CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Estados Unidos

Caso de ‘Knockout’ fue un crimen de odio, según agentes federales

Por CNN en Español

Por Joe Sterling y Josh Levs

(CNN) — Un hombre de Texas enfrenta cargos por haber cometido un delito federal de odio en relación a lo que las autoridades dicen fue un ataque «knockout» con motivos raciales en contra de un anciano afroamericano, informó el jueves el Departamento de Justicia de EE.UU.

Conrad Alvin Barrett, de 27 años, de Katy, Texas, ha sido acusado de haber violado la Ley de Prevención contra Crímenes de Odio Matthew Shepard y James Byrd Jr.

Según la denuncia federal, Barrett atacó al anciano «debido a la raza y color del hombre».

El sospechoso hizo un video del ataque el 24 de noviembre, indicó la denuncia. En el video, supuestamente comentaba que «el plan es ver si logro salir en los noticieros nacionales por golpear a una persona afroamericana».

Luego, supuestamente «golpeó al hombre con tal fuerza que éste cayó inmediatamente al suelo». Después, Barrett se echó a reír y dijo ‘knockout’, mientras corría a su vehículo y luego huyó».

publicidad

La víctima sufrió dos fracturas en la mandíbula y fue hospitalizado durante varios días, según la denuncia.

El abogado de Barrett, George Parnham, dijo a CNN que su cliente permanece en la cárcel. Él tiene un trastorno bipolar y toma medicamentos, informó Parnham.

Parnham indicó que no podía decir si su cliente había llevado a cabo el ataque, pero, «los problemas de salud mental sin duda jugaron un papel importante en todo lo que ocurrió».

Barrett «lo siente por esta persona», dijo Parnham, agregando que él y su cliente no han tenido mucha oportunidad de hablar sobre los hechos del caso.

El ‘juego de knockout’: un problema nacional

El «juego de knockout» es un ataque en el que un agresor tiene como objetivo noquear a una víctima que se encuentre desprevenida, de un puñetazo.

Según la denuncia del Departamento de Justicia, ha habido incidentes del «juego de knockout», algunos con otros nombres, ya desde 1992.

Previamente, la policía de Nueva York acusó al sospechoso Marajh Amrit de haber cometido un crimen de odio en el presunto ataque en contra de un hombre blanco judío, como parte de un juego de «knockout».

Casos similares se han reportado recientemente en varios estados, entre ellos Illinois, Missouri y Washington.

«Los crímenes de odio rasgan la estructura de comunidades enteras», dijo el jueves la fiscal general auxiliar interina, Jocelyn Samuels, en un comunicado del Departamento de Justicia, el cual anunciaba el cargo en contra de Barrett. «Como siempre, la División de Derechos Civiles trabajará con nuestros socios federales y con las fuerzas de la ley del estado para asegurar que los crímenes de odio sean identificados y procesados​​, y que se haga justicia».

Barrett, quien es de raza blanca, supuestamente se grabó a sí mismo en su teléfono celular mientras atacaba al hombre y le mostró el video a otros, indicó el departamento. «La denuncia afirma que Barrett hizo varios videos, uno en el que se identifica a sí mismo y otro en el que hace un insulto racial. Además, Barrett presuntamente se había estado preparando en cuanto al «coraje» que necesitaría para jugar el «juego de knockout» durante aproximadamente una semana.

El rostro de la víctima estaba hinchado de un lado, y él ha tenido que utilizar un pitillo para beber, le dijo un sobrino, Joseph Lewis, a KTRK-TV, afiliada de CNN en Houston.

Presuntamente, Barrett le contó a un oficial de policía que no estaba de turno lo que pasó e incluso compartió un video, diciendo que se sentía mal, informó la estación de televisión.

En otros videos en su teléfono que la policía confiscó, Barrett usó la palabra «negro» y dijo que los afroamericanos «no han experimentado del todo la bendición de la evolución», según con la denuncia penal.

«Es inimaginable que en esta época , una persona pueda sentir el deseo de atacar a alguien de forma violenta a causa del color de su piel», expresó el agente especial a cargo, Stephen Morris, de la agencia del FBI en Houston. «Le recordamos a todos los ciudadanos que la ley nos protege de este tipo de ataques de motivación racial, y animamos a todos a denunciar esos delitos al FBI».

Caso de Nueva York

En un caso aparte, el miércoles, la policía de Nueva York buscó a un hombre que presuntamente había golpeado a una mujer de 33 años de edad en la cabeza; el incidente ocurrió en Brooklyn en lo que puede ser un asalto de «knockout».

A pesar de ese y otros casos, Ray Kelly, inspector de la policía de Nueva York, dijo el mes pasado que los oficiales de la ciudad no han encontrado evidencia de que se trate de una tendencia, aunque no descartan esa idea.

«La prensa se refiere a eso como el ‘juego de knockout’. No descartamos que exista. Es una posibilidad. Hemos investigado y lo seguiremos haciendo», dijo Kelly a los periodistas a finales de noviembre.