CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Ecología

Polémica subasta en Dallas para cazar un rinoceronte negro, en peligro de extinción

Por CNN en Español

Dallas, Texas (CNN) — El sábado por la noche, un grupo de cazadores ricos se reunirán en el interior del Centro de Convenciones de Dallas para pujar por la rara oportunidad de cazar a uno de los animales más amenazados del mundo: un rinoceronte negro en Namibia.

Irónicamente, el Safari Club de Dallas, organizador de la subasta, asegura que lo hacen para salvar de la extinción definitiva al rinoceronte negro, a punto de desaparecer. Se espera que se lleguen a recaudar entre 250.000 dólares y 1 millón, y todo ello se donará al gobierno de Namibia para que lo destine a su conservación, según los directivos del club.

Conservacionistas de animales calculan que hay solamente cerca de 5.000 rinocerontes negros en el mundo, 1.700 de ellos en Namibia. Está considerada una «especie en peligro crítico» por las organizaciones de vida silvestre de todo el mundo.

«Esta es la mejor manera de tener mayor impacto en el aumento de la población de rinoceronte negro», dijo Ben Carter, director ejecutivo del Safari Club Dallas.

Sacrificar un animal por el bien de la especie en peligro de extinción es una medida que los críticos y los grupos de la conservación de los animales llaman «perversa» y consideran como una «triste broma».

«Tienen que ser protegidos, no vendidos al mejor postor», dijo Jeffrey Flocken del Fondo Internacional para el Bienestar Animal. «También envía el peligroso mensaje de que estos animales emblemáticos y a punto de desaparecer valen más muertos como trofeos para ser montados y colgados en una pared en una mansión de Texas que vibos en estado salvaje en África«.

¿Ayudando o perjudicando la especie?
La subasta ha provocado un polémico debate sobre la mejor manera de proteger a esta especies que están a punto de extinguirse a causa de sus codiciados cuernos, que se utilizan para elaborar dagas, adornos y, en Asia, en la medicina tradicional.

El Safari Club Dallas dijo que ha recibido incluso amenazas de muerte por la subasta. El FBI está investigándolas.

«Si se determina que hay una violación de la ley federal, entonces la investigación adicional se llevará a cabo si es necesario», dijo Katherine Chaumont, portavoz de la oficina del FBI de Dallas.

El club obtuvo el permiso de caza por parte del gobierno de Namibia. Es la primera vez que un permiso de caza de rinoceronte negro ha sido subastado fuera del país.

En los últimos años, el Ministerio de Medio Ambiente y Turismo de Namibia, que supervisa la protección de los rinocerontes negros, ha concedido tres permisos de un año.

En una carta al Safari Club Dallas, el Gobierno de Namibia dijo: «Cazar un rinoceronte negro no es algo que nos tomemos a la ligera en Namibia …. Sólo se permite la caza de viejos ejemplares ancianos, marginado de sus manadas y que no contribuyen a la reproducción».

El Safari Club Dallas dice que el Gobierno de Namibia seguirá de cerca la expedición de caza del adjudicatario. El club también insiste en que al permitir que un puñado de rinocerontes predeterminados pueda ser asesinado está protegiendo realmente a jóvenes rinocerontes, más fuertes.

«Ellos ya han elegido a dos o tres rinocerontes negros viejos, machos no reproductores que no están contribuyendo al aumento de la población», dijo Carter. «Sabemos que es la manera correcta de hacerlo. Estamos confiando en la ciencia y los biólogos. Esta es la mejor manera de apoyar a la población de rinocerontes negros».

Sin embargo, algunos conservacionistas dicen que el argumento es dudoso.

«Es una farsa decir que esto se está haciendo para la conservación», dijo Flocken. «Está diciendo que la rareza de este animal vale más muerto que vivo».

Grupos como IFAW argumentan que sería mejor utilizar estos rinocerontes para promover el ecoturismo y la observación de la fauna cobrando a la gente por la experiencia de ver una de estas antiguas bestias de cerca en su hábitat natural.

«Realmente es un dilema»
Si un ciudadano estadounidense gana la subasta, no está claro si él o ella podría regresar a Estados Unidos con el trofeo, ya que se necesita un permiso especial del Servicio de Pesca y Vida Silvestre de EE.UU. El último de estos permisos fue concedido en marzo de 2013, cuatro años después del rinoceronte negro fuera cazado en Namibia, y el servicio dice que no ha decidido si va a emitir otro permiso.

«La emisión de dicho permiso (marzo de 2013) no garantiza la emisión de futuros permisos para la importación de trofeos de rinoceronte negro la caza deportiva de Namibia o en otro lugar», decía un comunicado.

La mayor amenaza para estas bestias masivas son los cazadores furtivos en todo el continente africano. Los cuernos de rinoceronte son muy lucrativos en el mercado negro. En Asia, donde se cree que puede tratar dolores de cabeza, intoxicación alimentaria, el reumatismo y el cáncer, los cuernos pueden alcanzar hasta 60.000 dólares por kilogramo, poniendo su valor en algún lugar entre el oro y la cocaína pura.

En la década de 1980, la población de rinoceronte negro se había reducido a sólo unas pocas docenas. Los esfuerzos de conservación han ayudado poco a poco a aumentar el número de ejemplares, pero los cazadores furtivos siguen siendo una amenaza.

Marcia Fargnoli, director ejecutivo de Save the Rhino Trust en Namibia, que trabaja con el gobierno para luchar contra los cazadores furtivos, dice que el grupo ha tratado de convencer al gobierno de Namibia para detener la emisión de estos permisos de caza.

Sin embargo, un país africano pobre como Namibia – el Banco Mundial estima que el ingreso bruto per cápita es inferior a 6.000 dólares – lucha para financiar los esfuerzos de conservación, dice Fargnoli. Es difícil para el gobierno ignorar la posibilidad de ganar tanto dinero tan rápidamente.

«Realmente creo que cada rinoceronte cuenta», dijo Fargnoli . «Realmente es un dilema …. Pero realmente lucho para decir que estoy ahorrando rinocerontes y luego decir que se pueden cazar».