Por Jeanne Sahadi

NEW YORK (CNNMoney) – En el estado de Washington, ser pobre cuesta muchísimo.

Según un nuevo informe del Institute on Taxation and Economic Policy, los residentes que ganan las menores cantidades de dinero pagan aproximadamente el 17% de su ingreso en impuestos estatales y locales. Mientras tanto, los que más ganan en Washington sueltan sólo el 2,4% de sus ingresos para dichos impuestos.

La alta tasa de impuestos sobre los pobres, aunada a la enorme brecha en la carga tributaria entre los pobres y el 1% con más ingresos, es la razón por la que Washington se ubica como el estado más regresivo de la nación en cuanto a impuestos, según la organización de investigación de ideas liberales.

Florida, Texas y Dakota del Sur se cuentan entre los estados en donde las personas pobres son las que tienen algunas de las cargas tributarias más pesadas en el país. Allí, las personas pobres pagan entre el 11% y el 13% de sus ingresos en impuestos estatales y locales, en comparación con el 2% y el 5% que pagan las personas que tienen mayores ingresos.

Estos estados, los más regresivos, se ganaron su clasificación principalmente porque no tienen –con la excepción de Illinois– un impuesto sobre la renta, y en lugar de ello, dependen en gran medida de los impuestos sobre las ventas para cubrir gran parte de sus ingresos estatales y locales.

Este es el efecto neto: las personas pobres pagan un porcentaje significativamente mayor de sus ingresos en impuestos sobre las ventas que lo que paga el 1% con mayores ingresos. Eso es porque las personas pobres suelen gastar aproximadamente las tres cuartas partes de sus ingresos en los artículos que están sujetos al impuesto sobre las ventas, mientras los que más ganan sólo terminan gastando alrededor de una sexta parte de sus ingresos en artículos sujetos a impuestos.

"En general, los estados que no tienen impuestos sobre la renta como Washington, Texas y Florida, de hecho, tienen un rango de impuestos que va de promedio a bajo. Sin embargo, están muy lejos de tener 'impuestos bajos' para las familias pobres", señala el informe.

En Illinois, hay un impuesto sobre la renta, pero es una tasa fija para todo el mundo, y los impuestos sobre las ventas del estado justifican el 7% del ingreso de los contribuyentes pobres en relación con apenas el 0,8% del 1% con mayores ingresos.

Por el contrario, los 5 estados con la menor brecha en las cargas fiscales entre pobres y ricos son Delaware, el Distrito de Columbia, California, Oregón y Montana. En Delaware, por ejemplo, las personas que tienen menos ingresos pagan el 5,5% de sus ingresos en impuestos estatales y locales, frente al 4,8% que pagan los que ganan más.

El propósito del estudio del ITEP era ver cómo los impuestos estatales y locales afectan a la desigualdad de ingresos. Este es el resultado general: estos empeoran la brecha en los 50 estados, aunque en diferente medida.

Eso contrasta con los impuestos federales, los cuales en realidad reducen la brecha de la desigualdad de ingresos. Esta brecha continúa reduciéndose después de los impuestos debido a que el código fiscal federal es muy progresivo y los hogares de bajos ingresos a menudo son elegibles para muchas exenciones tributarias de valor, tales como el Crédito por Ingreso del Trabajo.