CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Curiosidades

Las paradisíacas islas-prisiones italianas

Por Sebastián Jiménez Valencia

Por Silvia Marchetti para CNN

(CNN) — Durante siglos, Italia ha albergado a sus convictos y enemigos políticos en algunas de las innumerables pequeñas islas que salpican su impresionante costa.

Aunque una vez tuvieron cautivos a algunos de los criminales más buscados del país, estas islas donde antes había prisiones ahora están entre los destinos más buscados para ir de vacaciones.

Si estás viendo esta nota en tu móvil, mira aquí la galería.

Gracias a sus remotas ubicaciones y a un antiguo residente que una vez actuó como elemento disuasorio para los visitantes, muchas de estas islas que antes fueron colonias penales, conservan gran parte de su belleza natural.

Hay pocos turistas, playas inmaculadas y abundancia de flora y fauna.

Montecristo, Toscana  

La isla que inspiró la novela “El conde de Monte Cristo” de Alexander Dumas ahora es un lugar de difícil acceso, tal como una vez fue difícil escapar de ella.

Se trata de una montaña de granito blanco que sale del mar, esta joya del archipiélago de Toscana se convirtió en una colonia penal en el siglo XIX y después sirvió como un lugar de caza para la realeza italiana.

Salvaje y sin contaminación, la isla de Montecristo es tan impoluta que ha sido designada como una reserva biogenética por la Union Europea y ahora es el hogar del guardián solitario de la isla, algunas cabras salvajes y unas pocas focas.

Cómo llegar: la isla solo permite 1.000 visitantes por año y hay una larga lista de espera, administrada por el servicio forestal italiano (+39056640019).

Quienes obtienen el permiso para realizar excursiones de un día, necesitarán alquilar un bote.

Una vez allí, harán un recorrido con un guía forestal del estado, en el que visitarán una cueva y un monasterio dedicado al ermitaño San Mamilian, quien se dice derrotó a un dragón ahí hace más o menos 1.500 años.

Pantelaria, Sicilia  

Conocida como la Perla Negra del Mediterráneo, esta isla volcánica está más cerca de la costa de Túnez que de Italia.

Los aromas y sabores de Túnez están por todas partes y la mayoría de los nombres de los lugares de la isla son árabes.

La isla ha cambiado de dueño en numerosas ocasiones en el transcurso de los siglos desde que los nómadas prehistóricos dejaron tumbas conocidas como “sesi” esparcidas a lo largo del fértil paisaje.

Pantelaria ha sido un estratégico centro mediterráneo para los comerciantes romanos y fenicios, y más adelante fue ocupada por los españoles, quienes establecieron una colonia penal aquí.

Entre las atracciones están las viviendas antiguas en forma de cono, conocidas como dammusi.

También hay géiseres, aguas termales y el arco del elefante, una roca gigante con forma de tronco que se sumerge en el mar de cobalto.

Para los amantes del vino, la tierra fértil de la isla produce excelentes clases de vino como Passito, un vino dulce color ámbar cuyo apodo es “el oro de Pantelaria”.

La mayoría de los viñedos ofrecen recorridos por las bodegas. Zinedi (+39 0923914023), uno de los más grandes, también es un complejo turístico y restaurante.

Cómo llegar: Alitalia y Blue Panorama ofrecen vuelos regulares desde varias de las principales ciudades de Italia. Ustica Lines (+39 923 87 38 13) ofrece viajes diarios en hidrodeslizador desde Trapani, Sicilia, durante los meses de verano.

Capraia, Toscana  

Al estar más cerca de Córcega que de tierra firme italiana, los orígenes volcánicos de Capraia pueden verse en sus acantilados rojizos parecidos a Marte.

La isla, cuyo nombre en italiano significa “cabra”, no ha albergado prisioneros desde que su colonia penal cerró en 1986, dejando una colección de calabozos espeluznantes que ahora forman parte de la lista de sus atracciones.

Un único camino une al puerto con una aldea medieval donde se encuentra el fuerte San Giorgio, el cual una vez fue el refugio de la población durante ataques piratas, con vista al mar.

La isla es un parque marítimo protegido, lo que la convierte en un excelente destino para bucear. El centro local de buceo organiza viajes submarinos a Cerniopoli, o la “Ciudad de los meros”, un lugar donde abundan los peces.

La mejor manera de explorar la isla es en bote, especialmente al atardecer, o recorrer las distintas rutas de senderismo. Es posible nadar debajo de la torre de Zenobito, en la bahía Ceppo y Cala Mortola, una playa accesible únicamente por medio de una lancha taxi.

