Por Shaniece Mason y Daphne Sashin

(CNN) — Llegó Movember, esa época del año en la que hombres de todas partes se dejan crecer ridículos bigotes para crear conciencia sobre la salud de los hombres.

La fotógrafa de Dallas, S. Van Lokey, podría no tener la capacidad de dejarse crecer un espeso bigote, pero eso no le ha impedido que tome su propio viaje "peludo".

Si estás desde un móvil mira las fotos aquí

Sí, es una mujer quien aparece en esas fotografías.

Por segundo año consecutivo, la gerente de oficina de medio tiempo, quien usa el cabello corto, se ha estado transformando en hombres con bigotes del tiempo de antes, con la ayuda de pintura facial negra, un poco de gel para cabello, unos cuantos accesorios y un iPhone. Ella toma cientos de fotografías en poses ligeramente distintas y elige sus favoritas para ponerlas como foto de perfil en Facebook a lo largo del mes. Recientemente, compartió algunas de ellas en CNN iReport con el título "Simplemente es una mujer loca con bigotes".

Ella lo describe de esta manera: "Lo que inició como un descabellado proyecto de fotografías para Movember se convirtió en un serio ejercicio en el que llegué a ser irreconocible, incluso para mí".

Si bien algunos de estos personajes con bigotes podrían parecer conocidos, la mayoría no se basan en personas reales, aunque Lokey toma inspiración de su familia italiana y de antiguas fotografías que encuentra en línea. Ella calcula que tiene más de 50 bigotes de varios grosores; su favorito es el de un estilo grande y espeso. Este año, en particular, ha elegido un estilo inspirado en los años cuarenta.

Ella es modesta en cuanto a sus talentos, y duda en llamarse artista a pesar de que estudió pintura y dibujo, y tiene un negocio de arte y fotografía independiente.

"Me encanta hacerlo y definitivamente es divertido", dijo. "Intento no fijar demasiado mi atención en una sola fotografía. El caso es que puede o no funcionar".

Todo comenzó el año pasado más o menos en esta época. Lokey tenía algunos graciosos bigotes adhesivos por ahí. Decidió tomarse una fotografía con uno de estos bigotes puestos y publicarla en Facebook en honor a la campaña de Movember. Pensó en publicar una todos los días del mes, pero se aburrió rápidamente. Fue ahí cuando los personajes empezaron a cobrar vida. Lokey utilizó accesorios que encontró en su casa y compró bigotes de apariencia más realista en una tienda en línea de artículos para el teatro.

"Decidí hacerlo más interesante y con el tiempo, mis amigos me dijeron: 'Ni siquiera te veo en esta foto'. Y eso me hizo pensar: 'Vaya, veré si en realidad puedo hacer esto'".

Pronto, las fotos llegaron a ser irreconocibles para los amigos de Lokey y su rostro se perdió completamente en medio del maquillaje y el vello facial.

Lokey dice que siempre le ha gustado interpretar personajes. Puedes ver sus alocadas escenas en YouTube, incluyendo a una mujer llamada Penny, a quien describe como "una persona ebria que realmente está ebria todo el tiempo".

Después de la serie de Movember del año pasado, recopiló sus personajes en un libro autopublicado para sus amigos. Si alguna vez hace dinero gracias al libro, ella dice que donará una parte de las ganancias a la Fundación Movember.

Para convertirse en sus hombres con bigote, Lokey juega con acentos y poses; alarga su mandíbula o voltea su cabeza de alguna forma para manipular la apariencia. Luego, es hora de tomar las fotografías. No utiliza una cámara sofisticada o un trípode. Lokey toma la fotografía, como si fuera una selfie con un iPhone 5S.

Para los efectos finales, ella no hace cambios en Photoshop, sino utiliza las aplicaciones de fotografía en su teléfono para añadir filtros, iluminar las imágenes y lograr el estilo antiguo.

"Aunque mis fotos no son reales, ya que estoy tratando de ser alguien más, trato de asegurarme de que sean reales al no alterarlas demasiado de manera digital", dijo. "Lo que estoy tratando de hacer es mantener lo falso como algo real".

El proceso completo puede tomar un par de horas y al final, Lokey no parece ser ella misma.

"La gente me pregunta: '¿quién es la persona de la fotografía? Y siempre les digo: soy yo'", dijo. "Mi padrastro siempre me dice que yo no soy la de las fotografías".

Y eso es exactamente lo que ella quiere.

"Mi meta es perderme", dice. "Si alguien no puede reconocerme, he logrado mi objetivo".