CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Argentina

Argentina

Argentina vive la fiebre de la final mundialista en un clima de optimismo

Por Juan Andrés Muñoz

Por José Manuel Rodríguez, CNN

Buenos Aires (CNNEspañol) — A pocas horas de la gran final del Mundial Brasil 2014, muchos aficionados argentinos vuelan a Río de Janeiro para alentar a su selección. Bruno Ribalta, un empresario de 44 años, viaja con sus dos hijos a Curitiba y desde allí tomarán un bus para recorrer kilómetros y kilómetros y llegar al legendario Maracaná.

“Ya está todo resuelto ya, tenemos las entradas, dos, no tenemos las cuatro pero tenemos dos así que bueno…”, dice Ribalta.

Federico Traucacci, otro empresario, también partió desde el aeropuerto de Buenos Aires rumbo a Brasil.

“Nos vamos ahora, vamos a parar en Copacabana, iremos mañana al banderazo que dicen que va a ser increíble y el domingo a la cancha para poder festejar”, comenta.

Como muchos, sueña con un triunfo de la albiceleste.

“Yo digo 3 a 1, dos de Messi y uno del Pipita”, vaticina.

En la calle no se habla de otra cosa. La política y la situación económica del país quedaron relegadas a segundo o tercer plano. El fútbol acapara la atención de los argentinos y muchos ya tienen planes para ver la final de este domingo.

“Nos juntamos todos entre amigas y toda la familia y seguro vamos a ganar”, dice Graciela Alcaraz.

“En familia, la final en familia, no muchos mundiales se puede disfrutar de la final así que hay disfrutarla con mi viejo, todos, en familia”, dice Maximiliano Banelli.

En distintos puntos de la ciudad Buenos Aires, como se ha hecho durante todo el Mundial, habrá pantallas gigantes para que la gente pueda ver el partido en lugares públicos, siempre y cuando San Pedro lo permita y no llueva.

Esta es la quinta vez que Argentina juega una final y, de ganar sería tricampeón mundial. La albiceleste, a diferencia de Alemania, llega con seis triunfos consecutivos y el optimismo cunde en en un país que sueña con llegar a la gloria y acariciar la Copa.