(CNN Español) - El crimen de una adolescente argentina de 15 años en las playas de Uruguay conmueve a la ciudadanía de ambos países. La justicia ya indagó a más de 15 personas, pero hasta el momento la investigación no ha arrojado ningún resultado.

El cuerpo de Lola Chomnalez fue encontrado el 30 de diciembre en la localidad uruguaya de Barra de Valizas, a 270 kilómetros de Montevideo, tras permanecer desaparecida durante dos días.

De acuerdo a los forenses uruguayos, la adolescente murió por asfixia por sofocación y presentaba algunos cortes en distintas partes del cuerpo.

En un principio, la justicia uruguaya detuvo a la madrina de Lola y su familia, con quien la adolescente pasó sus últimas horas, pero fueron liberados. El pescador que encontró el cuerpo también fue interrogado y ya ha fue puesto en libertad.

Sus abogados defienden que la detención fue una formalidad.

Tras una serie de estudios en Montevideo, los restos de la adolescente fueron remitidos a la Ciudad de Buenos Aires, donde fueron inhumados el sábado en el cementerio del barrio porteño de Recoleta.

Para los especialistas, este tipo de casos despierta el interés de la población porque resultan muy difíciles de comprender los motivos de un crimen, en especial cuando se trata de niños y adolescentes.

El crimen de Lola Chomnalez recuerda al de otras dos jóvenes adolescentes de edades similares que fueron asesinadas en Argentina en los últimos años: el de Ángeles Rawson, ocurrido en 2013, y el de Melina Romero, en 2014.

Todavía no se han realizado los juicios de ambos casos.