(CNN Español) - El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, dijo que contemplaría liberar a Leopoldo López, un líder de la oposición encarcelado, si Estados Unidos se compromete a liberar a un nacionalista puertorriqueño.

"La única forma de que yo usaría las facultades presidenciales para liberarlo es para montarlo en un avión que vaya a los Estados Unidos, lo deje allá y me entreguen a Óscar López Rivera; pelo a pelo, hombre a hombre", sostuvo el gobernante venezolano.

Leopoldo López se encuentra actualmente en una cárcel venezolana después de haber sido parte de una ola de protestas durante tres meses de la oposición contra el gobierno de Maduro. Oscar López Rivera fue condenado en 1980 por conspiración sediciosa.

LEE: ¿Quién es Óscar López Rivera?

Maduro ha pedido varias veces la liberación de Rivera, encarcelado desde hace más de tres décadas en una cárcel de Estados Unidos.

El independentista, considerado terrorista por unos y prisionero político por otros, cumple hace 33 años una condena de 55 años por conspiración sediciosa, a los que se añadieron posteriormente otros quince años en 1987 por un intento de fuga.

Es actualmente el único encarcelado de los trece independentistas puertorriqueños que en 1999 rechazó la oferta de liberación que les hizo el entonces presidente de EE.UU., Bill Clinton.

La visión desde Puerto Rico

En Puerto Rico las declaraciones Maduro han sido recibidas de forma positiva por líderes de diversos sectores. Consideran que, luego de tres décadas encarcelado, ya es hora de que a López Rivera se le otorgue la libertad.

Oposición en Venezuela rechaza la propuesta

Tanto la familia como el partido de Leopoldo López criticaron la declaración del mandatario venezolano y rechazaron el canje.

EE.UU.: "No hay comparación"

Un portavoz del Departamento de Estado de EE.UU. le dijo a CNN que "no hay comparación entre estos casos". Según el funcionario, "Estados Unidos ha pedido en repetidas oportunidades la liberación del todos los presos políticos, un pedido hecho además por numerosas entidades internacionales y multilaterales, pero el presidente Maduro propone exiliar a figuras de la oposición en vez de discutir los retos y problemas que enfrenta Venezuela".

Sobre el caso de Leopoldo López, el portavoz dijo que "es desafortunado que alguien sobre quién debe pesar la presunción de inocencia sea sentenciado a través de la televisión nacional por el presidente de Venezuela, sin que haya concluido un juicio. Los comentarios del presidente Maduro resaltan las preocupaciones de larga data sobre la independencia judicial en Venezuela, la ausencia de un debido proceso y el uso del sistema judicial para silenciar voces de la oposición”.

Para Otto Reich, exembajador de EE.UU. en Venezuela, Maduro "no es coherente" y su propuesta es un "insulto a Barack Obama".

Reich calificó a Maduro y "autócrata" y "demagogo" que se inventa eventos para que la gente no se dé cuenta lo malo que va el país.