WASHINGTON (CNN) - Mientras el Presidente Barack Obama presenta sus argumentos en favor de un ataque a Siria, una nueva encuesta nacional muestra que una decisión en tal sentido va en contra de la corriente de la opinión pública, que no quiere que Estados Unidos se involucre en el conflicto.

La encuesta de CNN/ORC International, presentada este lunes, muestra que aunque ocho de 10 estadounidenses creen que el régimen de Bashar al-Assad utilizó armas químicas en contra de sus propios ciudadanos, una gran mayoría no quiere que el Congreso apruebe una resolución que autorice un ataque militar en su contra.

Más de siete de 10 personas dicen que tal ataque no lograría resultados significativos para Estados Unidos, y una cantidad similar opina que no es de interés nacional el que Estados Unidos se involucre en la terrible guerra civil que se ha desarrollado en Siria durante dos años.

La encuesta es presentada al inicio de una semana crucial para el presidente. Se espera que el Senado discuta la resolución tras regresar de su descanso de verano el lunes, y luego que Obama participe en una serie de entrevistas con los principales canales de transmisión y noticieros. La entrevista de Wolf Blitzer con Obama se transmitirá el lunes en "The Situation Room", a las 6 p.m., hora del este.

En medio de una serie de reuniones en las que hay mucha presión con los oficiales de la Casa Blanca, Obama llegará al Capitolio este martes para presentarle sus argumentos a los legisladores horas antes de que se dirija a la nación en horario de mayor audiencia, para presentar sus argumentos.

"Aún mientras habla con miembros del Congreso de uno en uno en grupos pequeños, el mayor reto del Presidente Obama en realidad son los ciudadanos estadounidenses", dijo John King, el corresponsal principal de CNN.

"Más de siete de 10 estadounidenses simplemente no ven que un ataque militar haga una gran diferencia. No creen que pueda beneficiar en algo. Los ciudadanos están escépticos, después de Irak e incluso después de Libia y Egipto, respecto a que Estados Unidos pueda hacer algo de forma limitada en el Medio Oriente, y que resulte bien. Así que ahora, es el escepticismo lo que los guía".

Hay mucho en juego para el presidente.

Luego de impulsar ataques en contra de Siria, el 31 de agosto, Obama anunció de forma inesperada que le pediría al Congreso su autorización para emprender acciones militares. No lograr el apoyo del Congreso sería una vergüenza para el comandante en jefe.

"Pondrá muy en alto el listón en cuanto a lo que significa ser incapaz tan pronto", dijo Ana Navarro, colaboradora de CNN y estratega republicana. "Sería devastador, creo, para el resto de su gestión".

Sin embargo, Stephanie Cutter, otra colaboradora de CNN, quien fue la directora delegada de la campaña de Obama en el 2012, dijo que hecho de que el Congreso no apruebe la resolución sería un golpe para Estados Unidos. No sería un golpe al presidente; sería un golpe a la autoridad de Estados Unidos en todo el mundo. Y sería algo sin precedentes".

"He ahí el por qué verás que algunos miembros del Congreso votarán por esa razón en particular. Algunos dijeron que votarían por esa razón en particular", indicó.

El Senado podría votar respecto a la resolución tan pronto como el miércoles, y el resultado de esta votación es bastante incierto. Aún más incierto es lo que podría pasar en la Cámara de Representantes, donde los líderes Republicanos dicen que van a esperar a ver qué sucede en el Senado antes de proceder.

"La aprobación del Congreso ayudaría un poco a Obama, pero la mayoría se seguirían oponiendo a los ataques aéreos en contra de blancos militares en Siria", dijo Keating Holland, Director de Encuestas para CNN. "Si el Congreso autoriza las acciones militares, 55% de los estadounidenses aún se opondrían a los ataques aéreos".

El presidente ha tenido por lo menos una pequeña mayoría de apoyo público en los recientes conflictos en los que Estados Unidos se ha involucrado en los últimos 20 años.

Ochenta y seis por ciento de las personas que participaron en una encuesta de CNN/USA Today/Gallup menos de un mes después de los ataques terroristas del 11 de septiembre estuvieron de acuerdo en que se emprendieran acciones militares, y 56% apoyó a EE.UU. y sus aliados en la creación de una zona de exclusión aérea sobre Libia en el 2011, el conflicto internacional más reciente en el que Estados Unidos se ha involucrado.

