CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Galerías

‘Un error y estás muerto’: los surfistas de trenes arriesgan sus vidas por un ‘deporte’

Por CNN en Español

Por Daisy Carrington

(CNN) — Chabedi Thulo mira a la cámara con orgullo.

“Tuve puntos en la boca. También en las piernas”, anuncia.

Thulo es uno de los sujetos que participaron en “Staff Riding“, un documental digital de cinco minutos del cineasta italiano Marco Casino sobre una subcultura de surfistas de trenes en Katlehong; este es uno de los municipios más grandes y pobres de Sudáfrica (“staff riding” es la jerga local para el surfeo de trenes).

El “deporte” ilegal atrae a muchos de los jóvenes de la comunidad, quienes realizan trucos y movimientos de baile sobre trenes en movimiento. Casino señala que los trenes, que transportan a muchos de los trabajadores y estudiantes del municipio a la cercana ciudad de Johannesburgo, juegan un papel fundamental en la región.

“Las personas de la localidad utilizan el tren todos los días. Aquí hay una relación muy fuerte con los trenes, y creo que el surfeo de trenes es algo que surgió de esa relación”, dice.

Los peligros son numerosos para aquellos que practican la actividad. Dejando de lado la velocidad a la que viajan los trenes, estos jóvenes temerarios constantemente tienen que esquivar cables de 3.000 voltios sobre sus cabezas.

“Ellos realmente no se preocupan por los riesgos. Algunos de ellos piensan, ‘si hago estas cosas peligrosas sobre el tren, mis amigos me respetarán más'”, dice Casino.

Después de encontrar un video en línea de los 10 deportes más peligrosos del mundo que ubicó al surfeo de trenes en las primeras posiciones, Casino sintió curiosidad por la práctica. Sus preguntas lo llevaron a Katlehong, donde pasó un mes conociendo a la comunidad local de practicantes de este deporte. La película recientemente ganó el premio al Mejor Cortometraje en el concurso World Press Photo Multimedia Contest 2014.

“No sabía qué esperar, pero lo que encontré es que realmente gira en torno a la redención social”, dijo.

Tiene sentido. En Katlehong no hay muchas oportunidades, especialmente para la gente joven. Al igual que muchos municipios en East Rand, Katlehong desempeñó un papel importante en el movimiento contra el apartheid, aunque las condiciones de vida han cambiado poco desde que este llegó a su fin.

Según el censo de 2011, el índice de desempleo entre los jóvenes en Ekurhuleni (la municipalidad a la que pertenece Katlehong) es del 37%.

“Muchos de estos chicos son muy jóvenes; tienen entre 15 y 25 años de edad. La mayoría de ellos están desempleados y tienen situaciones familiares traumáticas. Esta es una forma en la que pueden reinventarse socialmente”, dice Casino.

Algunos parecen usar la práctica para desahogar sus frustraciones.

“Es una manera de expresar tus sentimientos”, dice Thulo en la película.

“Quieres sacar el enojo. En lugar de golpear a alguien o robarles, simplemente expresas tu enojo”.

Casino observa que muchos jóvenes han perdido a uno o ambos de sus padres, ya sea a causa del SIDA, las drogas o la pobreza en general.

“Muchos de los chicos que conocí se criaron con sus abuelos, que son viejos y en realidad no tienen la energía o el poder para impedirles que hagan esto”, dice.

Aunque Casino filmó secuencias desde lo alto de algunos de los trenes, admite que estaba “agarrando los hierros”.

“Si cometes un pequeño error, estás muerto”, dice.

“El último día del rodaje, dos hombres murieron mientras practicaban el surfeo de trenes. También conocí a muchas personas que resultaron heridas y sobrevivieron, lo cual no es tan común, porque la mayoría de veces, mueren”.

La película presenta a uno de esos sobrevivientes: Sibusiso Linda, un joven ambicioso de cara dulce, que sueña con trabajar en publicidad, y que lamentablemente ha sufrido múltiples amputaciones tras un accidente ocurrido mientras surfeaba en un tren.

“La mayoría de ellos ni siquiera se dan cuenta del valor de sus propias vidas”, dice Casino.

“Para mí, darme cuenta de eso fue una de las peores partes de este proyecto”.