».

Los comentarios de Lavrov se produjeron en un día en el que los intensos combates estallaron en Siria y después de muchas horas de debates internacionales sobre cómo conseguir que el plan de paz de Annan esté de nuevo en marcha.

Al menos 30 personas murieron este sábado, según los Comités de Coordinación Local (CCL) de Siria, un grupo de oposición. La mayoría estaba en Daraa, una ciudad del sur cerca de la frontera con Jordania que supuestamente fue atacada y bombardeada desde el viernes por la noche.

«Varios médicos han sido detenidos para impedirles que ayuden a los heridos en medio de un estado de pánico entre los residentes, debido a los abusos de las fuerzas del régimen que se están cometiendo contra la gente de allí», dijo el grupo.

Un médico en la sitiada ciudad de Al Qusayr, cerca de la frontera con el Líbano, dijo que tiene que mantener su hospital improvisado en movimiento para prevenir ataques.

El periodista Robert King documentó el caos en el hospital en un video y de cómo el personal se apresuraba para salvar vidas. Además dijo que ha visto francotiradores apuntando a niños.

Nuevos enfrentamientos se registraron en Homs, donde las fuerzas del régimen irrumpieron en barrio Ghouta en medio de un intenso tiroteo, de acuerdo con los CCL. Fuerzas oficiales bombardearon una mezquita y una iglesia en la ciudad, dijo el grupo.

Homs fue objeto de intensos bombardeos este sábado. El humo negro y blanco se elevó luego de que morteros y armas automáticas sacudieron a la ciudad. Al menos nueve personas murieron en Homs, incluido el alcalde de barrio de Khalidiya, de acuerdo con el grupo opositor.

En Idlib, las fuerzas del régimen bombardearon los barrios con cohetes y armas pesadas, dijo el grupo.

CNN no puede confirmar de forma independiente los informes de víctimas o de la violencia, ya que el gobierno sirio ha restringido el acceso de los periodistas internacionales.

En otra señal de una escalada de ataques, rebeldes enfrentaron a las fuerzas del gobierno en el corazón de Damasco durante este viernes, lo que desató feroces explosiones en un movimiento raro por parte de los combatientes, muestra un video supuestamente de la escena.

Dos personas más murieron en Hassakeh y Daraya, este último un suburbio de Damasco.

Mientras tanto, el gobierno sirio dijo que un «grupo armado terrorista» estaba detrás de un ataque contra una central eléctrica en un barrio de Damasco, el viernes. Los bomberos extinguieron el fuego y los equipos están trabajando para restaurar la electricidad a las zonas afectadas.

La Agencia Árabe Siria de Noticias informó que los cuerpos de 57 soldados, muchos de ellos oficiales y algunos policías, fueron trasladados desde los hospitales militares en varias ciudades a funerales en sus localidades de origen.

Los líderes internacionales acusan a Al Asad de no cumplir con un plan de paz mediado por Annan, un enviado especial a Siria de Naciones Unidas y la Liga Árabe. Annan, quien ha estado reunido con funcionarios de la ONU, está tratando de salvar el plan de paz para poner fin a los 15 meses de levantamiento contra el gobierno.

Como parte del plan, observadores de la ONU han estado en Siria para verificar si ambas partes están cumpliendo con el acuerdo.

El viernes, los observadores llegaron al lugar de lo que la oposición llamó unamasacre en la localidad de Qubeir, cerca de Hama, después de que se les negó el acceso un día antes por las fuerzas gubernamentales y civiles en la zona, dijo Sausan Ghosheh, vocero de la Misión de Supervisión de Naciones Unidas en Siria.

El equipo de la ONU encontró signos de un ataque en la aldea, incluyendo algunas de las casas dañadas por cohetes, granadas y una gama de otras armas, dijo Ghosheh. También había huellas dejadas por los vehículos blindados de combate que eran visibles en las cercanías.

Los observadores encontraron la aldea vacía y «los observadores no fueron capaces de hablar con algún testigo de la horrible tragedia del miércoles», dijo Ghosheh.

Explicó que las circunstancias que rodean a este crimen «aún no están claras. El número y los nombres de los muertos aún no están confirmados».

Los Comités señalan en que al menos 78 personas murieron en Qubeir, mientras que el gobierno sirio culpó a terroristas del atentado, que sólo mató a nueve personas, según su versión.

La agencia de noticias estatal descartó el recuento de la oposición sobre lo sucedido en Qubeir, citando en su informe a un testigo de la aldea, quien afirmó haber visto el asalto realizado por «grupos terroristas armados».

La afirmación del gobierno contrasta con la de la oposición, que acusó a las fuerzas del gobierno de los bombardeos de la aldea durante una hora antes de que las milicias a pie tomaran fusiles AK-47 en contra de la gente, algunos a corta distancia, o atacando con cuchillos.

Algunos residentes sospechan de las shabiha, bandas armadas que trabajan de forma independiente para el gobierno, dijo la oposición.

Un video que pretende mostrar la masacre fue publicado en YouTube, pero no mostró quiénes llevaron a cabo los asesinatos. CNN no pudo verificar de manera independiente su autenticidad.

Hamdi Alkhshali y Saad Abedine contribuyeron con este reporte