CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Galerías

Lanzan unas vacaciones de un millón de dólares que giran en torno a las bebidas

Por CNN en Español

Por Kevin Pilley

(CNN) — ¿Tienes 1,27 millones de dólares, 40 días y un hígado extra?

¿Dirías que te gusta lo caro?

¿Prefieres un diamante muy grande en tu martini en lugar de una aceituna?

Entonces tal vez te gustaría participar en el “Ultimate Drink Connoisseurs’ Holiday“.

Si estás viendo esta nota en tu móvil, mira aquí la galería.

La compañía de viajes Holidaysplease, con sede en el Reino Unido, está ofreciendo un tour mundial que gira en torno a las bebidas, en el que aprenderás y demostrarás el arte del consumo ostentoso.

Las supremas y hedonistas vacaciones, en las que el dinero no es problema, inician y terminan en Londres (aunque es posible recoger pasajeros en casi cualquier lugar). Visitarán los mejores hoteles del mundo, los restaurantes más elegantes y los bares más exclusivos en 10 destinos de categoría.

En el camino, los bebedores probarán las bebidas nicho más exageradamente caras del universo.

Medio millón por champán

En Mónaco, los miembros de la brigada del presupuesto sin límites se encontrarán con otros individuos increíblemente igual de pudientes en el hotel de alta gama Hermitage Monte Carlo, y estarán de fiesta en el Billionaire Sunset Lounge de Flavio Briatore en el hotel Fairmont Monte Carlo, donde podrán probar sus elecciones de la colección interna de champán “Armand de Brignac Dynastie”, que tiene un valor de 565.000 dólares.

Todo se completa con aduladores camareros y hieleras repletas de diamantes.

“Pasamos las primeras tres noches en Londres en el hotel Corinthia cinco estrellas, y nos reunimos en el Playboy Club, en Park Lane y Mayfair”, dice Byron Warmington de Holidaysplease.

Hef una vez dijo: “Debemos vivir la vida con un sentido de estilo”.

Como una muestra de lo que vendrá, rodeados de sonrientes Conejitas, los huéspedes probarán el glamour de la buena vida e ingerirán lo que se dice es la segunda bebida más cara en la historia de la mixología.

El cóctel Legacy incluye coñac Clos de Griffier de 1788, el cual tiene un precio de 21.000 dólares por un trago de 40 ml.

También incluye licor Kummel antiguo, Curacao de naranja añejo y cuatro medidas de bíters de Angostura aproximadamente de 1900.

El vaso en el que se sirve no es una antigüedad.

A un menor precio, vino por 5.000 dólares en Alemania

Al día siguiente, en el Belgo Bierodrome del barrio Covent Garden, los huéspedes pueden probar una de las cervezas más apreciadas de todos los tiempos: Vielle Bon Secours, hecha por Caulier en la región Valona de Bélgica.

Luego, para complacer a aquellos aficionados a la variedad de uvas Riesling, el grupo se dirige a Frankfurt, a fin de probar una botella de Egon Müller (a solo 5.000 dólares) y participar en un recorrido “ejecutivo” y personalizado de la fábrica en Mosel.

Francia es la próxima parada, con una prolongada sesión de degustación en la destilería de coñac Grey Goose.

En Lyon, hay una opción de descanso y recreación que ofrece una botella de Henri Jayer Richebourg Grand Cru ’78 a 24.000 dólares.

El grupo puede participar en un recorrido VIP de cortesía por la región Cote de Nuits.

Este viaje ridículamente lleno de excesos es todo incluido.

La aspirina es de cortesía. También es ilimitada.

Holidaysplease además ofrece una odisea gourmet que dura seis meses y recorre 12 países, que también visita los 107 restaurantes del mundo que cuentan con estrellas Michelin. .

Las personas con las que podrías beber

Una pareja de Phoenix, Arizona, supuestamente ya ha reservado el tour de las bebidas, al igual que dos bebedores británicos que cuentan con muchos fondos y suficiente crédito.

