Por Monique Todd, para CNN

(CNN) - Desde un dinosaurio de 6 metros hasta una típica cabina telefónica inglesa, Nathan Sawaya puede hacer casi todo con Lego. Habiendo recibido su primer juego de Lego a los 5 años, el artista radicado en Nueva York ahora construye esculturas asombrosas con Lego como una profesión. Mostrando más de 80 obras de arte y más de un millón de piezas de Lego, la exposición ambulante de Sawaya – The Art of the Brick – ha llegado finalmente a Londres.

Crear el cuerpo humano con Lego es frecuentemente la tarea más desafiante y prolongada. "Moldear un cuerpo humano de tamaño real puede llevar entre 2 y 3 semanas dependiendo de cuán complejo sea el modelo".

Si estás viendo esta nota en tu móvil, mira aquí la galería.

Crear al nadador que aparece en la galería, tomó 15 días.

La vida de un artista de Lego es sorprendentemente intensa. El día de trabajo de Sawaya requiere que esté completamente concentrado, que tenga paciencia y resistencia. "Requiere mucho trabajo - paso de 10 a 12 horas cada día en el estudio - pero es mi pasión y me encanta hacerlo". Con un equipo de asistentes que maneja la logística y las finanzas, Sawaya está completamente liberado para sumergirse en el proceso creativo. De hecho, él mismo crea cada una de las esculturas – "cuando se trata del arte, lo sigo haciendo con estas mismas manos".

Sin embargo, Sawaya no trabaja todo el tiempo en una sola pieza. En lugar de eso, cambia de un proyecto a otro dependiendo de su estado de ánimo e inspiración. "Si visitaras el estudio, notarías que se están trabajando varios proyectos al mismo tiempo", dice Sawaya. "El tamaño y la complejidad siempre determinan cuánto tiempo tomará algo".

Sin embargo, anteriormente los días de trabajo de Sawaya no eran tan animados. Cuando era abogado corporativo, su creatividad se vio atrofiada y pasaba las tardes dibujando, pintando y esculpiendo con Lego. Luego de algunos años, Sawaya creó una galería en línea para mostrar sus obras hechas con Lego. El día en que la página web colapsó por el exceso de visitas fue el día en el que Sawaya decidió dejar de ejercer la abogacía. "¡Tomé la decisión de decirle a mi jefe que iba a dejar el trabajo para jugar con mis juguetes! Ese fue un día interesante".

Al parecer, la abogacía es un recuerdo lejano. "¡Nunca volveré a ejercer como abogado!", dice Sawaya. "No quería tener una red de seguridad a la que pudiera recurrir – quería esa patada en el trasero".

Hasta ahora, el trabajo de Sawaya ha tomado la forma de imágenes culturales reconocibles, como la Mona Lisa, El pensador de Rodin e incluso Los Beatles. Sin embargo, muchas de sus piezas también tienen un significado personal y emocional. "Muchas de las diferentes esculturas son sobre mis transiciones personales, mi propia metamorfosis en la vida y las emociones por las que he pasado".

A pesar de la importancia de la tecnología, Sawaya afirma que hacer las cosas a mano es más importante que nunca. Con esta calidad en particular, afirma Sawaya, el público se enamora. "¡Parte del poder de la exposición es saber que todo fue hecho a mano!"

El trabajo de Sawaya es un testimonio del interminable entusiasmo por las humildes piezas, ¿alguna vez se cansará la gente de Lego? "¡Nunca lo sabes!" Sawaya se ríe: "ha existido durante décadas y décadas; a la gente aún le encanta".

Así que, ¿qué sigue ahora para el artista de Lego? Luego de preguntarle sobre sus próximos proyectos, Sawaya se queda callado. "¡No hablo mucho sobre lo que estoy trabajando hasta que esté listo para debutar!"

¿Seguirá haciendo esculturas de Lego o intentará usar otros materiales?

"Tengo más de 4 millones de piezas en mi estudio", dice Sawaya, "así que por ahora seguiré usando Lego".