CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Vive el golf

El otro legado de Tiger Woods

Por CNNEspañol sjv

Por Chris Murphy, CNN

(CNN) — El paisaje de los campos de golf ha cambiado en una infinidad de formas desde que Tiger Woods puso en marcha su negocio de diseño en 2006.

En ese entonces él era el bulldozer del juego, quitando de su camino a los jugadores inferiores en un solo asalto para superar el récord de 18 majors de Jack Nicklaus y cimentar su título como el mejor de todos los tiempos.

Si estás viendo esta nota en tu móvil, mira aquí la galería.

Se suponía que Tiger Woods Design formaría otra faceta de su floreciente legado, una serie de monumentos duraderos para incrementar su gran prestigio en el mundo del golf.

Salvo porque los planes mejor ideados de los hombres a menudo se tuercen.

Woods no ha ganado un major desde el escándalo que sumergió su vida privada en 2008 y, solo hasta ahora, casi una década después de la creación de su negocio de diseño, uno de sus planes ya inició sus operaciones.

Dado que aún no existe un veredicto sobre si puede rescatar su mágica forma y que la paternidad ha alterado su perspectiva sobre la vida, el concepto de legado no es una de sus prioridades principales.

«Mi meta es diseñar una cantidad limitada de campos de golf con características únicas y memorables», le dijo Woods en una entrevista exclusiva a CNN.

«Espero que algún día los campos de golf que diseño contribuyan de forma duradera al juego que me ha dado tanto».

Los arquitectos siempre hablan del «movimiento de tierra» cuando se trata de diseño de campos de golf y, sin duda, la arena se ha movido bajo los pies de Woods.

Luego de ganar 14 majors en un período de nueve años, el exnúmero 1 (y actual número 47) solo tiene cinco de los diez mejores finales en ellos a lo largo de las últimas cinco temporadas en las que ha sufrido lesiones.

Los beneficios de esos períodos en rehabilitación le han permitido tener más tiempo para dedicarse al diseño, lo que culminó en la primera inauguración de Woods en Cabo San Lucas, México, justo antes de Navidad.

Y aunque puede haber esperado ocho años para poder terminar su primer campo completo, el cual ha tenido buena aceptación, el segundo debería estar listo en un plazo de ocho meses.

Este también representará un hito importante… su primera inauguración en Estados Unidos, el campo de golf Bluejack National en Houston.

El hecho de que las actividades de diseño de Woods finalmente se estén estableciendo en el continente americano le ha añadido importancia, ya que sus hijos han alcanzado una edad en la que pueden empezar a jugar junto a su estelar padre.

«Obviamente, él ganó una gran cantidad de torneos y campeonatos major, y estos siguen siendo siendo muy importantes para él», dice Michael Abbott, socio de Beacon Land Development —la empresa que está construyendo el campo de golf Bluejack National— y amigo de Woods por más de 20 años.

«Pero poder llevar a sus hijos Charlie y Sam a un campo de golf que él ha hecho también es muy importante para él».

Abbott está de acuerdo en que en gran medida Tiger Woods Design se trata de un legado. «Así lo creo. Creo que está muy orgulloso y quiere compartirlo no solo con las personas cercanas a él, sino también con todos los demás».

«Decir esto es lo que he aprendido, esta es mi creatividad, y ahora lo estoy llevando a cabo para que lo vean».

Tal como era de esperar, los Woods junior están mostrando las primeras señales de la promesa, para el deleite de su orgulloso padre.

«Vi mucho potencial en el swing de su hijo Charlie tal y como vi en el de él durante el tiempo que pasamos juntos (en la inauguración del campo de golf El Cardonal en México)», explicó Abbott. «Solía decirme ‘Ven aquí y mira esto, así es como quiero hacer este swing aquí'».

«Tiger habla de los viejos tiempos, cuando él y su padre solían ir a jugar en el campo corto en California y cómo el campo corto de Bluejack le recuerda eso —la capacidad de las niñas y los niños para salir y jugar desafiándose a sí mismos, sin dejar a un lado una gran diversión.

