Gleneagles, Escocia (CNN) - El impulso Europeo perdura en la Copa Ryder. Dos años después del "Milagro de Medinah", los de azul respondieron a un golpe temprano de su oponente estadounidense para poner fin a un día sin aliento en una posición privilegiada.

A medida que el sol se ponía en las colinas de Ochil en Escocia, Europa lograba una ventaja de 5-3, una gran recuperación en una sesión que en la tarde había dejado atrás a los continentales.

El emparejamiento del número 1 del mundo Rory McIlroy y el Nº3 Sergio García sirvió para que desesperadamente lograran un empate en el partido de la tarde, después de haber perdido en la mañana.

Nuevos héroes surgían -los novatos Victor Dubuisson y Jamie Donaldson entre ellos- mientras los fallos en las filas estadounidenses afloraban una vez más.

No es de extrañar que el capitán europeo Paul McGinley terminara el día con la sonrisa de su marca. Nuestros chicos respondieron con una verdadera fuerza de carácter", dijo a los periodistas McGinley.
"Para mí no se trata de los dos puntos que perdieron (McIlroy y García), sino que la clave fue que por la tarde salieron y rectificaron lo que ha sido probablemente tan bueno como una victoria", explicó.

"Hoy ha sido un gran día, pero vamos a pensar que tenemos un gran día mañana", concluyó.

Así, Europa terminó con ventaja la primera jornada de la Ryder Cup tras los primeros enfrentamientos. Sufrieron los de McGinley en los 'fourballs' de la mañana, pero resultaron casi infalibles en los 'foursome' de la tarde con más actitud que juego para poner un 5-3 en el marcador.