CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Tecnología

¿Pagar por jugar en la Web?: la neutralidad de la red explicada

Por CNN en Español

Por Doug Gross

(CNN) — ¿Cómo te parecería si tuvieras que pagar una cuota para poder transmitir vídeos de YouTube a alta velocidad? ¿Y si te gustase descargar música de, digamos, Last.fm o Soundcloud, pero de repente esos sitios se volvieran infinitamente más lentos que los grandes como Amazon o iTunes?

Ese es el tipo de cambios más importantes en internet que algunos prevén después de que una corte federal resolviese esta semana sobre lo que están llamando ‘Neutralidad de la red’.

Estas cosas pueden ser realmente confusas, con toda la jerga gubernamental, el lenguaje de internet y discusiones conflictivas mezcladas en ello.

Pero también es realmente importante y podría cambiar la Web como la conocemos, por así decirlo, permitiendo que las hipotéticas situaciones se conviertan en realidad.

Aquí hay un desglose de lo que la resolución de esta semana podría significar para ti.

publicidad

¿Qué es “Neutralidad de la red»?

Por lo general, cuando la gente habla sobre “neutralidad”, se refieren a las ideas que condujeron a un conjunto de normas que la Comisión Federal de Comunicaciones aprobó en 2010. El propósito de las normas era evitar que las compañías que tienen las claves de la red muestren favoritismos.

Las reglas del «internet abierto» impiden que los proveedores de servicios de internet bloqueen o «discriminen de forma no razonable» cualquier sitio web legal u otra parte de los contenidos en línea.

La filosofía que subyace en todo esto, ruidosamente predicada por los activistas de la red, es que en 2014 el acceso a internet sea un derecho humano. Denegar el acceso, incluso parcialmente, o dar tratamiento preferente a un usuario sobre otros, viola ese derecho, dicen ellos.

(El término en sí fue acuñado por el profesor de leyes de Columbia Tim Wu.)

¿Qué ocurrió esta semana?

Una corte federal de apelaciones dictaminó el martes que la FCC no tiene el derecho de imponer esas normas. La corte estableció que el gobierno tiene la tarea de supervisar los servicios públicos esenciales, como servicio telefónico y electricidad, pero que el internet no es considerado uno de esos servicios bajo la legislación actual.

La decisión se remonta a las declaraciones y decisiones adoptadas por la FCC y otras agencias del gobierno a principios del año 2000, cuando las conexiones de discado muy lentas eran la norma y el acceso a la red no era tan común o, como alguien diría, tan necesario como lo es hoy.

La FCC ha sugerido que apelará la decisión.

¿Y qué?

Todo el que accede a internet lo hace a través de un proveedor de servicios de internet. Y estos proveedores han estado presionando para que la capacidad de distribuir ese acceso sea bajo sus propios términos.

¿Qué significa eso? Por un lado, las compañías como Verizon, la cual demandó a la FCC sobre la normativa, estarían capacitadas para escoger y seleccionar quién obtiene el mejor acceso.

Así, por ejemplo, ellos podrían comenzar a cobrar altas tarifas a sitios web para ingresar en la «ruta rápida». Esas tarifas, presumiblemente, no serían un problema para los negocios lucrativos monstruosos de la red, pero difícil de asumir para los tipos pequeños.

Entonces, de repente, comienzas a tener dos tipos de internet: una carretera rápida, sin problemas para los grandes jugadores y un sendero lento y lleno de baches para todos los demás.

Los proveedores podrían también descaradamente jugar con los favoritos Así que imagina que AT&T;, un gran proveedor, hace el tráfico más rápido en los sitios web de las compañías de teléfonos inteligentes que usan su servicio móvil y más lentos en los sitios de los fabricantes que no lo hacen. No decimos que harán eso, por supuesto. Pero en teoría, podrían.

¿Ha sucedido esto en realidad?

En 2007, Comcast comenzó a bloquear a algunas redes entre pares, la clase de clientes que suelen transferir archivos muy pesados, como películas completas y parecidos.

La FCC les ordenó detenerse. Comcast demandó a la FCC. Un tribunal de apelaciones en última instancia se puso del lado de la FCC, pero para ese momento, la reacción había sido suficiente para que Comcast decidiera retirarse por su cuenta (es decir, después de pagar 16 millones de dólares para resolver una demanda).

Por si vale la pena, los principales proveedores de servicios de internet realizaron declaraciones el martes diciendo que no tienen planes de cambiar nada en base a la decisión de la corte. Por supuesto, probablemente sería un mal negocio hacer un movimiento de muchos millones de dólares antes de que el caso haya recorrido todo el camino hasta la Corte Suprema, que es donde este finalmente podría decidirse.

¿Cuál es el argumento en contra de las regulaciones?

Los proveedores de servicios y sus partidarios dicen que en esencia se trata de una cuestión de libre empresa. Dicen que ofrecen un servicio y, por lo tanto, deben ser capaces de decidir cómo entregarlo y cómo cobrar a sus clientes por el mismo.

Cuando la FCC aprobó la neutralidad de la red en una votación de 3-2 de línea del partido, el Comisionado Robert McDowell, uno de los dos republicanos que se opuso a ella, calificó la votación como «un paso radical».

«No hay nada roto en el mercado de acceso a internet que necesite ser arreglado», dijo en ese momento.

Randal Milch, vicepresidente ejecutivo de Verizon, dijo en un comunicado que la decisión del martes «derogó las normas que limitaban la capacidad de los proveedores de banda ancha para ofrecer nuevos e innovadores servicios a sus clientes».

En pocas palabras, ¿podría costarme dinero?

Es posible.

Si los proveedores empiezan a cobrar una prima a los sitios web por los servicios, puedes apostar que esos sitios se darán la vuelta y trasladarán el costo a sus clientes.

Netflix, cuya transmisión de películas es una de las mayores acaparadoras de banda ancha de internet, ya sufrió un cambio en el precio de sus acciones después del fallo de la corte. La presunción por parte de algunos inversores era que los proveedores tienen mayores probabilidades de cobrar más a sitios como Netflix que usan tantos datos.

Para los servicios de pago como Netflix, es difícil imaginar que las cuotas mensuales no aumentarán si su costo de hacer negocio aumenta. Y si bien es obviamente todavía especulación, es posible que en la actualidad los servicios gratuitos como YouTube, propiedad de Google, que ya ofrece suscripciones de pago, pudieran adoptar más modelos de pago para cubrir la diferencia.

¿Qué sigue?

El fallo no fue una voladura completa de la postura de la FCC. De hecho, dijo que el organismo todavía tiene el derecho de crear normativas para la red, por lo que la comisión podría intentarlo de nuevo con un nuevo conjunto de normativas.

El Congreso podría resolver la cuestión de una vez por todas con una nueva ley que esté claramente redactada. Y está siempre la Corte Suprema si la FCC decide, de hecho, apelar.