OAK CREEK, Wisconsin (CNN) — El hombre que mató a seis personas e hirió a otras tres durante un ataque a un templo sij, en un suburbio de Milwaukee, era un veterano del Ejército que posiblemente defendía la superioridad de la gente blanca, de acuerdo con una fuente de seguridad involucrada en la investigación.

Fuentes familiarizadas con la investigación lo identificaron como Wade Michael Page, de 40 años de edad. Un funcionario dijo que el arma usada en el ataque fue comprada de manera legal.

Él aparentemente sirvió en activo, según un funcionario federal que conoce su registro. La fuente se negó a ofrecer mayores detalles.

Los funcionarios pidieron mantener su anonimato debido a que no están autorizados para hablar sobre la investigación en curso. Un oficial que respondió al ataque disparó y mató al tirador, dijo la policía.

Según una fuente del Pentágono, Page fue dado de baja del Ejército en 1998 debido a "patrones de mala conducta".

Familiares de Satwant Kaleka, el presidente del templo sij en Oak Creek, Wisconsin, dijeron este lunes que él murió peleando con el atacante.

"Por lo que sabemos, básicamente peleó hasta el final y sufrió heridas de bala mientras intentaba derribar al tirador", dijo Kanwardeep Singh Kaleka, su sobrino. "Él era un protector de su propia gente, una persona increíble que mostró su amor y pasión por nuestra gente, nuestra fe, hasta el final", dijo casi llorando.

"Definitivamente era una de las personas más dedicadas que he visto, una de las personas más felices en el mundo".

Antes, el FBI informó que no ha determinado un motivo para el ataque ocurrido este domingo por la mañana y que los investigadores intentan saber si el ataque puede ser clasificado como terrorismo interno.

Kaleka dijo que quienes estaban adentro describieron al atacante como un hombre blanco calvo, vestido con una camiseta blanca y pantalones deportivos negros, con un tatuaje sobre el 11-S en uno de sus brazos, lo que “implica para mí que hay cierto nivel de crimen de odio”.

Tom Ahern, un vocero de la Oficina de Tabaco, Alcohol, Armas de Fuego y Explosivos (ATF, por sus siglas en inglés), dijo que el hombre tenía un pasado en el Ejército, pero no ofreció mayores detalles. Tampoco dio más información sobre sus tatuajes.

Debido a su indumentaria con barba y turbante, los sij son a veces confundidos con musulmanes, que han sido objetivo de crímenes de odio desde los ataques del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York y Washington. Mientras los funcionarios intentan resolver qué motivó al hombre para cometer el tiroteo poco antes de la ceremonia religiosa del domingo, la comunidad sij estadounidense lidia con el incidente.

"Probablemente es alguien que no está bien", dijo este domingo Singh Khalsa, un miembro del templo desde 1990. "Posiblemente es un crimen de odio, alguien que no entiende la religión".

Las edades de las víctimas del ataque están entre 20 y 70 años, según una persona que ayudó a traducir testimonios para las autoridades.

Entre los muertos hay un clérigo llamado Prakash Singh, quien recientemente emigró a Estados Unidos junto con su familia y dos hijos, dijo Khalsa.

Las autoridades no han dado a conocer los nombres de los fallecidos.

Las tres personas que quedaron heridas permanecen en condición crítica este lunes en el hospital Froedtert de Milwaukee. Uno tiene disparos en el abdomen y en el pecho, otro en el rostro, y el tercero en la nuca, según el hospital.

En tanto, en India, el lugar de origen del sijismo, el primer ministro Manmohan Singh dijo que estaba "conmocionado y entristecido" por el tiroteo.

"El hecho de que este acto de violencia sin sentido haya ocurrido en un lugar de culto religioso es particularmente doloroso", dijo Singh, también sij, este lunes. "India se solidariza con todos los estadounidenses amantes de la paz que han condenado esta violencia".

El principal partido político sij, el Shiromani Akali Dal, realizó una manifestación en el distrito de embajadas de Nueva Delhi este lunes.

"Paren los ataques raciales contra sijs", se leía en una pancarta.

En un acto de solidaridad, la embajadora estadounidense en India, Nancy Powell, visitó un santuario sij en Nueva Delhi, informó el vocero de la embajada, Unni Menon.

El ataque de este domingo ocurrió alrededor de las 10:30 horas (local), cuando los miembros del templo leían  las escrituras y cocinaban, en preparación para el almuerzo del día. El templo tiene más de 350 miembros.

De acuerdo con testigos, el atacante empezó el tiroteo en el estacionamiento, donde mató al menos a una persona. Entró en el templo y siguió disparando, dijeron.

Las mujeres que preparaban el almuerzo en la cocina "fueron lo suficientemente afortunadas para básicamente agacharse y esquivar las balas", dijo Kanwardeep Singh Kaleka, miembro del templo.

Algunas corrieron hacia afuera, otras buscaron refugio en el sótano del templo, mientras que otras se apiñaron en la despensa.

El atacante disparó e hirió al primer oficial en acudir al lugar, dijo el jefe de la policía de Oak Creek, John Edwards. Un segundo policía disparó y mató al atacante, con lo que terminó la matanza, dijo el jefe.

Una pistola semiautomática 9 milímetros, que se cree fue utilizada por el tirador, fue encontrada en la escena, dijo una fuente con conocimiento directo de la investigación.

A las autoridades les tomó varias horas revisar a conciencia el edificio y el área circundante, para encontrar pistas y señales de un segundo atacante, como algunos testigos sospechaban.

Este sábado, la policía investigó la casa del atacante en Cudahy, cercana al templo.

La religión de los sij se originó en el norte de India en el año 1,500 y tiene unos 25 millones de seguidores.

En Estados Unidos viven unos 700,000 de ellos, casi todos de origen indio. Los hombres son identificables fácilmente por sus barbas y turbantes, una tradición que ha durado por 500 años.

Pero su vestimenta y apariencia también significa que son confundidos con musulmanes y son blancos de ataques antiislámicos de quienes buscan venganza por los ataques del 11 de septiembre de 2001.

La primera persona asesinada con relación a los atentados fue el sij Balbir Singh Sodhi, dueño de una estación de gasolina en Mesa, Arizona. Recibió cinco disparos del mecánico de aviación Frank Roque el 15 de septiembre de 2001.

En los siguientes años, la Coalición Sij, un grupo con sede en Nueva York, reportó unos 700 ataques o incidentes relacionados con discriminación.

Brian Todd, Harmeet Shah Singh, Poppy Harlow, Ed Payne, Ted Rowlands, Marlena Baldacci, Matt Smith, Steve Almasy, Greg Botelho, Shawn Nottingham, Carol Cratty, Susan Candiotti, Mike Mount y Deborah Feyerick contribuyeron con este reporte