Por Holly Yan

(CNN) - El Papa Francisco se reunió este lunes con seis víctimas de abuso sexual por miembros del clero, reconociendo que el fracaso de los líderes de la iglesia para actuar condujo a un gran sufrimiento.

"Ante Dios y su pueblo, expreso mi pesar por los pecados y crímenes graves de abuso sexual clerical cometido contra ustedes. Y pido humildemente perdón", dijo Francisco en una homilía durante la misa con las víctimas, según el texto de un comunicado del Vaticano.

"Les ruego perdón, también, por los pecados de omisión por parte de los líderes de la Iglesia que no han respondido adecuadamente a las denuncias de abuso hechos por miembros de la familia, así como por las propias víctimas de los abusos", dijo. "Esto llevó a una mayor sufrimiento por parte de aquellos que fueron abusados ​​y puso en peligro a otros menores de edad que estaban en riesgo”.

El papa dijo que "los pecados de abusos sexuales del clero contra niños tienen un efecto tóxico sobre la fe y la esperanza en Dios”.

Cada una de las seis víctimas de abuso sexual -tres hombres y tres mujeres de Gran Bretaña, Irlanda y Alemania- se reunió en privado con Francisco durante unos 30 minutos, dijo a los periodistas el portavoz del Vaticano, el reverendo Federico Lombardi.

La reunión se llevó a cabo en la residencia privada del Papa, una casa de huéspedes del Vaticano llamada la Casa Santa Marta. Fue el primer encuentro de Francisco con víctimas de abuso sexual tras convertirse en Papa.

Lombardi dijo que los visitantes emergieron conmovidos por lo que él describió como un "profundo encuentro espiritual y el diálogo”.

A pesar de las quejas de los grupos que critican la manipulación de de los escándalos por parte de la Iglesia, que dijeron que la reunión no era más que un truco, Lombardi dijo que era "absolutamente claro que no era un evento de relaciones públicas”.

Francisco se convirtió en Papa en marzo de 2013. Mientras que los críticos han dicho que debería haberse reunido antes con las víctimas de abusos, el pontífice ha dicho que cree que la Iglesia ha sido atacada injustamente.

En entrevista con Patricia Janiot, el padre Tomás del Valle-Reyes destacó que Francisco está poniendo en marcha lo que se viene hablando en el Vaticano desde hace algunos años: una política de cero tolerancia con los sacerdotes abusadores.

Por su parte, el chileno Juan Carlos Cruz, víctima del sacerdote Fernando Karadima, señaló que si bien es un avance que el papa hable del tema, el Vaticano ha perdido credibilidad creando tantas comisiones.

"De comisiones ya estamos locos".

"Cuesta creer que va a haber cambios", dijo, y criticó el hecho de que el cardenal Francisco Javier Errázuriz Ossa, quien según él encubrió los abusos en Chile, fue nombrado por Francisco en su comité.

Cruz reiteró que agradece a Francisco, pero que espera que hable con las víctimas de Suramérica. "Amigos míos se han suicidado, por eso tenemos que hablar por ellos".

Para Cruz, los obispos que han encubierto los casos también deben ir a la cárcel.