Por Daisy Carrington y Milena Veselinovic

(CNN) — Cualquiera que alguna vez se haya querido ver o vestir como princesa tendrá la oportunidad de hacerlo, ya que uno de los vestidos más de "ensueño" de la princesa Diana será subastado en la casa de subastas Kerry Taylor, en Londres.

La princesa fue fotografiada muchas veces con el vestido de fiesta, el cual fue creación de David y Elizabeth Emanuel, los diseñadores favoritos de Diana, quienes se inspiraron en los Ballets Rusos de Diaghilev. El vestido -hecho de organza brillante con lentejuelas doradas, cristales y cuentas de perlas incrustadas por toda la pieza- llamó la atención por primera vez en un show de modas con fines benéficos en 1986. El atuendo completo incluye una enagua, mangas removibles y una diadema que combina.

"Este vestido tiene un verdadero estilo de la década de 1980 y un nuevo estilo romántico", dice Kerry Taylor, dueña de la casa de subastas. Los Emanuel, señala, eran especialmente importantes para Diana, quien les pidió que diseñaran tanto el traje de tafetán que usó para su primera aparición pública luego del anuncio de su compromiso con el Príncipe Carlos. De igual forma, diseñaron el vestido de novia que usó para su boda con el príncipe en 1981.

También parecía que a Diana le encantaba el vestido "Diaghilev", ya que lo usó para varios eventos públicos, entre ellos una visita estatal de Richard von Weizsaker, quien en ese entonces era el presidente de la República Federal de Alemania; también lo usó para una presentación en el Royal Opera House, y para un estreno de la película de James Bond, "The Living Daylights".

"Este vestido fue realmente uno de sus favoritos", dijo Taylor. "Es el tipo de vestido que una niña sentada en la escuela dibujaría si le pidieran dibujar una princesa".

Diana a menudo optaba por no usar la diadema, y en su lugar combinaba el vestido con una tiara, pero usaba la enagua y las mangas de forma intercambiable.

"Le daba distintos aspectos al vestido, y lo usaba con muchos accesorios diferentes", dice Taylor.

Se espera que el vestido se venda por 130.000 dólares cuando sea subastado. Taylor, quien ha vendido otras prendas famosas de Diana, entre ellas el vestido de terciopelo de alta costura que usó para su visita oficial a la Casa Blanca (donde como todos saben, bailó el foxtrot con John Travolta), dice que el vestuario de la princesa tiende a subastarse a un precio entre 50.000 y 500.000 dólares.

El valor depende de cuán bellos sean, qué tanta importancia tengan desde el punto de vista histórico, si hay una anécdota detrás del vestido, cuán a menudo lo usó la Princesa y si fue fotografiada usándolo. Todas éstas cosas le agregan valor", indicó.

Anteriormente, el vestido "Diaghilev" era propiedad de un coleccionista estadounidense, quien lo usó como medio para reunir fondos para obras benéficas. Hasta hace poco, había estado en el palacio Kensington en calidad de préstamo. Ahora, dice Taylor, el coleccionista quiere "pasarle la responsabilidad a alguien más".

En cuanto a quién probablemente hará una oferta para adquirir la pieza el martes, o por qué, Taylor dice que no tiene idea.

"Es siempre una sorpresa. La mayoría de personas sólo quieren uno, así que dependes de las personas que aparecen de repente", dice. Las razones para comprar un vestido de Diana son igualmente inesperadas, señala.

"El hombre que compró el vestido de John Travolta quería animar a su esposa. Se había caído y lastimado su pierna, así que él vio el vestido y pensó 'esto es justo lo que necesito'".