Por Iván Pérez Sarmenti, para CNN

Buenos Aires (CNN Español) - La Administración Federal de Ingresos Públicos de Argentina (AFIP) suspendió a la filial local de la multinacional Procter & Gamble por un presunto fraude fiscal vinculado con operaciones de importación desde Brasil facturadas a través de la filial suiza por 138 millones de dólares.

Según las autoridades argentinas, la empresa habría fugado divisas a sus firmas vinculadas en el exterior, lo que según las leyes locales podría constituir contrabando agravado.

"Hay una sobrefacturación de importaciones con una triangulación cono en Suiza. O sea, traen artículos importados de Brasil pero la documentación vendría de Suiza. Cuando se hace una sobrefacturación es para no pagar el impuesto llamado impuesto a las ganancias", explica el analista económico Juan Alberto Enrique

Por esta maniobra, sumada a una presunta diferencia de 19 millones de dólares en las declaraciones juradas de compra de divisas para pagar esas importaciones, la compañía se encuentra virtualmente paralizada y no puede operar.

Según un comunicado de la AFIP, “el proceso de análisis se focalizó sobre un total de 2.608 operaciones de las partidas arancelarias navajas y máquinas de afeitar, preparaciones capilares y pañales y demás artículos higiénicos. Estos productos importados que se sobrefacturaron corresponderían a la excusa de incluir en el precio 'royalties' y demás 'gastos intercompanies' de publicidad y administración”.

"El objetivo principal es que P&G reintegre al Banco Central las divisas fugadas y que pague las sanciones aduaneras y el impuesto a las ganancias evadido por la manipulación de los precios de transferencia", agregó el fisco.
Además pidió a la Justicia que impida la salida del país de los directivos de la filial local hasta que se resuelva esta situación.

La firma, que opera en Argentina desde 1991, es una de las mayores compañías mundiales de consumo masivo y se encuentra en más de 180 países, donde produce y distribuye alrededor de 300 marcas conocidas como Pantene, Pampers, Gillette, Head & Shoulders, Oral B y Ariel.

Hasta el momento, la empresa mantenía una buena relación con el gobierno argentino. Además de sumarse a la iniciativa de sustitución de importaciones y atender desde Argentina a las filiales de otros países, varios de sus productos participan del plan oficial Precios Cuidados, que busca contener la inflación.

Luego de conocerse la noticia el domingo por la noche, la empresa emitió un breve comunicado en el que asegura que “P&G paga todos sus impuestos, en Argentina y en todo el mundo. Tomamos muy seriamente el cumplimiento de las leyes en la Argentina, y en todos los países en los que operamos. (…). No perseguimos prácticas fiscales e impositivas agresivas ni cuestionables, por cuanto las mismas no producen resultados sustentables (…) Estamos trabajando con las autoridades para buscar soluciones inmediatas".