(CNN Español) - La ampliación del Canal de Panamá, uno de los proyectos claves para el continente, se tambalea.

El consorcio de empresas encargadas de las obras, liderado por la española Sacyr, anunció que paralizará el proyecto.

La razón: sobrecostos de 1.600 millones de dólares.

Si estás viendo la nota en tu móvil, mira aquí la galería.

Esa es la cantidad que el grupo Unidos por el Canal, como se llama el consorcio, reclama a las autoridades panameñas para seguir adelante con la construcción del tercer juego de esclusas.

Los gastos extra corresponden a cambios en el cemento.

El consorcio —en el que también participan una empresa italiana, otra belga y la panameña Cusa— dio a la autoridad del canal 21 días para cumplir con los requerimientos.

En ese tiempo las obras continuarán.

La autoridad rechazó en un comunicado de manera categórica las presiones del consorcio y pidió que se respeten las cláusulas que las empresas aceptaron y firmaron.

Las obras empezaron en 2007 y se prevé que estén listas en junio de 2015.