CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Mundo

Una avalancha de extranjeros engrosa las filas de ISIS

Por Juan Andrés Muñoz

Por Jomana Karadsheh, Jim Sciutto y Laura Smith-Spark, CNN

(CNN) — El adolescente Hamad al-Tamimi, de solo 18 años, dice que era estudiaba religión en Riyadh antes de recibir las influencias de los yihadistas y ser reclutado a través de Internet.

Ahora está en manos de las autoridades iraquíes, acusado de pertenecer a ISIS.

Al-Tamimi es uno de los muchos combatientes extranjeros que se cree se han sumado a las filas del grupo extremista sunní en los últimos meses.

La CIA hizo el jueves un sorprendente anuncio. El número de personas que lucha junto a ISIS se ha triplicado en comparación con los cálculos anteriores.

Y entre sus filas hay muchos extranjeros, como es el caso de Al-Tamimi.

publicidad

Un incremento drástico

Analistas y funcionarios de Estados Unidos calculaban inicialmente que había hasta 10.000 combatientes, incluidos los que ISIS liberó de las cárceles y partidarios sunníes que se han unido al grupo a medida que avanza en Iraq.

Pero ahora ISIS, que se autodenomina como el Estado Islámico, «podrían reunir entre 20.000 y 31.500 combatientes entre Iraq y Siria», según un vocero de la CIA.

«Esta nueva cantidad refleja un aumento en los miembros debido a un reclutamiento más intenso desde junio luego de los éxitos en los combates y la declaración de un califato, así como de una mayor actividad en el campo de batalla y a la labor de los servicios de inteligencia», dijo el portavoz.

«Muchas nacionalidades»

Al-Tamimi -conocido por su nombre de guerra, Abu Walid- dice que viajó desde Arabia Saudita hasta Kuwait en julio, y de allí a Turquía, la ruta principal para los yihadistas que llegan a Siria.

Los que fueron a su encuentro en Siria le quitaron su pasaporte y teléfono, dice. Luego, pasó una semana, según sus cálculos, con unos 270 combatientes nuevos.

«Hay muchas nacionalidades», cuenta. De Noruega, Estados Unidos, Canadá, Somalia, Corea, China, Turkmenistán, Tayikistán, Uzbekistán, Egipto, Libia, Túnez, Líbano y otros países europeos como Alemania y Francia».

Una fuente de la CIA le dijo a CNN el jueves que en total más de 15.000 combatientes extranjeros, incluidos 2.000 occidentales, han ido a Siria.

No está claro cuántos se han unido a ISIS y cuántos se han unido a otros grupos en oposición al gobierno de Siria.

Los combatientes extranjeros vienen de más de 80 países, de acuerdo con la fuente de la CIA.

Flujo de combatientes

El Dr. Mowaffak al Rubaie, un antiguo asesor de seguridad nacional de Iraq y ahora miembro del parlamento, le dijo a CNN que miles de iraquíes fueron reclutados después de que los militantes de ISIS tomaran el control de la ciudad norteña de Mosul en junio.

«Están reclutando a jóvenes iraquíes, de tan solo ocho y nueve años con fusiles AK47, y les lavan el cerebro con esta ideología malévola», dijo, de la misma manera que Al Qaeda trató de reclutarlos en el pasado en Iraq, pero a una escala mucho mayor.

Al Rubaie cree que los iraquíes y los sirios «probablemente» constituyen más del 70% de los combatientes de ISIS.

Aumentan considerablemente su número aunado a los combatientes extranjeros.

«Cuando estos combatientes extranjeros entran en Iraq y Siria, penetran y se infiltran, y luego cruzarán las fronteras de Turquía, al Líbano; ya han empezado a hacer eso y no están lejos de entrar en Jordania, y Arabia Saudita», dijo.

Advirtió que las naciones del Golfo «no son inmunes» a la amenaza. «Creo que deberían trabajar con nosotros: con inteligencia y cortando el oxígeno a los terroristas, impidiendo que cuenten con dinero e impidiendo que esos terroristas viajen, los hombres jóvenes que vienen de Arabia Saudita y de las naciones del Golfo y del Norte de África».

En el punto de mira

Al reconocer la amenaza que ISIS representa, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, diseñó un plan al inicio de esta semana para «desmantelar o en última instancia destruir» a ISIS, incluyendo la autorización para realizar ataques aéreos.

Los que quieren ser yihadistas como Al-Tamimi ahora están en la mira de Estados Unidos.

En los últimos días ha habido una fuerte presión diplomática. El Secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, se reunió el jueves con los líderes de Arabia Saudita en busca de apoyo regional para una coalición. El viernes, viajó a Turquía.

El entrenamiento yihadista

Ninguno de los que conoció después de dirigirse a Siria usó su verdadero nombre, dice al-Tamimi en un vídeo del Ministerio de Defensa iraquí. «De Alemania, conocí a Abu Hamza, y de Inglaterra a uno llamado Abu Dawoud, y de Estados Unidos a uno llamado Abu Ibrahim», comenta. Todos, al igual que él, eran jóvenes.

Después de 22 días en un campamento de adoctrinamiento religioso, cuenta el saudita, tuvo que jurar lealtad al líder de ISIS, Abu Bakr al-Baghdadi. Luego continuó con el entrenamiento militar en una base aérea en Raqqa, un bastión de ISIS en Siria.

Luego de combatir durante poco tiempo en Aleppo, llegó la orden de movilizarse a través de la frontera casi no existente de Iraq, donde los combatientes de ISIS luchan con las fuerzas iraquíes cerca de Haditha Dam -escenario de los recientes ataques aéreos de Estados Unidos y de las operaciones en tierra de los iraquíes- necesitaban refuerzos.

Y ahí, menos de dos meses después de haber iniciado su viaje, su yihad llegó a su fin.

Al-Tamimi dice ahora que solo quiere irse a casa. Pero lo que muchos países temen ahora es el regreso de combatientes como él, trayéndose su ideología extremista.