(CNN) - Una dramática persecución en el estado de Georgia, Estados Unidos, mantuvo en vilo a una madre. Felizmente, nada le ocurrió a su hijo William, presuntamente secuestrado por una amiga suya.

“Espero que le prendan fuego el trasero”, dijo una furibunda Kristen Howard al referirse a Samantha Barret, sospechosa de secuestrar a William, de apenas ocho meses. Según Howard,  a quien consideraba su amiga, robó su vehículo con el pequeño adentro.

El incidente se produjo el miércoles por la tarde. Tras activar la alarma AMBERT -un sistema de notificación de menores de edad desaparecidos-, la policía dio con Barret en una ruta. Lo que siguió fue una intensa persecución, con velocidades que alcanzaron los 130 kilómetros por hora.

Finalmente, la mujer pudo ser detenida, como se observa en el video. Ahora, enfrenta cargos por robo de vehículo, secuestro y varios delitos de tránsito.

“Estoy bien y mi bebé está bien”, dijo la madre.