«También construyó tees de iniciación en el campo de Bluejack… eso te lo dice todo».

Woods, quien inició el jueves su temporada de 2015 en Phoenix, aún sigue buscando superar la marca de títulos de majors de Nicklaus.

Pero él no intentará igualar la naturaleza prolífica de «el Oso Dorado» en lo que se refiere a la construcción de campos de golf a un ritmo exponencial.

La mayoría de las 380 propiedades de Nicklaus Design se encuentran en Estados Unidos, mientras que otras están ubicadas en diferentes partes del mundo, en lugares lejanos como China, Rusia, Nicaragua, Japón, Costa Rica y Nueva Zelanda.

La dedicación de Woods para recuperar las alturas a las que llegó en la primera parte de la década impidió que se hiciera cargo del todo, pero incluso después de que se retire, él insiste en que solo aceptará los proyectos que signifiquen algo para él.

«El diseño de campos de golf siempre ha sido algo en lo que he estado interesado», explicó Woods, quien a los nueve años, intentó hacer su primer diseño para participar en la competencia de una revista, explicó.

«No fue sino hasta mi décimo año de gira, luego de tener éxito en diferentes tipos de campos de golf en todo el mundo, cuando tuve el conocimiento y la experiencia para empezar Tiger Woods Design».

«Lo veo como algo que seguirá siendo muy selectivo, buscando solamente las mejores ubicaciones y socios para trabajar, incluso después de que mi carrera de golf disminuya su velocidad».

El hecho de que los frutos del trabajo de diseño de Woods apenas estén comenzando a emerger tiene mucho que ver con la crisis financiera de 2008.

No hay vuelta de hoja. La primera ronda competitiva en cuatro meses de Tiger Woods y el número 39; no fue muy buena.

Varios proyectos han estado sobre la mesa desde hace algún tiempo; aún se tiene pendiente la fecha en que serán terminados los campos de golf de ‘The Cliffs’ en Carolina del Norte y ‘Punta Brava’ en México.

Un proyecto muy anunciado en Dubái fue archivado en 2011 debido a problemas de financiamiento, aunque Woods recientemente anunció que se asoció con Donald Trump para intentar nuevamente construir un campo de golf en el emirato.

Y aunque está preparado para construir otro campo de golf en Cabo San Lucas, un experto de la industria cree que Woods necesita ir más allá si su negocio de diseño tiene como objetivo mejorar su posición en esta área.

«No puedo visualizar que el negocio de diseño de Tiger tenga influencia sobre su legado a menos que emprenda un proyecto que realmente sea significativo», le dijo Adam Lawrence, editor de la revista Golf Course Architecture, a CNN.

«Ya sea un sitio donde él y su equipo puedan construir algo que sea considerado universalmente como uno de los mejores campos del mundo —para lo que supone que tienen la capacidad, aunque aún no lo hayan demostrado— o alternativamente hacer algo que tenga un impacto real en el desarrollo del golf.

«Aunque tengas la mejor voluntad del mundo, no puedes cambiar el golf por medio de la construcción de campos extremadamente caros en Cabo, un proyecto residencial altamente innovador en Houston o un campo de golf increíblemente caro que será dirigido por Donald Trump en Dubái».

Lawrence también cree que Woods podría beneficiarse —no solo a sí mismo, sino también al golf en sí— al considerar diseñar un campo de golf en los países BRICS.

«Me gustaría ver que Tiger emprenda un proyecto de bajo presupuesto en un mercado emergente», agregó. «Un campo de golf propiedad de Tiger en la India o Brasil —pero un campo de golf de bajo costo, adecuado, de fácil acceso para el público y no un desarrollo de viviendas de lujo— realmente podría tener un impacto sobe la forma en que el deporte crece en ese mercado».

