CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
CNN Acción

Alkhawaja, una perseguida por defender los derechos humanos

Por CNN en Español

Beirut, Líbano (CNN) – En el interior de una sala de conferencias medio vacía en la Universidad Americana de Beirut, Maryam Alkhawaja explica su causa. “Lo que pasa con Bahrein es que nadie sabe realmente lo que está pasando allí porque no hay mucha cobertura de los medios de comunicación”, dijo Alkhawaja durante una visita reciente. “Pero las protestas no se han detenido”.

Con tan sólo 26 años, la joven ya es uno de los activistas de derechos humanos más críticos de su país, y ella tiene una misión: asegurarse de “que la gente de todo el mundo, no sólo en el mundo árabe, en todo el mundo, saben lo que ocurre allí”.

Durante la represión de los levantamientos de la primavera árabe, los manifestantes aseguran que las autoridades mataron a decenas de personas y detuvieron, torturaron y encarcelaron a cientos de personas. Aún así todos los días hay de 15 a 25 manifestaciones en el pequeño emirato contra la opresión en el país.
Para llevar a cabo esta misión, Alkhawaja – que tiene doble ciudadanía de Bahrein y Dinamarca, y es la presidenta en funciones del Centro de Bahrein por los Derechos Humanos – vive en el exilio y viaja por el mundo explicando cómo sus paisanos son oprimidos.

“Cada día”, Alkhawaja dice, “entre 15 y 25 barrios distintos salen a protestar en Bahrein. Todos los días.” Esas manifestaciones comenzaron en febrero de 2011, en el apogeo de la primavera árabe. Los ciudadanos de Bahréin, impulsados por los levantamientos exitosos en Túnez y Egipto, exigieron reformas democráticas y otros cambios en su país.

La ira de la población chiíta mayoritaria fue dirigida a la minoría suní gobernante.

Pero el levantamiento de Bahrein no tuvo el éxito de otras revoluciones regionales después de la represión ejercida por las autoridades del pequeño estado insular, con el apoyo de las tropas de la vecina Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos.

Los manifestantes dicen que las autoridades mataron a decenas de personas y detuvieron, torturaron y encarcelaron a cientos de personas. Líderes de la oposición han tratado de mantener vivo el movimiento de protesta.

Para Alkhawaja, la causa sigue vive. Ella dice que sus compatriotas no serán silenciados, a pesar de las probabilidades que enfrentan. “Cuando se habla de los derechos humanos, es blanco y negro”, dice ella. “No hay excusa para cometer violaciónes de derechos humanos”. Alkhawaja acusa al gobierno de Bahrein de cometer violaciones a diario, y dice que su organización existe en parte para documentar esos abusos.

El gobierno niega las acusaciones, diciendo que ha implementado duras sanciones para aquellos que incitan a lo que llama “terrorismo”. En un comunicado, el gobierno de Bahréin dice que ha llevado a cabo reformas y crear organismos independientes para atender las quejas.

“También nos gustaría dejar muy claro que la visión de la Sra. Al-Khawaja es muy personal y está equivocada ya que la represión de la que habla no es representativa de un amplio consenso, ni del frente de oposición”, dijo el comunicado.

El gobierno también reconoció “el pasado difícil” del país y dijo que los recursos para solucionarlo están en marcha.

“Desde el lanzamiento de la Comisión Independiente de Investigación de Bahréin (BICI) en 2011, Bahrein se ha comprometido a atender todas las quejas, así como también reformar el panorama institucional para garantizar que los errores históricos no se repiten. En cuanto a las quejas relativas a cualquier acusación de maltrato, se han establecido organismos independientes para investigar y hacer frente a cualquier incidente de mala conducta que puede socavar la confianza pública en el Ministerio del Interior (MOI), incluso si no se presenta una queja formal “.

Este tipo de entrenamiento no es nada nuevo para Alkhawaja, que, literalmente, creció en este contexto.
Ella viene de una familia muy conocida de disidentes. Su padre, Abdulhadi Al Khawaja, fue condenado a cadena perpetua por su participación en manifestaciones contra el gobierno y conspirar para derrocar a la familia real del país. Muchos grupos de derechos humanos le han llamado un preso de conciencia.

Su hermana Zainab Al Khawaja es también un activista de derechos muy importante, y también fue condenada a prisión por, entre otras cosas, insultar a la policía.

Dice que la clave para seguir adelante es despersonalizar. “Cuando hablo de Abdulhadi Al Khawaja el preso político y víctima de la tortura, yo no hablo de Abdulhadi Al Khawaja, mi padre, con el que compartí mi infancia hablo de Abdulhadi Al Khawaja, la persona que es conocida en Bahrain y cuya causa es de sobra conocida”.

“Cuando hablo de Zainab Al Khawaja, la mujer que lleva tres años separada de su hija, no estoy hablando de mi hermana y mi sobrina”, añade Alkhawaja. “Estoy hablando de Zainab Al Khawaja la ciudadana de Bahrein.”

En los últimos dos años, Alkhawaja se ha convertido en una celebridad en el mundo del activismo por los derechos humanos, y no sólo en Bahrein.

Regularmente invitada a conferencias en todo el mundo, ella ve cómo su plataforma aumenta cada día en popularidad y en seguidores con más de 94.000 de followers en Twitter. Ella incluso fue nombrado uno de los 100 mejores pensadores mundiales por la revista Foreign Policy en 2012.

Ella parece feliz de abordar a cualquiera que esté dispuesto a escucharla. Aun así, dice, nunca es fácil.
“Lo malo de ser un defensor de los derechos humanos es que siempre estás acompañado por la culpa, porque no importa lo que hagas, sientes siempre que no estás haciendo lo suficiente.”

Por eso Alkhawaja siempre está conectada – ya sea en línea o en su teléfono, sin importar dónde va – revisa las reclamaciones, y tuitea las novedades de los casos que siguen.

Ella estaba en el Líbano por sólo unos pocos días, pero nunca dejó de dirigirse a audiencias tanto digitales como físicos, grandes y pequeñas, instando al mundo a escuchar las historias de los oprimidos, una voz a la vez.