Entre las opciones de alojamiento está La Mandola (Via della Mandola 1; +39 0586905300) y Valle di Portovecchio (+39 0586905242), un calabozo rediseñado.

En Il Carabottino (Via San Giorgio), un restaurante dentro de una casa de piedra, la cocinera local prepara cualquier cosa que su esposo, el pescador, haya atrapado en la red.

Cómo llegar: Toremar opera viajes regulares en ferry desde el puerto en tierra firme de Livorno (+39 199 11 77 33).

Santo Stefano, Lacio  

Sobre esta roca negra que sale del agua se encuentra una enorme y abandonada fortaleza de prisión construida por los borbones españoles en los años 1700.

La estructura en forma de dona de la prisión es un sombrío círculo del infierno. Sus celdas solo contaban con ventanas que daban hacia adentro para impedir que los prisioneros vieran el mar… una vista que en un día despejado muestra al monte Vesuvio.

Aquí murieron miles de prisioneros que se oponían a la realeza y más adelante, durante el último siglo, personas que se oponían a los fascistas.

Uno de los padres fundadores y presidentes de la Italia moderna, el socialista Sandro Pertini, fue enviado aquí por su enemigo Benito Mussolini.

Cómo llegar: la isla, parte de un área marítima protegida, se encuentra totalmente deshabitada y es una zona prohibida a menos que se trate de recorridos guiados desde la isla cercana de Ventotene.

Los botes atracan en un pequeño punto de anclaje cerca de la “Tina de Julia”, una piscina natural de rocas, tallada por las olas, que los antiguos romanos utilizaban como jacuzzi.

Gorgona, Toscana  

Gorgona, la única isla de Italia que aún funciona como prisión, está cubierta por una tradicional vegetación mediterránea de arbustos.

Los presos trabajan en viñedos y granjas, haciendo botellas de vino, queso, bollos y pasta.

Hay una pequeña aldea de pescadores con 20 habitantes, una iglesia y un faro.

Torres antiguas y una fortaleza ofrecen vistas espectaculares.

La isla es parte del llamado santuario cetáceo… genial para observar ballenas y delfines.

Cómo llegar: Sentieri organiza viajes diarios en bote desde el puerto en tierra firme de Livorno, y recorridos guiados hacia el acantilado Cala Maestra de la isla, y una villa romana cubierta en mosaicos.

Solo se permite el ingreso de 75 turistas al día.

Hay una pequeña casa de huéspedes operada por las autoridades de la prisión (+39 0586861032) que ofrece alimentos y refugio por la noche, pero generalmente solo en caso de emergencias.

Ventotene, Lacio  

En el dialecto local, el nombre de Ventotene significa “donde el viento sopla”.

Al encontrarse a mitad de camino entre Roma y Nápoles, es la más alejada de las islas Pontinas, un grupo de islas frente a la costa occidental de Italia.

Ventotene fue establecida como una isla donde funcionaba una prisión en tiempos romanos, y fue el lugar a donde el emperador Nero envió a su esposa Claudia Octavia en el siglo I bajo cargos falsos de adulterio.

Aquí fue donde Mussolini encarceló a muchos de sus oponentes, entre ellos Altiero Spinelli, un teorista político que es considerado un padre fundador de la Unión Europea.

El antiguo puerto romano se sigue utilizando hoy en día, pero las que solían ser las celdas de los prisioneros han sido transformadas en casas de verano rosadas, amarillas y moradas.

Es uno de los sitios de buceo más populares de Italia, y cuenta con barracudas, jarrones romanos y un barco de guerra naufragado. También es un paraíso para la observación de aves.

Las principales atracciones incluyen la playa Calanave, la villa romana de Giulia y la pesquería antigua.

Isolabella (+39 077185027) es un acogedor hotel y restaurante operado por una familia; tiene vista al mar y ofrece extraordinarios platillos de mariscos. Desde el complejo Paratagrande se pueden apreciar imponentes puestas del sol.

Cómo llegar: Laziomer opera un servicio de ferry regular desde Formaia en tierra firme.

Asinara, Cerdeña  

Lo que una vez fue una colonia penal, Asinara ahora es un parque protegido habitado por más de 650 especies de animales, entre ellas burros albinos que pastan libremente en el territorio.

La observación de aves, la pesca, los paseos en barco y los recorridos a caballo son algunas de las atracciones de la isla.

