Por Daisy Carrington, para CNN

(CNN) - Como cualquiera que sea aficionado a la bicicleta puede dar fe, el ciclismo tiene numerosas ventajas comparado con manejar un auto; es más barato, más saludable, y cuando hay tráfico, el viaje puede ser considerablemente más rápido. Lo que los automóviles ponen sobre la mesa es el espacio de almacenamiento. Es difícil imaginar mudarse de casa, cargar bolsas con comestibles o hacer entregas en bicicleta, pero en un puñado de ciudades, los residentes y negocios están optando por hacer justamente eso.

Hace nueve años, Rob King lanzó Outspoken Deliveries, un servicio de mensajería en Cambridge, Inglaterra, una ciudad considerada como la más amigable con las bicicletas.

Si estás viendo esta nota en tu móvil, mira aquí la galería.

"Cuando empezamos, había unas pocas compañías en Cambridge haciendo lo que hacemos, pero seguían utilizando mochilas y haciendo entregas pequeñas. Encontramos esas bicicletas de reparto que funcionaban como pequeñas camionetas, que eran mucho más flexibles y más rápidas", recuerda él. Hoy, su flota incluye bicicletas que pueden transportar más de 250 Kg (550 libras). El año pasado, Outspoken empezó a subcontratar para las grandes empresas de envíos, incluyendo Parcelforce, TNT y APC.

"Viajar esa última milla o dos para entregar un paquete puede ser un pequeño dolor de cabeza para las compañías de entregas", explica King. En los Estados Unidos, las grandes compañías usualmente tienen que cumplir con las restricciones para los automóviles (en Cambridge, los autos no pueden cargar o descargar en el centro de la ciudad entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde sin incurrir en una multa), además del aumento de los impuestos para los vehículos de alta emisión. La entrega en bicicleta evita esas dificultades.

La investigación emprendida por CycleLogistics, un proyecto dedicado a reemplazar el transporte motorizado de reparto por bicicletas, halló que las bicicletas y las bicicletas de reparto podrían hacerse cargo del 51% de todas las entregas en las ciudades europeas, las cuales actualmente son transportadas por todo tipo de vehículos con motor, y de más del 90% de los viajes de compras de supermercado. De acuerdo a la Investigación Austriaca de la Movilidad, esto podría evitar 37 millones de toneladas de emisiones de CO2 al año, o el 1% de las actuales emisiones de CO2 de Europa.

"El CO2 no es el argumento principal", dice el Dr. Randy Rzewnicki, el director del proyecto de CycleLogistics.

"Hay una gran cantidad de cosas más que se beneficiarían de pasar del transporte de reparto a bicicletas: la contaminación del aire urbano, la contaminación sonora y el tráfico. Esos son grandes problemas en Europa".

Por supuesto, un aumento en el uso de las bicicletas también aumenta los accidentes en bicicletas, aunque de acuerdo a Ceri Woolsgrove, oficial de políticas de seguridad vial y problemas técnicos de The European Cyclists' Federation, el reducir la cantidad de camiones de entregas podría reducir significativamente las fatalidades.

"Los camiones tradicionales realmente son el vehículo más peligroso con el que nos hemos encontrado. Ellos explican el 3% del total de la flota de vehículos en Europa, pero el 18% de los accidentes fatales en la carretera. Más o menos el 22% de los ciclistas muertos en la Unión Europea mueren en accidentes con vehículos de carga y transporte público", comenta.

A pesar de los muchos beneficios de usar bicicletas de reparto en el tráfico, Rzewnicki encuentra que uno de los obstáculos más grandes que enfrenta su misión es la idea equivocada en relación a lo que se puede transportar por medio de bicicleta. En efecto, hay algunas limitaciones. Según King, algunas de las cosas más inusuales que ellos transportan incluyen muestras médicas y tejido humano para hospitales locales.

"Hemos llevado válvulas cardíacas y ojos, y de ese tipo", señala.

En Copenhague, un banco de semen local incluso desarrolló una bicicleta con forma de esperma que lleva (adivinaste) esperma. Para llevar a cabo esto, la barriga de la bicicleta ha sido equipada con un tanque enfriado con nitrógeno puesto a -320 grado Fahrenheit para hacer que el transporte de las muestras por la ciudad sea una posibilidad.

"Nosotros tenemos cerca de 15 clínicas alrededor de la ciudad y usualmente quedamos atascados en el tráfico la mayor parte del tiempo. En bicicleta, fácilmente es un viaje de 20 minutos entre las mismas", explica el Dr. Peter Bower, Director Ejecutivo del Banco Europeo de Semen.

Mientras Bower señala que él lo ha "tomado al extremo", él destaca que en el puerto del ciclo que es Copenhague, las bicicletas de reparto se están convirtiendo en norma por encima de los autos.

"Hay plomeros y carpinteros y artesanos que están empezando a usar bicicletas para transportar una carga significativa. La gente aquí ve la ventaja de moverse rápidamente a través de la ciudad con más de lo que tú puedes acarrear en una bicicleta normal".