Después de Burdeos, hay una parada de descanso para los riñones en Dubái (con una estadía en el Jumeirah Beach Hotel); luego, la parada es Singapur y The Long Bar at Raffles Singapore para probar un Gin Sling a 50 dólares, el cual tiene un precio de ganga pero es relativamente económico.

En The Crown Entertainment Complex en Melbourne, los huéspedes probarán un Winston, que sobre todo consta de un coñac del siglo XIX que tiene un precio de 170.000 dólares la botella.

Con una medida de Grand Marnier, una pizca de Chartreuse, una buena dosis de coñac y una medida de los tan solicitados y exclusivos Caribbean Angostura Bitters, uno de estos cócteles se vendió en febrero de 2013 por casi 13.000 dólares. Así, obtuvo un récord Guinness como el cóctel más caro del mundo.

“El Winston fue la culminación de múltiples fiestas”, dice Joel Heffernan barman ejecutivo del bar Club 23 de Crown Melbourn, y el creador del cóctel.

“La variedad de uvas Folle Branche que se utilizó para hacer este coñac añejo ya no existe. Quería rendirle homenaje a esa uva”.

“Fue nombrado en honor a Churchil, ya que él y Eisenhower supuestamente bebieron Croizet Cuvee Leonie de 1858 mientras planeaban la invasión de Normandía.

“Es el coñac lo que hace que la bebida sea especial”.

La bebida hace que el característico julepe de menta del Kentucky Derby en Churchill Downs parezca una lata de Mountain Dew.

Se sirve con guarniciones que incluyen chocolate con nuez moscada en polvo, esencia de semilla de amapola, esencia de rosas y un poco de coco.

Y su preparación lleva dos días.

Aventura en Las Vegas

Ningún viaje de vacaciones exagerado y absurdamente decadente se completa sin una estadía en Las Vegas, donde los bebedores probarán un icónico cóctel Ono de champán para dos en el Aria Resort & Casino en Las Vegas.

Se prepara con Charles Heidsieck Champagne Charlie 1981 y el singular Louis XIII de Remy Martin Black Pearl Cognac, Sence Rose Néctar, jugo de naranja recién exprimido y puré de albaricoque.

A veces se sirve en una copa flauta Baccarat para champán con orilla de oro.

En algunos lugares, cualquier persona que ordene uno también recibe un lindo collar de oro y mancuernillas Mont Blanc.

El grupo prueba más comidas y bebidas a precios astronómicos antes de hacer una visita al Algonquin Hotel Times Square, Autograph Collection, de Nueva York, donde un martini para calmar la sed de 20.000 dólares lleno de diamantes es servido por el hombre con las manos más firmes en la ciudad, el director de alimentos y bebidas, Alex Aubry.

“Cuando regreses a Londres, te estará esperando la máxima bolsa de obsequios”, dice Warmington.

“Tres de las botellas más coleccionables del planeta: Legacy de 13.500 dólares por el ron Angostura, whisky edición limitada de 64 años Dalmore Trinitas por 170.000 dólares y vino tinto Penfolds Ampoule, del cual solo se hicieron 12 botellas”.

Si pudieras comprar esa botella en una tienda de licores, te costaría más o menos 18.500 dólares.

“Muchas personas proponen vacaciones únicas en la vida, pero creemos que esta verdaderamente lo es”, dice Warmington. “Se trata de la diversión de las fiestas lujosas, la cultura de los tours de vinos y la extravagancia de beber un cóctel que literalmente cuesta cientos de dólares por sorbo”.

“Estas vacaciones son únicas. Y de ellas sacarás la mejor historia para contar durante una cena”.

A menos que tus invitados te saquen ventaja y lleven una botella de 6,2 millones de dólares de malta Islay de Isabella en una licorera inglesa de cristal con 8.500 diamantes y recubierta de unos cuantos rubíes.

Para mayor información visita el sitio web de Holidaysplease.