El lugar cuenta con una opción de alojamiento un tanto espartana en un hostal recién inaugurado, con un restaurante y bar que se ha abierto en los cuarteles renovados que una vez albergaron a los guardas de la prisión. (+39 3461737043)

Cómo llegar: las lanchas privadas a motor conectan a la isla con Stintino, una elegante aldea de pesca en Cerdeña. No se permiten autos en Asinara, solo bicicletas, aunque sí hay recorridos organizados en vehículos 4×4.

Ponza, Lacio  

Con sus acantilados rojos, amarillos y blancos, Ponza se conoce por ser una de las islas más bellas del Mediterráneo, y jugó un papel importante en la película de Wes Anderson, “The Life Aquatic”.

Mussolini estuvo encarcelado aquí durante varias semanas en 1943 luego de haber sido derrocado y arrestado.

El ex dictador estuvo aislado en Pensione Silva (+39 0771 80075) -ahora un acogedor hotel frente al mar- que era bastante lujoso en comparación con las condiciones a las que condenaba a cientos de sus enemigos en otras islas.

Hoy en día, Ponza es un destino de élite donde los vacacionistas romanos se codean con personas muy importantes, diseñadores y jugadores de fútbol.

El bar Trípoli sirve los mejores aperitivos, mientras la discoteca Covo Nord Est ofrece noches salvajes.

La mejor manera, y la más económica, de explorar Ponza es viajar en bus local, pero se puede organizar recorridos por la isla y sus islas hermanas de Palmarola y Zannone en antiguos barcos pesqueros que sirven almuerzo a bordo. Ponza Diving Center organiza viajes espectaculares para bucear y practicar snorkeling.

Para probar buenos mariscos, está el Hotel Bellavista, operado por una familia (+39 0771 80036), que tiene vistas a una playa de arena blanca.

Cómo llegar: Navlib opera viajes regulares en ferry desde Anzio y Terracina en tierra firme. (+39 81 5520763).

Pianosa, Toscana  

Tiene la forma de un trozo de carne y está cubierta de fósiles y conchas, Pianosa sirvió de escenario para los equipos bombarderos de U.S. Army Air Corps en la novela “Catch-22”, de Joseph Heller.

En la vida real, la prisión de máxima seguridad de la isla, la cual se cerró en 1998, albergó a algunos de los criminales de la mafia más temidos de Italia.

Durante siglos, ha habido personas encarceladas en lo que los convictos llamaban la “Isla del diablo”. El sobrino del emperador Augusto, Agrippa Postumus, fue encarcelado y sentenciado a muerte aquí en el año 14 d.C.

Los prisioneros siguen jugando un papel en la isla, ya que algunos convictos supervisados están involucrados en la dirección del Hotel Milena (+39 340 0689920).

Hay recorridos guiados en bicicleta de montaña, a pie o a caballo.

Costa afuera, los peces abundan en las aguas de Pianosa. Está permitido bucear y practicar snorkeling, pero solo en ciertas áreas.

Cómo llegar: Aquavision opera viajes diarios en bote (+39 0565 976022) desde la cercana isla de Elba y el puerto de Piombino en tierra firme.

Favignana, Sicilia  

Cuando Italia invadió Libia en 1911, miles de prisioneros libios fueron enviados a esta isla con forma de mariposa, y fueron encarcelados ahí; se trata de la más grande de las islas Egadas frente a la sección occidental de Sicilia.

En su mayoría es tierra árida; se conoce por sus profundas cuevas de rocas calcáreas, y sus aperitivos al atardecer.

La tonnara (un horripilante festival tradicional para matar atún, también conocido como “mattanza” o masacre) se llevó a cabo aquí hasta que se prohibió en 2008, y por lo general atraía a cientos de visitantes.

Aún hay atracciones que involucran peces… es posible participar en recorridos guiados por la planta de procesamiento de pescado y por un museo (+39 0923925443).

Para quienes aún lo toleran luego de escuchar sobre la tonnara, el restaurante El Pescador (+39 923921035) sirve especialidades de atún y pasta con erizos de mar.

Entre las opciones de alojamiento está el Hotel delle Cave, un edificio antiguo rediseñado con jardines subterráneos, túneles y piscinas.

Hay paseos privados en barco que conectan a las islas gemelas de Favignana, las islas de Levanzo y Marettimo.

Cómo llegar: Siremar (+39 0923 545455) y Ustica (+39 0923 873813) operan los viajes en ferry desde Trapani y Marsala.