Fue sólo en la participación de Estados Unidos en los ataques aéreos de la OTAN en Serbia, en 1999, durante el gobierno de Bill Clinton, que la opinión pública se dividió a la mitad, con un 43% que estuvo de acuerdo, y 40% que se opuso.

Mientras el 64% apoyó el uso de tropas terrestres en Irak en el 2003, la información de que Saddam Hussein estaba fabricando armas de destrucción masiva fue desacreditada, y esto ha contribuido a que los ciudadanos tengan dudas respecto a la evidencia que el gobierno de Obama asegura tener, la cual se toma como razón para atacar el régimen de Assad.

Cincuenta y nueve por ciento de las personas que participaron en la encuesta dicen que no creen que el Congreso deba aprobar una resolución que autorice la acción militar en contra de Siria por un período de 60 a 90 días, y que deben prohibir el uso de tropas terrestres de EE.UU.; por otro lado, cuatro de 10 personas aprueban tal resolución.

Si el Congreso rechaza la resolución sobre Siria, la Casa Blanca ha dicho que el presidente todavía tiene la autoridad para atacar, pero últimamente, Obama ha evadido la pregunta. El viernes, Brianna Keilar, corresponsal principal de CNN en la Casa Blanca, le preguntó qué haría si la resolución fracasa en el Capitolio. El presidente respondió, "Creo que sería erróneo de mi parte adelantarme a especular, porque por ahora, me estoy enfocando en obtener tanto apoyo del Congreso como sea posible".

Sin embargo, la encuesta indica que los estadounidenses tienen esto muy claro: Más de siete de 10 dicen que se opondrían a ataques aéreos por parte de Estados Unidos en contra de Siria, si el Congreso no aprueba una resolución que autorice tales acciones.

El debate en torno a Siria ha causado muchas divisiones internas en ambos partidos: Los Republicanos agresivos y Demócratas moderados dicen que Estados Unidos debería atacar, mientras que la parte libertaria de la Cámara de Representantes dicen que involucrarse en el conflicto no está entre los intereses de Estados Unidos. Los Demócratas liberales dicen que hay alternativas aparte de la acción militar que no han sido agotadas.

La encuesta también sugiere que de las personas que participaron, los que se identifican como Demócratas o Republicanos no están de acuerdo con la resolución. Cincuenta y seis por ciento de los Demócratas creen que el Congreso debe aprobar la resolución, pero sólo 36% de los Republicanos y 29% de independientes son de la misma opinión.

"Traer al Congreso a la ecuación parece haber agregado dimensiones políticas al debate que existe en torno a Siria", dijo Holland. "Sin embargo, una vez que el Congreso tome una decisión, la brecha entre Demócratas y Republicanos casi desaparece".

Si el Congreso autoriza la acción militar, la brecha entre Demócratas y Republicanos se minimiza a sólo cuatro puntos, con 51% de Demócratas y 47% de Republicanos a favor de la acción militar. Y si el Congreso rechaza la resolución que autoriza la acción militar, un gran número en ambos partidos se oponen a los ataques aéreos.

"Parece que mientras el debate todavía está en manos del Congreso, la política afectará las opiniones de los estadounidenses respecto a Siria", dijo Holland. "Puede ser que la política todavía deba presentar un frente unido para muchos estadounidenses, pero el Capitolio sigue siendo un ambiente muy partidario, aún cuando se discuten asuntos internacionales".

La encuesta da un poco de información en cuanto a por qué muchos estadounidenses se oponen a la acción militar.

Mientras más de ocho de 10 personas dicen que es probable o seguro que el gobierno sirio utilizó armas químicas, casi siete de 10 dicen que involucrarse en la guerra civil de Siria no es parte de los intereses nacionales de Estados Unidos. Además, más de siete de 10 personas dicen que los ataques aéreos no tendrían resultados significativos para Estados Unidos.

Mientras la mayoría de las personas que participaron en la encuesta dijeron que el resultado de la votación de los miembros del Congreso respecto a la resolución no afectarían su voto en las elecciones futuras, pero el resto por un margen de casi 3-1 dijeron que probablemente votarían en contra de los legisladores si apoyaban la resolución.

La encuesta de CNN se llevó a cabo por ORC International del 6 al 8 de septiembre, en la que 1.022 adultos estadounidenses respondieron preguntas por teléfono. El margen de error de muestreo de la encuesta equivale a más o menos tres puntos porcentuales.