(CNN Español) - El presidente colombiano Juan Manuel Santos suspendió el domingo las negociaciones de paz con la guerrilla de las FARC, que tienen lugar desde hace dos años en Cuba, tras el secuestro de un general y otras dos personas, atribuido por el gobierno a ese grupo rebelde.

El mandatario tomó la decisión, luego de conocerse el secuestro del general Rubén Darío Alzate Mora, comandante de la Fuerza de Tarea Conjunta Titán. El alto oficial fue raptado por hombres con fusiles, presumiblemente del frente 34 de las Farc, en el corregimiento Las Mercedes, zona rural de Quibdó, departamento de Chocó.

Junto al alto militar también fueron secuestrados el cabo primero Jorge Rodríguez Contreras y la abogada Gloria Urrego, asesora de proyectos especiales del Ejército.

"A las FARC les exijo que demuestren su voluntad de paz con acciones", dijo Santos en un pronunciamiento el lunes en la noche.

"El secuestro es un acto que en nada ayuda a avanzar hacia la paz; las FARC deben devolverlos de inmediato", señaló.

"Aunque estamos negociando en medio del conflicto, FARC deben entender que a la paz no se llega con violencia", dijo.

“Es un secuestro totalmente inaceptable. Ya tenemos información que nos da certeza de que fueron las FARC”, señaló Santos en la primera hora del lunes, quien pidió conocer las circunstancias de lo ocurrido.

“¿Por qué estaba el general Alzate de civil? ¿Por que le dijo a sus escoltas que no lo acompañaran? ¿Por qué se desatendió la advertencia del lanchero para que no se fueran río abajo tan lejos?”, se preguntó Santos.

El presidente reponsabilizó a las FARC de la vida y seguridad de los tres secuestrados y exigió su liberación “cuanto antes”.

El mandatario ordenó a los negociadores del Gobierno –que este lunes tenían previsto viajar a La Habana a una nueva ronda de conversaciones– que no viajen. “Se suspende esta negociación hasta tanto se aclare y se liberen a estas personas”, afirmó el presidente.

Igualmente, Santos informó que le dio la orden a las Fuerzas Militares de que hagan las “operaciones necesarias” para rescatar al general Alzate, el cabo Rodríguez y la abogada Urrego.