CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Tecnología

El gobierno de EE.UU. espió ‘Warcraft’ y otros videojuegos

Por CNN en Español

Por Doug Gross

(CNN) — Espías de las agencias de vigilancia en Estados Unidos y Reino Unido podrían haber pasado tiempo encubiertos como orcos y elfos de sangre, infiltrados en videojuegos como «World of Warcraft» buscando terroristas «ocultos a plena vista» en línea.

Ese es el descubrimiento de los documentos más recientes publicados por Edward Snowden, el ex analista de la National Security Agency (Agencia de seguridad nacional), al periódico británico The Guardian.

Agentes de la CIA, el FBI y del Pentágono y de la Sede de Comunicaciones del Gobierno de Inglaterra se infiltraron en WoW y el mundo virtual «Second Life», así como también recolectaron información de la red de juegos de Xbox Live, de acuerdo con los documentos.

Un memorándum de la NSA en 2008 llamó a los juegos en línea una «red de comunicaciones rica en objetivos» en donde los terroristas se podrían comunicar «a plena vista».

Ninguno de los documentos recientemente filtrados, publicados esta vez en conjunción con ProPublica y el New York Times, mencionaron actividad terrorista específica frustrada a través de los proyectos.

publicidad

Pero aparentemente había tantos agentes jugando en los videojuegos para la seguridad nacional, que se creó un grupo de «prevención de conflictos» para asegurar que los agentes del gobierno no se estaban espiando unos a otros por accidente.

A diferencia de la consola tradicional y juegos de escritorio en donde los jugadores compiten en un ambiente cerrado, los juegos en línea multijugador (MMO, por sus siglas en inglés) permiten a los jugadores de alrededor del mundo reunirse en equipos y jugar juntos, a menudo en tiempo real, utilizando herramientas de comunicación en el juego.

«World of Warcraft» es el juego más popular de rol en línea de la historia. Alcanzó su punto máximo con alrededor de 12 millones de suscriptores en 2010 y todavía tiene más de 7 millones de suscriptores, de acuerdo con Blizzard.

No está claro si las agencias tenían capacidad de vigilancia en los juegos de multijugadores que los jugadores normales no tenían. Un portavoz de Blizzard Entertainment, la propietaria de «War of Warcraft», dijo a The Guardian que no tenía conocimiento de que se hubiera llevado a cabo cualquier vigilancia.

«Si ocurrió, podría haber ocurrido sin nuestro conocimiento o permiso», dijo el portavoz.

El viernes, Microsoft anunció que estaría reforzando su codificación en muchos de sus dispositivos para disminuir el «espionaje del gobierno».

Y el lunes, la compañía se unió a Google, Facebook, Yahoo, Apple, Twitter y LinkedIn en la emisión de una declaración pública solicitando a los gobiernos del mundo que frenen la vigilancia en línea.

Aunque reconocen el alcance y la popularidad de los juegos en línea, algunos expertos en seguridad se preguntaron el lunes si espiar en los lugares de juegos digitales es sensato o efectivo.

«Creo que ya lo he oído todo», escribió el analista de seguridad británico Graham Cluely.

«Obviamente los juegos en línea que incluyen chat o facilidades para el IM proporcionan un método para que las personas se comuniquen… ¿pero qué tan práctico es tener un equipo de espías husmeando en «World of Warcraft» para ver qué encuentran»? escribió.

«¿Por qué no están también husmeando -¡tal vez sí lo hacen!- en la aplicación de ajedrez que tengo en mi teléfono inteligente? Posiblemente cada vez que hago mal la defensa holandesa no es en realidad una indicación de que soy un mal estudiante de ajedrez, sino que envío un mensaje en clave para que mi oponente lance un ataque a los sistemas SCADA en los Países Bajos.

Snowden, de 30 años, ha admitido ser la fuente detrás de la fuga de documentos clasificados de la NSA, los cuales revelaron la existencia de programas de vigilancia de alto secreto que recoge los registros de los correos electrónicos y llamadas telefónicas en los Estados Unidos y controlan la actividad de los teléfonos móviles y de internet de los residentes en el extranjero.

Es un ex contratista de la agencia, es buscado en Estados Unidos por cargos de espionaje.