Esos proyectos en los países en desarrollo podrían ser algo a futuro, pero cuando escuchas a Woods es evidente que él cree que el Bluejack National podría entrar en el panteón de los grandes campos de Estados Unidos cuando inicie sus operaciones.

«Bluejack National tiene uno de los mejores escenarios naturales para el golf que he visto», dijo.

«Con sus cambios de elevación, los hermosos pinos y árboles de hojas caducas, el Bluejack National es una reminiscencia de los pinares de Georgia y de las Carolinas.

«Se cuenta con la oportunidad de crear un campo de golf como ningún otro en el área de Houston y nuestro objetivo es que sea uno de los mejores de la nación».

Dado que se tiene programado que esté terminado en octubre, Woods ha hecho visitas periódicas al sitio cerca del pequeño pueblo de Montgomery en Texas.

Abbott dice que le ha impactado la disposición que tiene Woods para tomar en cuenta las opiniones de los demás y cuán en sintonía está con esos jugadores en el otro extremo del espectro de habilidades.

«El campo Bluejack National es espectacular y creo que es increíblemente especial que este sea su primer campo de golf en Estados Unidos», dijo Abbott.

«Cuando hablé por primera vez con Tiger, él mencionó la capacidad de juego; el corte del césped, la forma de crear grandes vistas y cómo todos los niveles de jugadores pueden alcanzar determinado éxito».

«Cuando Tiger Woods inicia algo, lo termina. No hace nada a medias, él es un tipo completo y eso se refleja en su ética de trabajo dentro y fuera del campo».

«Esto es importante para él… siente como que está diseñando campos de golf que serán significativos porque animarán a la gente a practicar el deporte».

«Él incluso ha llevado Bluejack hasta un nivel más alto, pues ha diseñado una sección infantil, un campo corto de nueve hoyos que es espectacular. También ha diseñado cuatro pequeñas trayectorias serpenteantes que te ayudan en caso que solo tengas una o dos horas para jugar».

«No solo está abordando el diseño de campos de golf desde la perspectiva de hacer que sean adecuados para jugar, sino que también ha tomado en cuenta los compromisos de tiempo de las personas para poder jugar este deporte, ya sea que se trate de alguien que quiere un par de horas en el campo, un ejecutivo que quiere entretener a un invitado o un padre y su hija».

«Ha tomado en cuenta la inversión de tiempo y realmente la aplicó a su diseño, por lo que te preguntas: ‘¿realmente este tipo está en sintonía?’ Cuando un diseñador piensa de esa manera creo que está en sintonía».

Aún así, a cualquier golfista eventual que se para en el primer tee de un campo de golf diseñado por Woods se le podría perdonar por sudar a causa de una mezcla de miedo y reverencia.

La letanía de los títulos en la carrera de Woods han sido asegurados en una colección de los campos de golf más difíciles del mundo, lo que le ha dado una amplia gama de argumentos cuando se trata de esbozar sus propias ideas.

Pero su énfasis en que «sean adecuados para jugar» básicamente le dice al aficionado: «Te respaldo».

«He jugado los suficientes juegos profesionales y amateurs a lo largo de los años como para saber que no todos los golfistas son principiantes», dijo Woods.

«Para mí es muy importante diseñar campos de golf de los que puedan disfrutar los jugadores de todos los niveles. El mayor cumplido que un diseñador puede recibir es que un golfista no encuentre las horas de regresar a jugar en su campo de golf».

A Abbott le complace hablar sobre el legado, pero también se muestra ansioso por destacar que Woods todavía tiene mucho que dar en el campo de juego.

Luego de notar que atrajo la atención de una gran cantidad de periodistas durante la inauguración de ‘El Cardonal’, Abbott dice que el swing de Woods ha recuperado su «velocidad y poder».

«Sin duda apuesto a que Tiger ganará más majors», dijo, de manera inquietante. «Es emocionante verlo jugar de esta manera».

«Él está decidido. El apetito aún sigue allí… es como si nunca antes hubiera comido».