(CNN Español) - Más de 200 personas se protestaron este lunes frente al laboratorio de la Universidad de Innsbruk, en Austria, donde se realiza un análisis para determinar los restos humanos encontrados en Guerrero corresponden a algunos de los 43 estudiantes desaparecidos en septiembre en Iguala.

Según el iReportero Oscar Thomas Olalde, los manifestantes entregaron una carta al Dr. Richard Scheithauer, director del instituto de medicina forense de la universidad pidiéndole que tuviera en cuenta "que su primer compromiso como científico es el compromiso con la verdad, antes del compromiso con sus 'clientes'".

Si estás viendo esta nota en tu móvil, mira aquí la galería.

"La sociedad mexicana tiene los ojos puestos en Innsbruck", dijeron en la protesta.

Según Olalde, la credibilidad del gobierno mexicano está en juego.

El iReportero dijo que el objetivo además es enviar un mensaje a los familiares de los normalistas desaparecidos y a los distintos movimientos de protesta en México de que "en Innsbruck también vamos a estar atentos a que no se tergiverse la información".

Los peritos mexicanos y argentinos que participan en la investigación coincidieron en que ese laboratorio es uno de los lugares de las más especializados para el trabajo, dijo el procurador Jesús Murillo Karam.

Según la investigación Procuraduría, basada en testimonios de presuntos criminales confesos, los 43 estudiantes desaparecidos el 26 de septiembre en Iguala fueron llevados a un basurero del municipio de Cocula, donde habrían sido asesinados e incinerados por criminales.

Los familiares de los desaparecidos han dicho que esperan una confirmación de los resultados de los estudios por parte de un equipo independiente de peritos argentinos. La Procuraduría aceptó compartir los resultados de Austria con ellos.

LEE: ¿Quiénes son los 43 estudiantes desaparecidos de México?

El sábado, en la inauguración de la cumbre del G20 en Australia, ciudadanos se manifestaron pidiendo justicia para el caso.

Padres y compañeros de los 43 normalistas de Ayotzinapa convocaron a que el jueves 20 de noviembre se realice una "marcha nacional", con el fin de exigir la localización de los jóvenes y justicia para los tres estudiantes que murieron en un ataque de policías de Iguala, Guerrero.