Por Daniel Burke

(CNN) - Mientras el papa Francisco se prepara para celebrar su primera Navidad en el Vaticano, la opinión de los estadounidenses acerca de pontífice parece ser tal alta como la cúpula de la Basílica de San Pedro, de acuerdo a una nueva encuesta.

Un sondeo de CNN/ORC Internacional dada a conocer el martes determinó que el 88% de los católicos en Estados Unidos aprueban la manera en que Francisco está llevando a cabo su papel como cabeza de los 1.2 mil millones de miembros de la iglesia.

El popular pontífice también ha dejado una impresión positiva entre los estadounidenses en general: casi tres de cada cuatro ven a Francisco favorablemente. La nueva encuesta sugiere que el papa es probablemente la figura religiosa mejor apreciada entre el público estadounidense hoy en día, dijo el director de la encuesta de CNN, Keating Holland.

Con tan sólo nueve meses en su papado, Francisco, nacido en Argentina, ha capturado la atención con una multitud complacida con actos de compasión que van desde abrazar un hombre gravemente desfigurado, lavar los pies de jóvenes delincuentes, hasta llegar a recibir personas sin hogar en su misa de cumpleaños este mes.

El papa también ha mostrado un toque común raro para un lider religioso tan noble. Él ha logrado evitar las trampas del papado en favor de desenterrar la humildad, con sencillas vestiduras y un carro más barato. Trabajó como encargado de seguridad de un bar y como conserje antes de ser sacerdote, y es no se avergüenza de decírselo a la gente.

Según un estudio, el papa Francisco fue la persona de la que más se habló en el internet este año, e incluso los ateos han profesado aprecio por el pontífice de 77 años de edad.

La magnitud de la popularidad de Francisco fue expuesta en los quioscos estadounidenses este mes: fue nombrado la persona del año tanto por la revista Time como por la revista The Advocate, una publicación para homosexuales.

"Mientras el año 2013 será recordado por el trabajo de cientos en promover la igualdad en el matrimonio, también será recordado por el ejemplo de un hombre", dijo The Advocate. Con comentarios que le dieron la vuelta al mundo, el papa Francisco dijo en julio: "Si una persona es gay y busca al Señor y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para juzgarla?".

Mientras el papa no ha cambiado la doctrina de la Iglesia, ha exhortado a los católicos a cambiar su enfoque de cuestiones polémicas como el matrimonio entre el mismo sexo y el aborto, para que se preocupen por cuidar de los marginados de la sociedad, especialmente los pobres.

"Veo a la Iglesia como un hospital de campaña tras una batalla", dijo Francisco en septiembre.

A los católicos en Estados Unidos parece gustarles el nuevo curso que el papa ha establecido para su iglesia. Cerca de dos tercios están de acuerdo con él acerca de la cantidad de atención que debería prestársele a los asuntos morales, de acuerdo con la encuesta de CNN/ORC.

Mas del 85% de los católicos en Estados Unidos dicen que Francisco no es demasiado liberal ni demasiado conservador, y el 86% dice que él está en contacto con el mundo moderno. En comparación, más de la mitad de los católicos en Estados Unidos dijo que el papa Juan Pablo II estuvo desactualizado con lo que estaba pasando en 2003, cerca del final de sus 26 años de papado.

Pero Francisco ha sido un fuerte crítico del "statu quo", especialmente a lo que él llama "la idolatría del dinero", presente en el capitalismo moderno. Por ejemplo, en una declaración papal del mes pasado, el Sumo Pontífice atacó la teoría del derrame en la economía, llamándola "burda e ingenua".

Los críticos conservadores como Rush Limbaugh, saltaron en referencia a los comentarios del papa, llamándolo un marxista encubierto. Pero casi dos de cada tres católicos en Estados Unidos están de acuerdo con el papa acerca del capitalismo y los efectos del libre mercado sobre los pobres, de acuerdo a la encuesta de CNN/ORC.

En otros asuntos claves para los católicos – el rol de las mujeres en la Iglesia y la crisis de los abusos sexuales – Francisco obtuvo igualmente una alta popularidad de parte de los estadounidenses.

Más de seis de cada diez católicos en Estados Unidos están de acuerdo con los comentarios de Francisco sobre la mujer en la iglesia, según la encuesta de CNN/ORC. El papa ha dicho que las mujeres deberían tener un papel más grande en el gobierno de la Iglesia, pero que no pueden ser ordenadas como sacerdotes.

Del mismo modo, más de seis de cada diez católicos en Estados Unidos dicen que Francisco está haciendo un buen trabajo manejando los escándalos por abuso sexual en la Iglesia, aún cuando la mayoría (64%) también dice que la Iglesia en general ha hecho un mal trabajo sobre el asunto.

El Vaticano anunció este mes la creaci√≥n de una nueva comisión que se ocupe de la víctimas del abuso sexual de los clérigos y de la prevención de futuros crímenes.

Los católicos en Estados Unidos han dado malas puntuaciones especialmente al escándalo de abuso sexual del predecesor de Francisco, el papa Benedicto XVI, con tan sólo un 36% de personas en 2010 que dijeron que el asunto se había manejado de una buena manera.

Sin embargo, Holland de CNN dice que es difícil determinar exactamente cómo la popularidad de Francisco sigue en ascenso, a comparación de las de sus predecesores. "Es una pregunta difícil ya que las encuestas acerca de los papas son bastante escasas", dijo.

Es más, al igual que en las encuestas pol√≠ticas, los índices de aprobación varían dependiendo del estado de ánimo y la percepción de la actuación del papa.

Por ejemplo, tres cuartas partes de los católicos en Estados Unidos aprobaron la manera en que Juan Pablo estaba liderando a la iglesia en 1994; esa cifra se elevó a un 84% en 1999 y cayó a un 64% en 2003, con el apogeo de la crisis de los abusos sexuales en la Iglesia.

Queda por verse por cuánto tiempo le durará el encanto a Francisco, y por cuánto tiempo podrá continuar teniendo el visto bueno de os católicos en Estados Unidos.

La encuesta fue realizada por CNN a través de ORC International del 16 al 19 de diciembre, con 1.035 adultos a los que se les hicieron preguntas por teléfono, incluyendo 191 católicos. El error de estimación de la encuesta es de tres puntos porcentuales.