(CNN) — Dos niñas que afirman haber estado cautivas durante varios meses en "condiciones de vida insalubres" dijeron a la policía que corrieron a casa de un vecino para escapar de su padrastro, quien estaba armado con un cuchillo, según un reporte de la policía de Tucson, Arizona, en Estados Unidos.

Cuando la policía respondió el martes a un reporte de un incidente doméstico que involucraba un cuchillo, encontraron a una tercera hermana —una chica de 17 años— encerrada en una habitación, señala el reporte.

"Al llegar, los oficiales tuvieron contacto con dos menores —de 12 y 13 años— que habían (corrido) hacia la casa del vecino y alegaban que su padrastro había tratado de entrar en su habitación con un cuchillo", indica el reporte.

"Durante la investigación, las niñas afirmaron que habían estado prisioneras en sus habitaciones al menos durante los últimos meses y tal vez hasta por dos años".

Las niñas estaban "extremadamente sucias" y dijeron a la policía que no se habían bañado en al menos cuatro meses, según el reporte.

"Estaban en condiciones de vida insalubres y supuestamente las alimentaban una vez al día", señala el reporte.

El padrastro, Fernando Richter, de 34 años, y la madre, Sophia Richter, de 32 años, fueron arrestados y están bajo custodia en la prisión del condado de Pima, en Tucson.

Sophia Richter enfrenta tres cargos de secuestro, de abuso infantil en la modalidad de abuso emocional y tres cargos de abuso infantil en la modalidad de abuso físico.

El padrastro está acusado de los mismos cargos, además de uno de violencia sexual, según indica el reporte policial.